La entrega de estos elementos para las comunidades Jiw y Nükak se da en pro de mejorar sus condiciones de aislamiento temporal, gracias a la Unidad de Víctimas en apoyo con el Programa de las Naciones Unidas y el Desarrollo (PNUD).

Debido a la emergencia sanitaria por COVID-19, los asentamientos del pueblo Jiw en el departamento del Meta y Guaviare, y los Nükak en Guaviare, decidieron aislarse voluntariamente en sus territorios, con el fin de salvaguardar su seguridad física y procesos étnico-culturales. Estas entregas son un complemento al apoyo mensual que da la Unidad de Víctimas a estas comunidades desde 2009.

Acorde con Luz Patricia Correa Madrigal, directora de Asuntos Étnicos de la Unidad, “la entrega de estos kits responde a la misión estratégica de la Dirección de Asuntos Étnicos para acompañar a los sujetos en emergencia especial grave, para atenderlos de manera oportuna, en el marco de sus usos y costumbres, con la mayor protección”.

La vinculación entre la Unidad de Víctimas y el PNUD, se logró gracias a la solicitud manifestada por las comunidades a los entes territoriales y permitirá la dotación de elementos de autoprotección que garanticen las condiciones de habitabilidad y seguridad en el marco de los componentes básicos de subsistencia durante el aislamiento. Son 493 kits donados por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo y el Gobierno de Noruega.

Según Jairo Matallana, oficial del Programa de Justicia y Seguridad, “el PNUD reconoce que los pueblos indígenas están en un riesgo mayor por la contingencia de la pandemia y es prioritario tomar medidas inmediatas para garantizar los derechos fundamentales y la protección de estas comunidades, que además son víctimas del conflicto y que han sido priorizados en el marco del proyecto de Reparaciones Colectivas y Retornos y Reubicaciones, en territorios PDET”.

Los días 30 y 31 de mayo se hicieron las entregas correspondientes en los asentamientos del departamento del Meta y el 01 de Junio a los de Guaviare.

Comunicadora social - periodista y fotógrafa profesional, especializada en fotoreportaje y fotografìa socio-documental. Escribo desde un periodismo reivindicador, que dignifique a la memoria y las personas, sobre todo en temas de desaparición forzada y conflicto.