El pasado sábado  27 de agosto en el polideportivo El Virrey, se llevó a cabo la celebración del aniversario número once de mercados campesinos en homenaje a Abelardo Prada, profesor de la universidad de los Llanos que apoyó desde el inicio el espacio, pero quien falleció recientemente.

Los mercados campesinos en cabeza de MercaOrinoquia, han contribuido con la economía de las y los campesinos del departamento del Meta, ofreciendo sus productos de manera directa al público para dejar de lado intermediarios y así obtener reconocimiento por la calidad, precio y marca de sus productos. Tienen una itinerancia semanal, de manera que, un sábado están en el polideportivo El Virrey y el siguiente en la séptima etapa de la Esperanza.

¿De dónde nació la iniciativa?

En el marco del ejercicio de conmemoración y celebración de los 100 años del municipio del El Calvario, el 26 de agosto del 2011, en la plaza los Libertadores, campesinos y campesinas de la cordillera llegaron con sus productos para la venta a la capital del departamento y al final de la jornada concluyeron que había sido un evento exitoso. “Al final del acto tuvimos anotaciones que nos decían que qué cosa tan buena, además la gente nos preguntaba que a dónde era el punto de venta y con eso decidimos volver a realizar otro encuentro y de ahí nacen los mercados campesinos”, mencionó a El Cuarto Mosquetero Lilia Velásquez, una de las fundadoras.

Con el transcurso del tiempo, el mercado fue involucrando a diferentes veredas del municipio de Villavicencio e inclusive del departamento, para fortalecer el espacio con más insumos para los consumidores o visitantes. Así poco a poco se fueron sumando de municipios como Lejanías, San Juanito, El Calvario, Acacias, Restrepo y Cumaral. Así mismo, hay cinco municipios de Cundinamarca como Chipaque, Cáqueza, Ubaque, Choachí y Fómeque. “El mercado campesino es un gana gana para todos, ganan los compradores al obtener un buen producto y ganan los campesinos al vender sin intermediarios y no solo eso, igualmente se disfruta de una buena tertulia acompañada de una buena comida”, afirmó Duperly Martínez, líder y organizador de los mercados.

¿Cómo se siente las y los campesinos que pertenecen al mercado?

Para Zenaida Guavita Silva, propietaria del emprendimiento Aderezos Ribete, los mercados campesinos le dieron la oportunidad de crear productos sin conservantes, sin químicos y de apoyar a la economía local, generando así un proceso circular, dado que, todos los insumos que requiere para su empresa los compra cada ocho o quince días en los encuentros. “Yo compro y vendo dentro de los mercados, así nos apoyamos conjuntamente y vamos creciendo entre todos, recalco la importancia de apoyar las marcas regionales y así tener una identidad regional”, concluyó.

 Según Martha Rodríguez, productora de cacao de la vereda La Loma del Pañuelo, del municipio de Acacias, gracias a los mercados campesinos ha tenido la oportunidad de vender sus productos libremente y mostrar a través del stand la trasformación del cacao con sus derivados.

La invitación por parte de cada integrante de los mercados campesinos es a seguir apoyando los procesos de venta para continuar fortaleciendo su economía y la agricultura regional, consumiendo productos artesanales, libres de químicos, intercambiando saberes culturales y gastronómicos, de esta iniciativa que con o sin apoyo institucional ha logrado durante once años hacer presencia los fines de semana en los barrios de Villavicencio.