Para llevar los relatos de resistencia, resiliencia y reconciliación de líderes, lideresas comunitarias, firmantes de paz y víctimas, el colectivo de comunicaciones del antiguo espacio territorial de capacitación y reincorporación Georgina Ortíz, publicó Del Monte a la Democracia, en versión digital con fotografías y entrevistas, libro impreso y galería fotográfica itinerante, medios con los que buscan llegar a diversos públicos, incluso donde la conexión a internet no es constante.

imagen tomada de libro Del Monte a la Democracia

Por amplias trochas de barro y un trayecto de casi 3 horas desde el casco Urbano de Vista Hermosa, se llega a ‘La Cooperativa’, una vereda que en 2017 le dio la bienvenida a 360 excombatientes para convertirse en tierra fértil en la que germinan semillas de paz. Desde entonces, en su nuevo hogar, hombres y mujeres que firmaron el Acuerdo Final para la Terminación del Conflicto y la Construcción de la Paz, se dan la mano con una comunidad que reconoce sus saberes del campo y las formas organizativas de participación popular.

A partir de la organización, la escucha y la participación democrática se conformó la primera junta de acción comunal de firmantes en el Meta, teniendo presente que la paz es su revolución, a través de una pedagogía de la esperanza, del arte y la camaradería, entendiendo la palabra como el antídoto contra el olvido y sabiendo que las manos amigas son las que forman nuevos caminos; así se afianza el tejido social en el sur del Meta, con historias que pedían ser contadas desde nuevas narrativas.

Entre  784 propuestas, Del Monte a la Democracia, fue el único proyecto presentado por firmantes de paz en la convocatoria del grupo Sura ‘Pensar con Otros’ para construir ciudadanía y democracia, allí como colectivo de comunicaciones Alejandro, Darío, Yineth, Sol, Daniela y Diana, encontraron la oportunidad de hacer visible una cosecha de logros gracias al acuerdo de paz, así como las dificultades que enfrenta el campo, los retos de las y los excombatientes que aunque sienten que la paz se piensa sin ellos, mantienen vivo su compromiso de construir un nuevo país, labrar la tierra y sanar heridas heredadas de la guerra.

Del monte a la Democracia es un encuentro multicultural en la ruralidad como escenario de paz, que en 80 páginas, muestra la esencia de esa juntanza entre excombatientes y víctimas, recopila saberes adquiridos durante la vida en “el monte”, saberes que se mantienen vivos en la nueva vida civil para construir territorio.

“Salimos a las jornadas de trabajo al arreglo y limpieza de carreteras, de la mano con las comunidades para construir el territorio, como también lo hacíamos en la vida guerrillera en las jornadas de trabajo cívico”, menciona Hernán Montes, sobre su relato Barro risas y manos amigas que en la página 62, confiesa que al iniciar la reincorporación no sabían si la comunidad rechazaría sus aportes, sin embargo el trabajo fraterno y solidario  les ha mostrado otra cosa, que no hay indiferencia, no hay odio ni egoísmo, en su lugar florecen la hermandad  y la confianza.

Del monte a la democracia, contiene relatos contados por voces silenciadas detrás de la historia única sobre el conflicto en Colombia, por ello en su prólogo cita a la escritora nigeriana Chimamanda Adichie y su referencia sobre el peligro de conocer la historia desde un solo punto de vista, que desconoce a los otros, que siembra indiferencia y discriminación, sobre esta premisa Diana Martínez, periodista voluntaria e integrante del equipo de comunicaciones, afirma que notaron como “…la gente está cansada de que venga el periodista desde un edificio en Bogotá y les haga dos o tres preguntas y vuelvan a contar lo que ellos quieren sin tener en cuenta su voz” y reitera que este trabajo lejos de darle voz a quienes no tienen voz, porque siempre la tuvieron, busca amplificar esas voces que fueron excluidas.

Fotografías en colaboraciones del equipo de comunicaciones del ETCR Georgina Ortíz

Y es que en el ETCR Georgina Ortíz, lo comunitario está en la práctica cotidiana, así lo asegura Daniela Acosta, literata voluntaria quien se sorprendió al recorrer los 318 kilómetros que separan a Bogotá de esta comunidad en la que conoció el desapego en función de una idea “al llegar acá, las cosas salen sí y solo sí, muchas manos quieren y colaboran, eso me lo encontré acá, lo conocí acá”, afirma mientras recuerda las iniciativas de ecoturismo, moda, radio comunitaria y comunicación popular para la reconciliación que descritas en este trabajo.

Entre los relatos; se narra cómo los liderazgos emergentes del Meta y el Guaviare se encontraron durante las movilizaciones del paro nacional en el 2021 en Vista Hermosa, el municipio que registra las más altas cifras de víctimas por minas antipersona del país, en el que abundaban los cultivos de uso ilícito y en el que el conflicto había arrebatado a sus habitantes, el derecho de alzar la voz frente a las injusticias; territorio que hoy es escenario de reconciliación y en donde convergen exguerrilleros/as, víctimas, líderes comunales y juveniles para soltar los miedos, incluso a través del arte, pues año a año se realiza un festival de graffiti que ha llevado el color a corregimientos cercanos, permitiendo el diálogo y convivencia con comunidades que por décadas vivieron en medio del conflicto.

De los 50 ejemplares impresos los primeros fueron entregados a la comunidad que participó en el proyecto y el pasado 26 de agosto Fabián Zapata o Alejandro, firmante y coautor del proyecto, hizo entrega del libro a Gilles Bertrand, embajador de la Unión Europea en Colombia y a Carlos Ruiz Massieu, Jefe de la Misión de Verificación de las Naciones Unidas en Colombia, durante el cierre de su recorrido en el Meta, allí Ruíz Massieu reiteró el compromiso de las y los firmantes con el proceso de reincorporación.

Entre tanto Zapata, líder en el equipo de comunicaciones, agrega que la exposición fotográfica itinerante es una muestra con la que esperan llegar a espacios veredales, barriales, académicos y plazas municipales, como el inicio del museo de la memoria del Georgina Ortíz, para hacer visible lo humano de quienes han dejado las armas para apostarle a la paz, de hecho, el pasado 21 de septiembre en el marco del Día Internacional de la paz, instalaron la galería y expusieron este trabajo transmedia a estudiantes de la Corporación Universitaria Minuto de Dios en Villavicencio detallando en los aprendizajes de las narrativas en construcción de paz y eliminación del estigma sobre la reincorporación para avanzar en la reconciliación.

En www.surcandocaminosdepaz.com es posible escuchar las voces protagonistas de los relatos, acercarse a las historias y saberes que han permitido a firmantes de paz integrarse con la comunidad desde el liderazgo y el trabajo colectivo. 

Trabajo periodístico realizado en colaboración  con  Colombia +20 del periodístico El Espectador. 

Escrito por:  Gina paola Villalba Juyar                                                                                                                                                                                   Imágenes y fotografías en colaboración con  el equipo de comunicaciones del ETCR Georgina Ortíz.