El Instituto de Estudios para el Desarrollo y la Paz (Indepaz) anunció la muerte de tres líderes sociales, en los departamentos de Putumayo y Chocó. De acuerdo con la información, en el primer trimestre del año del 2022 entre el 1 enero y 30 de marzo, ya son 48 lideres, lideresas y defensores de derechos humanos asesinados en todo el país. Al mismo tiempo, el país ha completado 27 masacres dejando como víctimas a 94 personas.

Según el último reporte de Indepaz, el pasado 28 de marzo se registró una masacre violenta en la vereda el Remanso del municipio de Putumayo, donde fueron asesinadas once personas, entre ellas, un menor de edad, un líder social, su esposa y un gobernador indígena y además otras personas que están siendo identificadas por las entidades. Didier Hernández Rojas, quien era un reconocido líder y presidente de la junta de acción comunal y Pablo Panduro Coquinche, quien era el gobernador del Cabildo Indígena kicwa resguardo de ese municipio.

Ellos dos fueron asesinados y señalados de pertenecer al grupo armado de esa zona. Sin embargo, la población civil del municipio de Putumayo y las organizaciones sociales denunciaron este hecho como un falso positivo y que no se trata de un operativo militar contra las disidencias como lo afirmó el Ministerio de Defensa.

Mientras, en el departamento del Chocó, el día 29 de marzo, fue reportado el asesinato de un líder social donde las comunidades anunciaron que, desde el pasado 25 de marzo fue secuestrado por parte de integrantes del Clan de Golfo y en las últimas horas su cuerpo fue dejado en el rio Atrato. Este grupo armado le quitó la vida a Sarcelino Lana, de tan solo 29 años edad, quien era el actual gobernador Indígena del Resguardo Tamando, ubicado en el municipio de Medio Atrato-Beté, Chocó.

La Defensoría del Pueblo informó que, en el departamento de Chocó, se movilizan con constancia diferentes actores armados, lo cual les impide a sus habitantes poder desarrollar con mayor tranquilidad las actividades productivas, generando así una afectación a su territorio.

En Colombia lo que lleva concurrido del 2022, se evidencia el aumento de casos en contra de lideres, lideresas y defensores de derechos humanos, en comparación con el primer trimestre del año 2021. Además, es importante destacar que, desde la firma del Acuerdo de paz en el 2016, a la fecha, ya son 1.334 lideres y lideresas asesinadas.