Las y los habitantes de la región del Guayabero, ubicada entre dichos departamentos, vienen denunciando ataques por parte de la Fuerza Pública, debido a la erradicación forzada del cultivos de uso ilícito sin garantías de subsistencia. Una mujer en gestación perdió su bebé debido a estos confrontamientos.  

Desde el 20 de mayo, las y los campesinos decidieron movilizarse pacíficamente en la vereda Tercer Milenio del municipio de Vistahermosa “para hacerle frente a las agresiones de las Fuerzas Armadas y de Policía”, según el comunicado emitido por la Asociación de Campesinos y Trabajadores de la Región del Río Guayabero – ASCATRAGUA y el colectivo de comunicación popular Voces del Guayabero en representación de las comunidades de la zona.

Durante estos operativos, llevados a cabo durante la emergencia derivada del covid-19, se han presentado confrontamientos entre las comunidades de las veredas Tercer Milenio y El Silencio de la región del Guayabero y las Fuerzas Armadas. 

Le puede interesar: Denuncian ataques a campesinos del Meta y Guaviare por parte de la Fuerza Pública

“Culpamos al general RAÚL HERNANDO FLÓREZ, comandante de la Fuerza de Tarea Conjunta OMEGA de los hechos bárbaros y aterradores, cometidos por hombres bajo su mando quienes dispararon indiscriminadamente contra la población civil que estábamos movilizados pacíficamente” asevera el documento. 

El campesinado aseguró también que el capitán Alexander Rodríguez Pabón, y tropas de las distintas unidades castrenses de la Marina, el Ejército y ESMAD que operan en la zona, arremetieron por la fuerza dejando hasta el momento, cinco heridos por ráfagas de fusiles, ametralladoras, bombas aturdidoras, gases lacrimógenos, disparos con balas de goma, entre otros.

Lo que más sorprende, es el hecho relatado por las y los habitantes de la zona, que aseguran que una mujer con tres meses de gestación, que vive cerca de la vereda Tercer Milenio, perdió su bebé dado que los estruendos de ráfagas y bombas, así como ver a los heridos durante los supuestos ataques de las Fuerzas Armadas, alteró su hipertensión. 

También puede leer: Continúan los ataques al campesinado de la región del Guayabero, en el Meta y Guaviare

A esta grave denuncia se suman las acusaciones, que aseguran las y los campesinos, provienen de soldados y funcionarios públicos señalándolos de guerrilleros o de estar al servicio de los grupos armados ilegales, generando estigmatización no sólo a ellos/as sino a su “legítima causa de movilización, que es el conflicto que genera la erradicación de los cultivos de coca, sin tener garantías reales para poder sostener económicamente a nuestras familias” aseguran. 

Los incumplimeintos por parte del Gobierno, también ha generado inconformidad entre las y los manifestantes. Según el campesinado, el pasado 23 de junio, la Defensoría del Pueblo regional Meta y Guaviare, realizaron una visita de verificación a las veredas afectadas, la cual se había acordado con presencia del jefe de la mencionada entidad a nivel nacional, Carlos Negret, quien no asistió pero que quedó comprometido por parte de sus colegas regionales para preceder un próximo encuentro el 26 de junio.

Sin embargo, según el comunicado, para ese día, más de 500 personas hicieron presencia en la vereda Tercer Milenio, para cumplir la cita con Negret, que nuevamente incumplió el compromiso con las y los campesinos del Guayabero, “lo cual es un irrespeto a las comunidades que debe defender y es un claro mensaje de su falta de compromiso por la defensa de los campesinos que hemos sido vulnerados en nuestros derechos”, afirmaron.

Quizá le pueda interesar: Campesinos declaran Alerta Temprana Urgente sobre situación de riesgo en Vistahermosa, Meta  

El campesinado manifestó además su preocupación tanto por las declaraciones del Defensor del Pueblo como del Gobernador del Meta, en las que se les estigmatiza como guerrilleros. Asimismo, han asegurado sentir malestar dado que la Defensoría del Pueblo no llegó al territorio desde meses atrás, cuando empezaron las violaciones de derechos humanos por parte de la Fuerza Pública. 

Ante la situación, las y los protestantes, exigieron que se establezca de manera inmediata una Mesa Integral de concertación y diálogo con presencia de las instituciones competentes para dirimir los conflictos sociales, económicos y ambientales “que se están dando en el territorio de campesinos colonos, que con autodeterminación nos mantendremos movilizados por la defensa de los Derechos Humanos, como de nuestro territorio.”