Mediante un comunicado, la red de medios alternativos Voces del Guayabero, denunció que el pasado 7 de agosto de 2020 sobre las 7:00 a.m. en la vereda Nueva Colombia, jurisdicción de Vista Hermosa, en el departamento del Meta, se presentaron miembros del Ejército Nacional, pertenecientes a la Fuerza de Tarea Conjunta Omega, con el fin de realizar procesos de erradicación forzada. 

Ante el objetivo de los soldados, 15 campesinos cocaleros que están a la espera de la oferta institucional del Estado para que se les garantice el mínimo vital a todos los núcleos familiares, que por medio de la erradicación están quedando desamparadas; “decidieron entablar un diálogo con los mandos militares para explicarles que ellos no están contra los proceso de erradicación, pero se requiere de manera inmediata la inversión social del Estado en toda la región del Guaviare y sur del Meta, para que este proceso se lleve a cabo”, explica el comunicado. 

Sin embargo, los campesinos denunciaron haber sido acusados por los soldados, de haber puesto artefactos explosivos improvisados contra el Ejército. “Muy bonitos, disque campesinos y miren los minados que nos están sembrando”, fue lo que según el campesinado, les manifestó uno de los militares. 

También puede leer: Campesinos del Meta y Guaviare denuncian que mujer embarazada perdió su bebé por ataques de la Fuerza Pública

Pero los campesinos aseguran que ese tipo de minados, en realidad, fueron sembrados por la misma Fuerza Pública para legitimar los procesos de erradicación forzada y de manera violenta contra los habitantes de la zona que se dedican a sembrar cultivos ilícitos. 

El campesinado afirmó también que “un grupo de militares no se identificaron a pesar de haberles preguntado el mando de toda la tropa, ni utilizaban las insignias que los identifica como Fuerzas Armadas legalmente constituidas, a la vez amenazaron a los reporteros de la prensa comunitaria Voces del Guayabero”. 

Sumado a esto, uno de los uniformados le gritó a un campesino “usted es el que está poniendo los explosivos, no se le haga raro cuando lo cojamos por ahí solo y verá que lo vamos a volver picadillo”, relató uno de los testigos. 

Además existen testimonios de los campesinos, sobre hombres armados que manifestaron: “nosotros no tenemos mando, nosotros venimos solos y le damos machete y plomo al que se nos atraviese”. Debido a esto, habitantes del sector señalaron tener miedo por la “presunta presencia de grupos paramilitares patrullando con el Ejército Nacional”. 

“A nuestro territorio llegó la erradicación forzada para ponernos aguantar hambre”, reza el comunicado. Asegura que allí, en el sur del Meta y el Guaviare, se vive un drama humanitario. Por otro lado, el Comité Permanente Para la Defensa de los Derechos Humanos (CPDH), advirtió ante la Defensoría Departamental, la Organización de las Naciones Unidas y a la Personería Municipal de Vista Hermosa, que los militares dispararon “contra los campesinos que pacíficamente hicieron el intento de hablar con el Ejército”. 

El CPDH, aseveró ante las entidades que hubo un grupo de uniformados que no quiso identificarse y aseguró no estar al mando de ninguna institución. 

Cabe mencionar que en esta región, desde hace meses se viene presentando una violación a los Derechos Humanos debido a los constantes ataques por parte de las Fuerza Pública a los campesinos que se dedican a sembrar coca y que debido al incumplimiento del Plan Nacional Integral de Sustitución del Cultivos de Uso Ilícito, enmarcado en los Acuerdos de Paz con las FARC, no han podido cambiar de actividad económica.

Los campesinos incluso han denunciando ser estigmatizados por el Ejército y por el gobernador del Meta, Juan Guillermo Zuluaga, de guerrileros y sembradores de minas antipersona.

Foto: Bladimir Sánchez Espitia, Voces del Guayavero.

Aquí puede conocer a profundidad la problemática: Denuncian ataques a campesinos del Meta y Guaviare por parte de la Fuerza Pública

 

Comunicadora social y periodista, con experiencia en prensa escrita, comunicación institucional y trabajo con comunidades vulnerables desde el enfoque de la participación política, defensa del territorio y comunicación para el cambio social.