Modificaciones, desfinanciación, contratos ‘amañados’, engaños y demás irregularidades denunció la comunidad de la Comuna Ocho de Villavicencio con respecto a la construcción de las dobles calzadas en la vía a Acacías. 

Desde hace poco, las y los habitantes de la Comuna Ocho divisaron una obra sobre el sector que da ingreso al barrio Rochela, la edificación estaba tomando forma de una glorieta. En consecuencia, algunos líderes y lideresas comunales que han estado haciendo seguimiento a la construcción de las dobles calzadas encendieron las alarmas, pues aquella forma circundante era algo bastante alejado de lo que había prometido la Administración Departamental. Después se supo que, a falta de recursos, ya no se harían los intercambiadores ni tampoco los tres puentes peatonales que se habían estado prometiendo desde hace cuatro años, durante la Gobernación de Marcela Amaya.

El 24 de julio del 2018, la Agencia para la Infraestructura del Meta (AIM), suscribió el contrato de obra 116 con el Consorcio Vías del Llano, teniendo como objeto el “Mejoramiento de la vía principal que conduce desde la intersección Fundadores hasta acceso Ciudad Porfía en Villavicencio, Meta etapa 2” Y “Mejoramiento de la vía desde el puente de la intersección de la Séptima Brigada hasta el río Ocoa en la vía que conduce de Villavicencio a Puerto López, en el municipio de Villavicencio – Meta, segunda etapa”, por un valor de ciento siete mil seiscientos treinta y cuatro millones trescientos cuarenta y nueve mil setenta pesos m/cte ($107.634 349.070), con un plazo de ejecución de 20 meses. 

El acta de inicio se suscribió el 30 de noviembre del 2018, fijando como fecha de finalización el 29 de julio del 2020. Sin embargo, el 1 de noviembre del 2019, se le otorgó una prórroga al contrato por ocho meses, contados a partir del 30 de julio del 2020 hasta el 29 de marzo del 2021. Actualmente la obra va en su segunda etapa, es decir la edificación de la doble calzada desde la Rochela hasta el parque Fundadores. La primera fue la realizada desde Ciudad Porfía hasta la Rochela. 

De indignación colectiva a movilización pacífica

La noticia no tardó en generar una indignación colectiva que alentó a habitantes de barrios como Guatapé, Rochela, Playa Rica, Portales de Nuevo Horizonte, San Jorge, Catumare, entre otros, a manifestar su inconformidad bloqueando de manera intermitente la vía Acacías, en el sector donde se está construyendo la glorieta. Con pancartas y arengas, las y los protestantes le hicieron saber a la Gobernación del Meta, la mañana del pasado 11 de febrero, que las modificaciones de las obras, les parecía una falta de respeto con la comunidad. 

“Manifestamos nuestro profundo rechazo a las modificaciones que ha sufrido la doble calzada de Fundadores – Porfía en el sector la Rochela, concretamente en el intercambiador vial”, reza una denuncia pública por parte de líderes y lideresas comunales en representación de habitantes de los diferentes barrios que se verían afectados.  

Similar fue la posición de Hanner Sabogal, concejal de Villavicencio, quien ha estado acompañando a la comunidad y realizando seguimiento a la obra desde que era edil de la comuna Ocho: “Nosotros no tenemos la culpa que durante cuatro años nos hayan socializado un tema y que a última hora nos digan que ya no se puede”. Agregó que lo que convertía la obra de las dobles calzadas en una de las más importantes del departamento, era precisamente la construcción de los intercambiadores, beneficio que no sería solo para los barrios de la comuna Ocho, sino para todo Villavicencio y los más de 20 municipios del Meta. 

Con la pandemia que obligó a un posterior confinamiento desde marzo hasta agosto del 2020, así como todas las actividades económicas y de desarrollo social, las obras de doble calzada también tuvieron que frenar. Sin embargo, lo que ahora cuestiona la comunidad es la falta de recursos, siendo que, Marcela Amaya durante su mandato, aseguró que el presupuesto ya estaba fijado. “Esta obra tiene los recursos, son recursos asignados de regalías que están aprobados”, afirmó a la prensa local la exgobernadora en noviembre del 2017. Un mes después reafirmó esta postura: “La plata está allí, la plata fue aprobada en el OCAD (Órgano Colegiado de Administración y Decisión), de los recursos de regalías de nuestro departamento, no tenemos problemas financieros”. 

Pero más de tres años después, la situación se ha tornado confusa. “El señor Gobernador realizó una reunión dónde impusieron la glorieta. Él dice que no hay recursos, pero se hizo el plantón y sale el señor Gobernador por Misael Fierro (emisora local), diciendo que va hacer el intercambiador y los seis puentes peatonales. Se contradice, porque en la reunión del 20 de enero dijo que realizará una glorieta, y el día del plantón dice algo totalmente diferente”, afirmó Sandra Fierro, presidenta de la Junta de Acción Comunal del barrio Guatapé 2, quien ha estado haciendo un riguroso seguimiento a la obra. 

De la reunión a la que se refiere, existe un video en el que el gobernador, Juan Guillermo Zuluaga, dice que el intercambiador vale más de 35 mil millones de pesos, por lo que “ni siquiera cabría presupuestalmente, no cabría en el contrato. Decir lo contrario, es decirle mentiras a la gente”. 

¿Mermelada entre primos contratistas?

Pero en realidad, las irregularidades iniciaron desde la primera etapa de esta construcción. El 29 de diciembre del 2015, un día antes de que terminara el año fiscal y a dos del fin del periodo de Alan Jara en la Gobernación del Meta, se creó la firma MH Ingeniería y Consultoría SAS. Así lo afirmó la entonces senadora Dayra de Jesús Galvis Méndez ante un medio regional. 

Siete meses después de su creación, la empresa hizo parte de la unión temporal a la cual le adjudicaron el contrato de construcción de la primera etapa de las dobles calzadas urbanas en Villavicencio, por 117.378.429.311 millones de pesos, firmado el 6 de septiembre del 2016. De hecho, de las tres propuestas que aparecieron en la licitación, dos oferentes son primos hermanos. La primera de trata de ‘Unión Temporal Dobles Calzadas’ conformada por MH Ingeniería y Consultoría SAS, Ana Elvia Carranza y Traing Trabajos de Ingeniería SAS. La segunda es ‘Consorcio Fundadores’ integrada por JMS Constructores SAS, Murcia Murcia SAS, Murcia Constructores SAS y Equipos Constructores y Obras SA. 

Ahora bien, según Galvis Méndez, MH Ingeniería y Consultoría SAS, fue creada con un capital de 100 millones de pesos. El 6 de enero del 2016 fue matriculada ante la Cámara de Comercio de Villavicencio y el 9 de abril se inscribió en el registro de proponentes para el citado contrato. Esta empresa aparece inscrita con el respaldo en calidad de socio de MC Construcciones, la compañía del arquitecto Iván Alberto Pérez, primo del excongresista Jorge Carmelo, esposo de la exgobernadora Marcela Amaya.

El contrato tenía como objetivo el mejoramiento de la vía desde el puente de la intersección de la Séptima Brigada hasta el puente sobre el Ocoa en la vía Villavicencio – Puerto López. Asimismo, incluía la adecuación de la vía principal que conduce desde Ciudad Porfía hasta el acceso al sector de la Rochela.

El 22 de septiembre del 2017, el exfiscal Néstor Humberto Martínez imputó cargos por el tipo penal de interés indebido en la celebración de contratos a 12 personas, entre ellas, a Iván Alberto Pérez y Juan José Casasfranco, exgerente de la AIM. Sin embargo, el caso quedó en ‘veremos’. 

Para el contrato de la segunda etapa, el 116 del 2018, fue Heidy Carolina Villar en representación del Consorcio Vías del Llano, quien ganó la licitación. Este fue conformado por Equipos Construcciones y Obras SA, Corporación Nacional para el Crecimiento Desarrollo del Talento y Medio y Medio Social ‘Concretemos’ y JMS Constructores SAS. La última empresa figuraba a cargo de Juan Manuel Sarmiento, primo de Mauricio Mejía Hoyos, quien aparecía como representante de la Unión Temporal Dobles Calzadas, que se quedó con la licitación de la primera etapa. 

También puede leer: Una historia del bajo mundo del Meta

Antecedentes

Según Luis García, vicepresidente de la Junta de Acción Comunal del barrio Portales de Nuevo Horizonte, quien también ha hecho seguimiento a esta situación y cuenta con toda la documentación correspondiente; en noviembre del 2010 se le presentó a la comunidad de la Comuna Ocho, un proyecto de construcción de dobles calzadas desde el parque Fundadores hasta el barrio Ciudad Porfía, en las que figuraban seis puentes peatonales, una glorieta de entrada a Ciudad Porfía y una intersección a desnivel en el acceso al sector de la Rochela, con el fin de organizar los giros izquierdos que se realizan sin ningún tipo de control. 

Seis años después, se le presentó a la misma comunidad un proyecto similar a cargo de la AIM. El objetivo era mejorar la movilidad y transitabilidad de personas y vehículos, en general de todos los y las usuarias de la infraestructura para 553.350 habitantes. En este caso, seguían estipulados los seis puentes, la glorieta en Ciudad Porfía y los intercambiadores de la Rochela. 

En el 2018 se decidió poner el proyecto en marcha y se suscribió el contrato de obra 116. Dentro de este figuraba en la cláusula 2 el alcance del objeto, es decir, las obras se ejecutarían con unas especificaciones, que correspondían a la propuesta presentada por el contratista y que se ajusta a las necesidades de la AIM, como se indica en una tabla que tiene estipulada los intercambiadores de la Rochela, los puentes peatonales, el puente sobre Caño Grande, el paisajismo y demás mejoras que requieren las dobles calzadas. 

No obstante, en el contrato se evidencia una Acta modificatoria no. 2 del 31 de diciembre del 2019, que incluye una prórroga y una adición por $32.729.713.556. El documento aclara que el 13 de septiembre del 2019, se suscribió el Acta no. 1 modificando cantidades de obras e ítems no previstos, es decir, se suprimía el puente de Caño Grande y los intercambiadores de la Rochela. No obstante, en el Acta no. 2, estas obras volvieron a ser incluidas. “En dos meses quitan y ponen a través de las actas”, mencionó García. 

El 1 de julio del 2020, se suscribió otra acta en la que se socializa el diseño en la intersección sector Rochela, explicando que el intercambiador que se había prometido era un render, “y que era simple y llanamente para que todos nos emocionáramos con eso para poder hacer la obra y que eso era un regalo”, aseguró García. Dada la situación, el Comité Cívico de Villavicencio exigió una explicación sobre el repentino cambio del intercambiador por una glorieta. A raíz de la exigencia, la AIM organizó una reunión de socialización sobre la ejecución de actividades con respecto al Contrato de obra 116 del 2018, para el 19 de enero del 2020. Si, enviaron la solicitud con una fecha que ya había pasado, en realidad debía ser para el 2021. El evento se llevaría a cabo en el polideportivo de Montecarlo Alto, a las 8:00 am. 

La reunión terminó haciéndose al día siguiente, el 20 de enero del 2021. “ No invitaron a ningún presidente de Junta de Acción Comunal ni a la comunidad”, relató García. Argumentó que en el evento estuvo el gobernador del Meta, Juan Guillermo Zuluaga; funcionarios de la AIM, un representante de la Contraloría General de la Nación, la veeduría de las dobles calzadas y el diputado Arley Gómez por parte de la Asamblea del Meta.

De esta reunión sale el video en el que el Gobernador explica que no hay recursos para realizar los intercambiadores y en la que además, tanto la veeduría como la Asamblea del Meta, aceptan las modificaciones del contrato. Incluso el diputado Gómez expuso que la construcción de estos tardaría cinco años prolongando los trancones que suelen entorpecer la movilidad en el sector. Pero García cuestionó al respecto argumentado que “desde el 2016 les dieron la licencia -otorgada por la ANLA- ¿Por qué no lo iniciaron?”. 

Le puede interesar: Los responsables del mediocre POT de Villavicencio

Por su parte, Sabogal insistió en que no quiere que la comunidad sea señalada como el impedimento para que continúe la construcción de las dobles calzadas: “Nosotros acompañamos y en su momento respaldamos a la Gobernación del Meta en cabeza de Marcela Amaya, hemos estado atentos para que esta obra se culmine y se vuelva una realidad para la ciudad pero jamás vamos a estar de acuerdo con la crisis que tiene el proyecto en este momento”.

El Concejal considera que debido al alto flujo vehicular que se moviliza a más de veinte municipios del departamento del Meta, una glorieta no es la solución a los constantes embotellamientos que se presentan en el sector. “Obviamente frente a una sola calzada que era lo que teníamos hace tres años y que desde hace 15 años esperábamos la ampliación, pues lo que hay ahora es mucho mejor pero lo que reclamamos es el hecho de invertirle más de 300 mil millones de pesos para terminar haciendo una obra que no va a resolver los problemas de movilidad”, opinó.

La comunidad sigue con las alarmas encendidas, con la reciente adicción por más de treinta mil millones de pesos, teme que aún las obras continúen desfinanciadas y se sigan realizando modificaciones que a la larga, no cumplan con el objetivo inicial de la construcción de las dobles calzadas. 

Comunicadora social y periodista, con experiencia en prensa escrita, comunicación institucional y trabajo con comunidades vulnerables desde el enfoque de la participación política, defensa del territorio y comunicación para el cambio social.