Este miércoles se realizó una reunión entre diversas instituciones para buscar solución a los conflictos sociales y ambientales derivados de actividades mineras en Villavicencio. Sin embargo, no todas las comunidades afectadas habrían sido citadas a este evento.

El 29 de septiembre del 2021, se realizó en la Gobernación del Meta una reunión con los Comités de títulos mineros en el marco de la estrategia ‘ANM Activa la Región’ de la Agencia Nacional de Minería, la cual tiene aliados como el Ministerio de Minas, el Banco Agrario, la Gobernación del Meta, el SENA, Cormacarena y la Alcaldía de Villavicencio.

En el Meta existen 182 títulos mineros autorizados que han cumplido con los requisitos y 338 solicitudes están siendo evaluadas, de acuerdo con el medio de comunicación Periódico del Meta.

Con respecto a la reunión, Cormacarena informó que trabajará en equipo con la ANM para continuar el control a los proyectos mineros en el Meta. Además, el ente de control ambiental firmó un convenio con el fin de avanzar en la solución de los conflictos con las comunidades, brindar asistencia técnica en trámites y procesos, y orientar al sector en la formulación de Planes de Manejo Ambiental.

Comunidades afectadas y excluidas

La noticia generó inconformidades entre las comunidades afectadas por las actividades mineras y las gestoras comunitarias del agua que se encargan de proteger los acueductos comunitarios, pues no fueron invitadas a participar del encuentro, pese a que desde el 2018 vienen asistiendo a mesas de trabajo entre Cormacarena, la Secretaría de Medio Ambiente Municipal, la Gobernación del Meta, la Procuraduría Ambiental y la Fiscalía.

“Ni a los presidentes de Junta ni a los representantes de los acueductos comunitarios los tuvieron en cuenta para sentarlos en ese comité, ni siquiera para llamarnos e invitarnos”, le comentó la presidenta de los ACER Agua Viva (Acueductos Comunitarios en Red) a El Cuarto Mosquetero. 

Durante las mesas de trabajo, se han evidenciado las afectaciones de la minería a las fuentes hídricas de la ciudad. “Pero Cormacarena no acepta esas afectaciones. Ellos dicen que hasta que no haya un estudio en el que en realidad se vean las afectaciones que hay allá (cuencas hídricas), ellos no determinan si hay que cerrarlas (mineras) o no”, mencionó la lideresa, quien añadió que el ente de control atribuye las afectaciones al cambio climático y no a las actividades de las minas.

Un estudio que quedó en ‘veremos’

Fue así que, en 2019, durante una de las mesas de trabajo, se estableció un acta en la que Cormacarena se comprometió a realizar un estudio hidrogeológico que hasta el momento no se ha llevado a cabo debido a que el ente de control argumenta no contar con presupuesto. Es importante resaltar que, las aguas que discurren por el subsuelo son un valioso recurso que puede resultar gravemente perjudicado por las actividades mineras, lo que hace necesario diseñar un plan de gestión del agua que anticipe los riesgos de contaminación de las fuentes hídricas y las consecuencias para las comunidades aledañas.

Mientras tanto, la naturaleza se sigue deteriorando ante las actividades mineras, un ejemplo de esta situación es el ocurrido en 2020 con la Minera Villa Alix, aledaña al barrio Montecarlo de Villavicencio, donde, ante la denuncia de las comunidades, Cormacarena realizó una visita de verificación e impuso medida preventiva de suspensión a sus operaciones, debido al incumplimiento del Plan de Manejo Ambiental y por infringir la normatividad vigente, pues la empresa minera construyó un ‘box culvert’ dentro del cauce activo de Caño Grande y adecuó una vía para el paso de maquinaria pesada, que ocupaba la ronda de protección del afluente.

Además, la minera taló dos árboles de gran tamaño y otros más pequeños en la zona, y afectó una estructura construida que ocasionó cambios en el nivel del cauce de la fuente hídrica y que podría generar inundaciones en algunos predios de zonas aledañas a la empresa.

No hubo priorización para todas las cuencas

Desde el 2017 hasta el 2019, Cormacarena realizó un estudio de priorización de cuencas, entre las que quedaron 26 ubicadas en los municipios de Restrepo, Villavicencio, Cumaral, Acacías, Guamal y Castilla la Nueva, con el fin de detectar la presencia de grasas, aceites, detergentes y coliformes fecales y/o contaminantes químicos que podrían afectar las fuentes hídricas.

Sin embargo, no se tuvieron en cuenta los afluentes que abastecen a los acueductos comunitarios. De hecho, Adriana sospecha que, los que están ubicados en la Comuna Ocho de Villavicencio no se incluyeron en este estudio de priorización porque allí se otorgaron tres títulos mineros que tendrían que irse del territorio debido a sus actividades en zonas aledañas a cuencas hídricas priorizadas. Además, están solicitando otros tres títulos mineros.

Ante esta situación, las comunidades afectadas han solicitado a la ANM que no otorgue más títulos mineros, pues podría haber seis minas funcionando sobre la cuenca de Caño Grande, afectando a los acueductos comunitarios que abastecen a los 46 barrios que conforman el sector de Montecarlo Bajo.

El Cuarto Mosquetero se contactó con el director de Cormacarena, Andrés García, quien explicó que el evento fue organizado por la Agencia Nacional de Minería, en la cuál se firmó un convenio para hacer seguimiento a los títulos mineros. Aclaró que no se realizó un comité, pues estos se hacen cada tres meses en las fuentes hídricas donde hay minería de material de arrastre, las cuáles han sido priorizadas por el ente de control, entra las que se encuentra los ríos Guayuriba, Guatiquía, Guamal y Ariari. En esas reuniones, comentó el funcionario, todas y todos los actores que han querido asistir, lo han hecho. Incluso acueductos comunitarios como el de La Cuncia.

Esta declaración coincide con lo manifestado por Adriana, quien comentó que el director de Cormacarena, le explicó que las reuniones de los Comités de Títulos Mineros, se están realizando exclusivamente con representantes de acueductos comunitarios y comunidades aledañas a las fuentes hídricas priorizadas que se han visto afectadas por actividades mineras. 

“En pocas palabras, lo que yo le entendí al director de Cormacarena, es que ellos sí están haciendo esos comités, pero es solo para las fuentes priorizadas, las fuentes que no están priorizadas pues no nos van a llamar nunca”, concluyó la lideresa.

Además, existe un acta de enero del 2021 en la que Cormacarena se compromete a buscar los recursos para llevar a cabo el estudio hidrogeológico para las cuencas hídricas ubicadas en la Comuna Ocho, pero el año está por finalizar y las comunidades siguen a la espera de que se cumpla con esta promesa. Asimismo, exigen que los afluentes que abastecen a los acueductos comunitarios sean priorizados.

Comunicadora social y periodista, con experiencia en prensa escrita, comunicación institucional y trabajo con comunidades vulnerables desde el enfoque de la participación política, defensa del territorio y comunicación para el cambio social.