En las últimas horas salió a la luz pública el caso de una joven estudiante colombiana atrapada en Argentina por la emergencia del covid-19, quien al acudir a la cónsul Maira Clara Rubiano, para solicitar ayuda  que le permitiera regresar a Colombia de manera urgente a través de un vuelo humanitario, recibió una respuesta calificada por internautas como indolente y desobligante.

Julieth Katherine Carranza Bucheli es una estudiante de 20 años de edad, quien desde octubre del año pasado reside en la ciudad de La Plata, donde adelanta su formación profesional. Actualmente atraviesa por una situación precaria, pues depende económicamente de sus padres, quienes desde su país natal le envían dinero para sus gastos personales en la nación gaucha. 

Sin embargo, debido a la crisis humanitaria por la que atraviesa el mundo a raíz de la pandemia de covid-19, su madre se quedó sin trabajo, lo que dificultó sobremanera que pudieran seguirla apoyando económicamente. Su padre es el único que devenga un salario y no es suficiente para cubrir los gastos de la familia en Colombia y los de ella allí.

Ante esta situación, Julieth acudió de manera urgente al Consulado de Colombia en su ciudad. La estudiante le expresó su necesidad a la mandataria a través de un extenso mensaje de WhatsApp “sé que es un mensaje largo, pero le ruego que entienda mi desesperación y pueda ayudarme ya que no sé qué más hacer” le indicó Julieth. 

La indolente Cónsul no se hizo esperar: “El hecho de escribir mucho no cambia tu situación. Tú sabes que hay pocos vuelos y no se puede mandar a todo el mundo. Tratamos de hacer lo mejor posibles. Esta es una experiencia difícil que espero le deje enseñanza a los jóvenes que creen que con estudiar alcanza. Tu solicitud será tenida en cuenta”. Luego de esto, las capturas de pantalla de esta conversación empezaron a dar vuelta a las redes sociales y a internet, compatriotas colombianos expresaban su indignación y rechazo por la respuesta poco decorosa por parte de la mandataria. 

En una entrevista concedida a un medio de comunicación nacional, Julieth aseguró que el día 02 de julio, se había comunicado con ella el vicecanciller Francisco Echeverry quien escuchó su versión sobre lo ocurrido con su colega, ofreció disculpas en nombre del Consulado y aseguró que daría trámite a su repatriación para el próximo vuelo humanitario programado para el 11 de julio. 

Julieth también afirmó  que esta situación no sólo la vive ella en Argentina, pues allí hay ciento cincuenta colombianos, entre hombres y mujeres, que buscan de manera perentoria el regreso al país. Entre ellos, se encuentran turistas, estudiantes y personas que aunque tienen la residencia en el país gaucho, necesitan volver a Colombia, en la mayoría de casos, a razón de la pandemia mundial.

Este acontecimiento evidenció que las instituciones estatales siguen siendo ocupadas por funcionarios públicos que en gran parte de los casos, tienen la formación profesional pero no humana para atender a quienes acuden a ellos para que cumplan las funciones por las cuales fueron contratados y que provienen del pago de impuestos de todas y todos. Mucho más en un consulado donde el deber primordial es estar atentos a las condiciones de vida digna de los nacionales que residen en el exterior y que están siendo fuertemente impactos por la emergencia sanitaria que ha generado el covid-19.