Desde hace 22 días, manifestantes se concentran en el sector de Llano Lindo, dando paso intermitente en la vía Villavicencio-Bogotá, en el marco del Paro Nacional. Allí se reportó un presunto abuso sexual a una niña de 11 años que hoy es materia de investigación. 

Según el informe de las autoridades la niña de tan solo 11 años se habría escapado de su hogar ubicado en el barrio Siete de Agosto de Villavicencio, desde la tarde del pasado viernes 21 de mayo. Anoche el Comité de Género de la Asamblea Popular de Villavicencio, identificó la presencia de la menor al interior de una de las carpas que está en el punto de resistencia, donde al parecer fue agredida sexualmente por dos de los jóvenes que se quedaban en el lugar en el marco de la protesta pacífica, por lo cual se activó la ruta de atención dando aviso al Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF) y a la Policía de Infancia y Adolescencia.

Debido a lo anterior, la tarde del 26 de mayo, la Asamblea Popular de Villavicencio emitió un comunicado explicando que: “el punto de resistencia –que es un espacio diverso e incluyente para la construcción desde la creación de la Asamblea Popular de Villavicencio–; hemos actuado oportunamente, pues el Comité de Género creado y legitimado en la segunda sesión asamblearia y la Corporación Choapo que ha visibilizado las vulneraciones a los derechos humanos en marco de la protesta social, activó la ruta de atención poniendo en conocimiento del ICBF la presencia de la menor en el punto de resistencia”. Además, el Comité se contactó con la madre de la niña, para que en su presencia, la Policía de Infancia y Adolescencia prestara atención de salud y psicosocial, según dice el documento. 

En el comunicado también se explica que se reconocieron posibles testigos e involucrados en “la vulneración a los derechos de la menor de edad que serán puestos a disposición ante las autoridades competentes, tras conocer de un presunto abuso sexual, el cual es materia de investigación”. Es importante aclarar, que los jóvenes implicados fueron de manera voluntaria a esclarecer los hechos, pues manifiestan que no cometieron ningún tipo de agresión contra la menor. Al lugar llegaron funcionarios de la Administración Municipal para hacer seguimiento a los hechos junto a la Veeduría Mujeres Libres de Violencia.  

Ante los hechos, la menor fue trasladada junto a su madre hacia un centro asistencial del barrio La Esperanza, donde fue dejada bajo observación en compañía de su progenitora. Se espera que sea valorada por profesionales de trabajo social y psicología, según el informe de las autoridades. Sumado a lo anterior, cuando recibió atención médica la menor afirmó que era víctima de violencia sexual por parte de su padrastro, por lo que se espera que las autoridades investiguen con celeridad ambos hechos porque ni en el marco de la protesta social podrían verse vulnerados los derechos de las mujeres, ni mucho menos en los espacios que deberían ser seguros como lo son los hogares. 

Comunicadora social y periodista, con experiencia en prensa escrita, comunicación institucional y trabajo con comunidades vulnerables desde el enfoque de la participación política, defensa del territorio y comunicación para el cambio social.