Rechazo nacional ha generado el feminicidio y posible abuso sexual de un bebé de tres meses por parte de su padrastro de 17 años en el municipio de Galapa, Atlántico.

La pequeña que estaba bajo el cuidado del sujeto mientras su madre trabajaba, según señalaron sus familiares, habría sido trasldada a un centro asistencial por presentar “vómito y fiebre”; infortunadamente, llegó al lugar sin signos vitales.

“Él la trajo acá a la casa, yo venia entrando, me entrega a la niña diciéndome que tiene mucha fiebre y vómito, yo la tocó y tenía los pies fríos, así que salgo corriendo para el hospital”, aseveró la abuela de la menor.

Los hechos ocurrieron en la urbanización Mundo Feliz de ese municipio el pasado 30 de abril.El adolescente se encuentra en manos de las autoridades, quienes investigan para esclarecer lo sucedido.

“Es un caso que merece el castigo y que no puede quedar en la impunidad. El presunto responsable es un menor de edad, según información de las autoridades, pero igualmente debe ser sometido a la ley, por tratarse de un claro caso de feminicidio de una bebita de apenas 3 meses de nacida”, señaló José Fernando Vargas, alcalde de Galapa.

Hasta el momento, el joven implicado no aceptó los cargos por homicidio agravado y acceso carnal violento agravado que le fueron imputados por el atroz feminicidio