“Lo que nosotros hacemos es transformar los residuos plásticos y los convertimos en productos terminados; en la actualidad estamos generando empleos formales” cuenta Mario Francisco Daza, un emprendedor llanero que encontró en el reciclaje una alternativa de negocio que a su vez contribuye con el cuidado ambiental y el fortalecimiento de la economía local a través de la generación de empleo.

Integración Ambiental es la empresa que lidera Mario en Villavicencio desde hace nueve años, en la cual se transforma el residuo plástico en rejillas para medidores de agua, de esta manera la basura se convierte en materia prima.

En el marco del día internacional del reciclador, celebrado el 1 de marzo; Mario, recibió un reconocimiento como ‘Reciclador Investigador’ porque él y su equipo de trabajo han hecho las pruebas necesarias para darle la resistencia al plástico y que sea viable la transformación del mismo, en productos terminados.

De los ocho trabajadores con los que cuenta Integración Ambiental, cinco tienen condición de desplazados, “estamos formalizando un empleo digno para las personas y le damos un valor agregado a los residuos” explica Mario y asegura que ellos son dinamizadores de la economía regional, pues “lo que anteriormente se tenía como de segunda (residuos), actualmente es una materia prima que es necesaria para cuidar el medio ambiente y para generar ingresos a personas que lo necesitan”.