Un grupo de jóvenes e incluso niños, viene creando máscaras en 3D para ayudar a los profesionales en salud ante la emergencia del covid-19.

Hace unas semanas conocimos la historia de Nicolás, un niño de tan solo 9 años que viene imprimiendo y creando máscaras para ayudar al personal de la salud a partir de la emergencia sanitaria que ha generado el covid-19, para que así estén menos expuestos en sus labores diarias. Por ello, quisimos hablar con los demás integrantes de éste equipo y sumergirnos en la apasionante tarea que emprenden:

Davixon Rojas, Andrés Gómez, Óscar Pérez, Wilmar Bautista y Heidi Paola Sánchez, fueron algunos de los jóvenes que hablaron con El Cuarto Mosquetero sobre ésta importante labor de imprimir máscaras en 3D y se dedican a diferentes tareas:

Davixon Rojas: Ingeniero de sistemas egresado de la Universidad de los Llanos, trabaja en empresas de tecnología y sigue vinculado en esos procesos. Vive en Bogotá creando aplicaciones y software para clientes en el extranjero, aunque actualmente está ayudando a enfrentar la crisis del covid-19.

Andrés Gómez: ingeniero electrónico de la Universidad de los Llanos, con maestría en sistemas y computación en la Universidad Nacional, trabaja en Bogotá en la industria aeronáutica, envía las máscaras que imprime por lotes.

Heidy Sánchez: Comunicadora social, dedicada al desarrollo de proyectos de cooperación desde hace doce años. Ayuda en la gestión de donaciones.

Wilmer Bautista: Ingeniero mecatrónico de la Universidad de San buenaventura. se dedica al diseño mecánico e impresión 3D y al desarrollo de drones. Ayuda en la impresión de máscaras.

Óscar Pérez: Ingeniero electrónico con especialización en control industrial de la Universidad de los Llanos, cuenta con un emprendimiento para desarrollar proyectos de ingeniería, pero además es docente del Gimnasio Campestre la Fontana. Apoya con la impresión de las máscaras

Es importante tener en cuenta que, en total en el departamento del Meta, son veinticinco “Llaneros Makers por Colombia”, una comunidad que existe no solo a nivel local y nacional, sino también internacionalmente. Sin embargo, al revisar con más detalle la labor de éste grupo de makers, podría decirse que sobrepasan los cuarenta integrantes si se tiene en cuenta la importante labor que realizan sus familias, quienes se han convertido en el motor para que ellos/as puedan edificar la mayor cantidad de máscaras en menor tiempo; los apoyan armando las piezas, puliendo, colocando las ligas e incluso al proveerles la alimentación.

Allí desde sus saberes cada uno está aportando para llegar a más médicos/as, enfermeras, funcionarios/as, por ejemplo uno de los líderes de ésta iniciativa es Davixon, quien a pesar de no estar imprimiendo máscaras como la mayoría de sus compañeros, ayuda en el tejido de relaciones con organizaciones, empresas y/o también en la entrega de éstas al personal de salud, mientras que Heidi, comunicadora social, ayuda a visibilizar la iniciativa y promover las donaciones de elementos para éste grupo de jóvenes que duran más de 12 horas construyendo a través de la tecnología.

Llaneros Makers por Colombia, está compuesta en su mayoría por villavicenses que residen en la ciudad, aunque algunos desde ciudades como Bogotá, envían las máscaras que serán entregadas al personal que está más expuesto, y que ellos ya tienen seleccionado, ya que a partir de su trabajo, han logrado adelantar alrededor de 500 caracterizaciones.

Los diseños que implementan fueron generados por makers de otros países, a partir de la emergencia que inició en Asia y se fue extendiendo al resto del mundo, pero que ellos han venido adaptando para que así la careta no sea tan grande y costosa, pero sí de gran calidad y que permita ser masificada como no lo explicó Óscar, quien es uno de los jóvenes que imprime en su hogar, con apoyo del colegio La Fontana en el que labora, y quien suministró la máquina al docente como apoyo en ésta importante labor.

El diseño que actualmente están imprimiendo, pero que constantemente está en revisión, requiere de pruebas estáticas y de termodinámica, como también de pruebas de fatiga para mejorar la resistencia, contó a éste medio, Bautista, ingeniero mecatrónico, quien ve con preocupación que hay escasez en los productos utilizados y cada vez se hace más difícil adquirir los materiales en las papelerías.

Pero ellos no son los únicos que invierten recursos económicos y humanos en la impresión y edificación de las caretas, han habido múltiples organizaciones y personas que les han donado materiales como acetato, filamentos o dinero. Algunos de sus donantes han sido la Alcaldía de Villavicencio, Gran Hormiga, Ceindetec, SENA, Drone Tech, Arquitectura y Diseño Villavicencio, Librería y Papelería Popular, entre otras.

Por ahora, Llaneros Makers por Colombia tienen material para construir otras 700 caretas, pero se encuentran sin acetatos, importante material que al ser liviano, permite mayor comodidad, ya que algunos médicos buscando preservar su salud, han tenido que adquirir caretas de guadaña, pero por debido a su peso, les genera mucho dolor de cabeza, razón que los llevó a construir máscaras apropiadas para ellos/as.

 

Los jóvenes cuentan por el momento con nueve impresoras, las cuales deben revisar constantemente durante el momento de impresión, ya que de lo contrario podrían dañarse las máscaras si llegan las máquinas a descalibrarse, si se rompe un filamento o si se va la luz, por ello, aunque el ruido después de 10 horas seguidas, es molesto, no desisten en su pasión por ayudar, a pesar que ese tiempo que utilizan es después de realizar inicialmente sus jornadas de teletrabajo, por lo que en muchas ocasiones les llega la 1:00 am aún imprimiendo.

Ésta es una red de colaboradores altruista y voluntaria, no es un negocio, es una acción colaborativa, por ello, la careta no tiene precio, la ven como un escudo que puede salvar vidas y por eso extienden un llamado a toda la comunidad a sumarse a ésta iniciativa, no solo imprimiendo, sino también donando “queremos contarle a la gente que pueden ser parte de este equipo maker al donar, ayudar a visibilizar” finalizan.

Comunicadora Social y Periodista, especializada en Políticas Públicas para la Igualdad en América Latina. Fundadora del colectivo y medio de comunicación alternativo El Cuarto Mosquetero. Desde la comunicación trabajo con comunidades de sectores rurales y populares los temas de género, paz y ambiente.