Las comuneras del Consejo Regional Indígena del Cauca -CRIC- Aleida Perafan, de 54 años de edad y Juan David Guegue Trochez, de 21 fueron las víctimas de la masacre registrada hoy sobre las 9:20 a.m. en el sector de la Vuelta de la Mama, del municipio de Santander de Quilichao, Cauca. Ella era habitante de Vilachí y él era autoridad u’kawe’sx del resguardo Munchique Los Tigres. Ambos fallecieron en el hospital del municipio. Los patrulleros Carlos Jiménez Delgado y María Isabel Ángulo, también fallecieron. Los hechos ocurrieron durante un ataque de un grupo armado ilegal -al parecer, las disidencias de las Farc- a la Policía Nacional. Otras cuatro personas resultaron gravemente heridas. 

Según el informe del Tejido de Defensa de la Vida y los Derechos Humanos, los comuneros quedaron atrapados en medio del fuego cuando se movilizaban en camioneta por la vía que comunica Santander de Quilichao con el sector de San Pedro. Los seis indígenas que fueron heridos eran parte del resguardo Cerro Tijeras, y dos de ellos, Cesar Galarza y Beatriz Cano, hacían labores de comunicación. Cano era integrante del Tejido de Comunicación de la Asociación de Cabildos Indígenas del Norte del Cauca -ACIN- y viajaba con su hija de cinco años, quien también resultó afectada. Ambas fueron trasladas a la ciudad de Cali.

Lea también: Esto se sabe de la desaparición de los integrantes de la Unidad de Restitución de Tierras en Mesetas, Meta

“Los compañeros Beatriz Cano y César Galarza son comunicadores comunitarios que hacen parte del Tejido de Comunicación para la Verdad y la Vida de la Çxhab Wala Kiwe – ACIN. Su trabajo en Radio Payumat y su compromiso por la información para las comunidades es ampliamente reconocido”, dice el comunicado afirmando que lo sucedido es un “ataque atroz en contra de comunicadores y artistas que luchan a diario por la vida y la autonomía territorial”.

Los comunicadores heridos en Santander de Quilichao. Cesar Galarza y Beatriz Cano

La organización indígena exigió a todos los actores armados poner fin a las agresiones. “En el marco de este Paro Nacional ha corrido demasiada sangre por mantener intactos los intereses de los poderosos. El desangre puede continuar. Es la sexta autoridad indigena del Cauca asesinada en los últimos cinco años”, expresaron. Asimismo, hicieron un llamado a los y las defensoras de derechos humanos, la FLIP, la Defensoría del Pueblo Regional y a los organismos multilaterales “para que rechacen estos actos miserables que destruyen la vida y pretenden imponer su lenguaje de guerra acallando nuestras voces”.

Durante el Paro Nacional, la violencia contra la población indígena se ha recrudecido. En Cali, la Minga fue atacada por civiles armados delante de la Policía, que según se ve en varios videos circulando en redes sociales, no hizo nada para detener a los atacantes que dejaron ocho indígenas heridos. Además, en esa misma ciudad, pero en el sector de Melendez, fue asesinado durante las protestas del 28 de mayo el joven indígena, Sebastián Jacanamijoy, quien pertenecía a la etnia inga y estaba estudiando en la Universidad del Valle.

 

Comunicadora social y periodista, con experiencia en prensa escrita, comunicación institucional y trabajo con comunidades vulnerables desde el enfoque de la participación política, defensa del territorio y comunicación para el cambio social.