Como lo había mencionado en campaña el presidente electo Gustavo Petro ratificó a través de Twitter que no se realizará fracking en su gobierno.

La práctica del fracking en Colombia ha estado en discusión y se ha movido en dos inclinaciones, por un lado, los ambientalistas y progresistas han recalcado los peligros ambientales y su importante afectación a los acuíferos, la agricultura que por último afecta la salud humana y, por otro lado, gobierno y otros gremios señalando las necesidades de los recursos que se generan, dejando de lado la vida ambiental de los territorios donde se realiza esta actividad.

La lucha de las y los ambientalistas logró que el 8 de noviembre de 2018 esta práctica se realizara solo para proyectos pilotos con fines investigativos cuando por medio del Decreto 3004 y la Resolución 90341 el Consejo de Estado suspendió, mediante una medida cautelar, en la que se establecen los parámetros técnicos y procedimentales para la explotación y exploración en yacimientos no convencionales. Pero con esto les dio libertad a diferentes empresas mineras para adelantar proyectos de investigaciones de Fracking en el país, exponiendo de igual manera el territorio ambiental y las riquezas hídricas.

Es por ello que el gobierno de Gustavo Petro y la nueva ministra de Ambiental Susana Muhumad, recalcan y ratifican la no exploración del fracking en Colombia para darle a inicio un proceso de transición energética en bienestar al medio ambiente.  Así lo hizo saber Petro el pasado jueves a través de sus redes sociales cuando escribió “cierre de la puerta del fracking” y Muhumad recalcó en una entrevista de la W Radio “Buscaremos frenar los pilotos y buscaremos, a través del Congreso, la prohibición del fracking en Colombia.”

Las reacciones no se hicieron esperar y el excandidato presidencial Enrique Peñalosa rechazó la iniciativa y   mencionó por medio de su red social Twitter que “los jóvenes colombianos tendrán menos oportunidades, que habrá menos obras públicas.”

Por su parte un comunicado emitido por  la Alianza Colombia Libre de Fracking  conformada por cerca de 100 organizaciones sociales en diversos territorios del país que han luchado por más de cinco años en contra de la estimulación hidráulica, respaldaron  las declaraciones dadas por el gobierno electo, “acompañáremos las decisiones ejecutivas del nuevo gobierno que se encaminen a suspender los pilotos de fracking; además, confiamos en su apoyo, y el de las diferentes bancadas legislativas, al proyecto de ley que radicaremos por cuarta vez, para prohibir la explotación de los yacimientos no convencionales en el país.”