El delito al parecer, se cometió en septiembre del año pasado. La niña de 15 años, pertenece a los Nukak Makú, el último pueblo indígena nómada conocido en Colombia. 

El hecho lo dio a conocer Ariel Ávila, director de El Poder, en la revista Semana. Al parecer, la menor fue abusada sexualmente el 8 de septiembre de 2019 por un grupo de militares del batallón Joaquín París, que estaba en la zona. Allí algunos uniformados la secuestraron y la encerraron en un campamento.

Según la información publicada, la menor apareció desnuda el 13 de septiembre del mismo año, lo que indica que habría sido abusada durante cuatro días. Posteriormente fue valorada por las autoridades competentes.

Semana aseguró haber accedido a unos documentos que evidencian que las autoridades y el Ejército estuvieron al tanto del suceso tan pronto ocurrió. Tanto la Procuraduría, como la Fiscalía, Policía, Defensoría, el Ejército e inclusive las Naciones Unidas tenían conocimiento del delito, y emitieron los comunicados correspondientes. Incluso, todas las entidades hicieron informes de la situación pero no se avanzó en el proceso de investigación.

Por su parte, este lunes, tras la revelación de los hechos, el Comando de la Vigésima Segunda Brigada de Selva, de la Cuarta División del Ejército Nacional, publicó un comunicado en el que admite lo sucedido.

Cabe recalcar que esta información se da a conocer en medio de la conmoción e indignación generada por el reciente caso de abuso sexual por parte de un grupo indeterminado de militares a una menor de 13 años, perteneciente a la comunidad indígena Embera Katío, en el resguardo Santa Cecilia, Pueblo Rico, Risaralda.

Comunicadora social y periodista, con experiencia en prensa escrita, comunicación institucional y trabajo con comunidades vulnerables desde el enfoque de la participación política, defensa del territorio y comunicación para el cambio social.