La represión policial en Colombia pasa cuenta de cobro al ministro de Defensa, Diego Molano, a quien se acusa de las muertes registradas durante el Paro Nacional. 

 

Faltan dos días para que el Paro Nacional en Colombia cumpla un mes, una prolongación histórica de lucha popular que ha dejado varios escenarios de terror y muerte, con una mayoría evidenciada en redes sociales causada por la represión de la Policía Nacional, institución bajo el mando de Diego Molano, ministro de Defensa. Es por eso que, este lunes, 25 de mayo, se libró en el Congreso de la República un tenso debate de moción de censura que duró ocho horas.

 

La sesión empezó con la intervención del senador citante, Iván Cepeda, quien afirmó que al ministro de Defensa ”hay que sancionarlo con la moción de censura, por ser, a nuestro juicio, uno de los máximos responsables políticos de la cadena de asesinatos de lesa humanidad que se han presentado desde el 28 de abril”, afirmaciones que soportó con un vasto recopilado de pruebas contra Molano. 

Este material, que ya es de acceso público, muestra videos con denuncias de agresiones sexuales por parte de integrantes de la Fuerza Pública, casos de exceso de la fuerza  y una serie de audiovisuales en los que Eduardo Zapateiro, comandante del Ejército Nacional les dice a los policías que “están haciendo las cosas bien”, y hasta les envía un mensajes de aliento. 

 

Cepeda insistió en que Molano no ha procurado seguridad para manifestantes durante el Paro Nacional, “Ministro, durante estos 25 días usted es directo responsable de esta situación. Ha diseñado la política bajo la cual se han cometido esas masivas violaciones, ha estigmatizado las movilizaciones pacíficas y a quienes las han promovido o participado en ellas; ha estimulado las violaciones exaltando a sus autores e incitado a la violencia; a pesar de conocer las violaciones y actuaciones criminales, ha consentido los hechos sin condenarlos y no ha dado órdenes para detenerlos”, dijo el Senador durante el debate. 

 

Antonio Sanguino, senador del partido Alianza Verde, también expuso su postura en contra del Ministro de Defensa, afirmando que este “desconoce y viola los derechos humanos y el DIH (Derecho Internacional Humanitario), un funcionario así no puede ser el responsable de la seguridad de los colombianos. Un ministro que reprime y criminaliza la protesta social en el país no puede ser ministro”. 

También intervino el senador Gustavo Petro, apoyando a la oposición. “La constitución de Colombia les prohíbe disparar a manifestantes pacíficos”, aseveró. Pero a la Policía, mencionó, “se le ha hecho creer a través de la guerra de la droga, que el enemigo es el joven del barrio”. 

A defensa de la fuerza pública y del Ministro de Defensa, salió el partido de Gobierno, el Centro Democrático, señalando que las y los uniformados también han sido blanco de agresiones. Uno de sus representantes, el senador Ernesto Macías expuso que la situación del país es una campaña organizada para terminar con la fuerza pública. “Les incomoda que haya un gobierno decente, un presidente que respeta los derechos humanos, la protesta social que es constitucional y legal… el vandalismo, los infiltrados, son ilegítimos”.

Por su parte, Molano se defendió afirmando que desde la fuerza pública se ha estado respetando la ley, “Una democracia que claudica ante los violentos se debilita”, afirmación que no tardó en generar discordia en redes sociales. Algunos internautas hicieron una analogía al respecto concluyendo que, el Ministro considera que un joven con una piedra claudica a la democracia, por lo que es necesario proteger esa “soberanía del pueblo”, con tanquetas, gases o fusil en mano. 

Y aunque desde varias partes se condenó todo tipo de violencia sin importar de dónde venga, las cifras muestran un paisaje aliquebrado. La ONG Temblores, que a través de su plataforma Grita, ha estado documentando los casos de brutalidad policial desde que inició el Paro Nacional, afirma que hasta el momento, se han presentado más de 2.900 casos de violencia de la Fuerza Pública en contra de manifestantes, que incluyen cerca de 50 homicidios. 

La fe de gran parte de la ciudadanía no solo se ha perdido en el Gobierno y en las instituciones sino en los medios tradicionales que se han inclinado por la información inclinada hacia un sector político conformado por élites con desinterés en las luchas y movimientos sociales, un vacío que ha sido llenado por medios de comunicación alternativos que durante el Paro Nacional, han tomado una fuerza arrasadora. Según Óscar Sotelo, de Semanario Voz, durante la transmisión en Facebook Live de la moción de censura de Molano, que se hizo en conjunto con otros medios alternativos, hubo cerca de 11 mil personas conectadas, mientras que en Revista Semana, se conectaron aproximadamente 3.500 personas. 

En redes sociales, también se demostró el descontento contra Molano con el hashtag #FueraMolano que aunque se creó ayer durante el debate, hasta el momento de esta publicación, sigue siendo usado en diversos trinos.

Por ahora, el Senado debe esperar unos días antes de decidir si Molano continúa en su cargo. De hecho, en este momento, se está llevando a cabo segundo debate de moción de censura en la Cámara de Representantes.

Lea también: Flotan cadáveres o aparecen en bolsas plásticas: Van más de 200 desaparecidos durante el Paro Nacional

Comunicadora social y periodista, con experiencia en prensa escrita, comunicación institucional y trabajo con comunidades vulnerables desde el enfoque de la participación política, defensa del territorio y comunicación para el cambio social.