Por: Juan David Jaramillo

¿Sabía usted que sus dudas jurídicas pueden resolverse de manera gratuita y eficiente en los consultorios jurídicos de las universidades?

¿No cuenta con la capacidad económica para pagar un abogado(a)? Si es su caso, debe tener en cuenta que desde hace varios años en Villavicencio algunas universidades llegaron con sus facultades de derecho brindándole al municipio la oportunidad de formar abogados y la creación de centros de atención gratuitos; entre ellas se encuentra la Corporación Universitaria del Meta, la Universidad Cooperativa de Colombia, y la Universidad santo tomas, consideradas las más influyentes de Villavicencio y la región.

Los consultorios jurídicos, son una herramienta creada por la ley educativa cuyo contenido lo que precisa es que todas las universidades que en sus pensum ofrezcan la carrera de derecho, deben tener por ley un lugar donde presten el servicio de consultorio jurídico.

Este servicio social y gratuito se presta cumpliendo el presupuesto constitucional del acceso a la justicia, cabe resaltar que para poder ser usuario(a) de algunos de estos consultorios son necesarios los siguientes requisitos: pertenecer al estrato 0, 1 y 2, que el caso en concreto no supere la mínima cuantía y demostrar que no tiene la capacidad de pagar un abogado (estos requisitos pueden variar dependiendo el consultorio al que se dirija).

Por lo general estos consultorios brindan asesoría jurídica, en lo que refiere a derechos de peticiones, acciones de tutela, incidentes de desacato, Siendo estos los que más demanda tienen.

Algunos de estos consultorios jurídicos cuentan con centro de conciliación, los cuales están contemplados dentro de los MASC (Mecanismos Alternativos para la Solución de Conflictos) una herramienta relativamente nueva que le ayuda a las personas a resolver conflictos de contenido patrimonial y otros, sin necesidad de ir ante un juez(a), siendo las mismas partes las que proponen las fórmulas de arreglo.

No queda más que extender la invitación para que la población villavicense, especialmente quienes no pueden permitirse pagar los honorarios de un abogado(a) o se encuentran en situación de vulnerabilidad, hagan uso de estos centros jurídicos dirigidos por profesionales del derecho que supervisan las actuaciones de las y los abogados en formación.