Comunidad afectada por creciente de Caño Maizaro sigue esperando atención y gestión del riesgo

Caño Maizaro

El Caño Maizaro se llevó tres casas, lo que evidencia la vulnerabilidad y la posible falta de gestión del riesgo en los barrios afectados por las lluvias. Aunque las autoridades prometen soluciones, la comunidad sigue enfrentando promesas incumplidas y la necesidad de una inversión real en infraestructura y mitigación de desastres.

Por: Lina Cubillos Ramírez y Simón Zapata Alzate

Blanca Nidia Bernal llegó al barrio El Recreo de Villavicencio hace 20 años. Habla lento, pausado, con un nudo en la garganta: su casa, el pasado domingo 12 de mayo, quedó a la mitad. El baño, la cocina y una de las piezas se las llevó la corriente de Caño Maizaro. Todavía duerme allí, una de las paredes quedó agrietada y uno de sus vecinos, Alejandro Cuadros, al que también se cayeron dos apartamentos, le presta el baño de su casa a ella, a su hija y nietos. 

Cuando compró la casa, Blanca no vio ningún peligro. Vino desde Medina, Cundinamarca y escogió este lugar, “porque queda cerca del puesto de salud, del centro, de la avenida, es un barrio central”. Con el paso de los años, la ha ido mejorando, le construyó una sala más grande y la puerta de la entrada. 

Ese domingo, día de las madres, llovió antes del anochecer. «Ese caño se metió una crecida que casi llega, yo dije:¡uy dios mío este caño dios mío jesús!», recuerda Blanca. Bajó la creciente, se acostó a dormir y por la noche aproximadamente a las 11:30 pm, la llamó el vecino: “Blanca levántese que se van a caer estas casas. Yo de una me levanté de la cama, cogí a mis chinos y el muchacho de arriba tenía tres inquilinos que solamente alcanzaron a salir, cuando oímos el totazo por allá. Y de ahí pa’ acá hemos estado así, en zona de riesgo”, recuerda. 

Cada año, cuando las lluvias inundan las calles de Villavicencio y los caños se desbordan, las imágenes de barrios inundados y familias evacuadas se vuelven comunes. Desde El Cuarto Mosquetero informamos sobre esta situación en barrios como El Recreo, Santa Fe, El Dique, Villa Suárez, Ciudad Porfía y Colinas. incluso en otros municipios del Meta como El Calvario, El Dorado, y El Castillo. 

En estos momentos de crisis, las soluciones a corto plazo o “el asistencialismo” se muestran como la primera respuesta del gobierno: entrega de ayudas, albergues temporales, y promesas de creación de mesas técnicas, caracterización de la población y obras de mitigación del riesgo. Sin embargo, este ciclo repetitivo de asistencia y emergencia no es una solución sostenible. 

Caño Maizaro
Foto: Simón Zapata A.

¿Cuál ha sido la gestión y mitigación del riesgo? 

Ana Yanira Dávila también llegó al barrio El Recreo hace dos décadas desde Iza, Boyacá. Consiguió un trabajo de albañilería y compró el lote diez casas abajo de la de Blanca. Le tomó 16 años terminarla de construir y mientras tanto vivía con sus dos hijos “a la deriva y con el apoyo de los vecinos”.

Desde 2017 la comunidad empezó a notar que el muro de contención del caño, ubicado junto al puente que comunica a los barrios El Recreo con Popular empezó a agrietarse. Alejandro Cuadros, explicó que desde entonces “se han mandado cartas, y derechos de petición. Dicen que vienen y nunca vienen, nos han tenido de aquí pa’ acá y no nos han ayudado”. 

“Se hizo una mesa de trabajo en la cual se concertaron muchísimos puntos, pero hasta el día de hoy, solamente todo se ha venido en concertaciones, visitas, entradas, salidas, pero como tal obra, empezar con una labor para el caño, sacar los escombros, hacer la demolición de las casas, nada,” explica Ana Yadira. 

Al día siguiente de la tragedia, la Oficina de Gestión de Riesgo se presentó en el barrio. Alejandro cuenta que, “hizo unas promesas pero no cumplió tampoco. Dijeron que iban a tumbarlo el muro de contención que está en peligro y no lo tumbaron. Dijeron que nos iban a ayudar, a hacer los gaviones, que iban a limpiar y no han hecho nada”.  

Ayer 27 de mayo, se reunieron representantes de las comunidades de San Felipe, El Milagro, Villa del Sol, La Ceiba, Bosques de Maizaro, el Director de la Oficina de Gestión de Riesgo, el gerente de la Empresa de Servicio Públicos EDESA y voceros de la Oficina de Infraestructura para dialogar sobre la mitigación que se debe realizar con respecto a el riesgo que presentan  las comunidades aledañas al Caño Maizaro. Este compromiso quedó con la promesa de realizar una mesa de diálogo y concertación en los puntos más críticos en los próximos tres o cuatro días. 

Cabe resaltar que actualmente se vienen desarrollando obras a través de los contratos 074 y 084 por parte de EDESA, los cuales establecen un descole de aguas del barrio Dos Mil y del Estadio Bello Horizonte para el caño Maizaro. Aunque estén en curso, aún no se ha realizado el descole. La comunidad expresa que está preocupada por lo qué puede pasar cuando esas aguas pluviales entren en funcionamiento y aumenten el caudal del caño.

A propósito de esto, desde El Cuarto Mosquetero informamos sobre el descole de aguas que se viene adelantando por parte de EDESA en el río Guatiquía, bajo el contrato de obra n.º 104 de 2023. Ante esto la comunidad de Parcelas del Progreso expresa preocupación por las posibles afectaciones que les puede generar ya que con anterioridad se han presentado inundaciones. 

Le puede interesar: Descole de aguas en el río Guatiquía, pondría en riesgo a comunidad de Villavicencio

Caño Maizaro
Foto: Simón Zapata Alzate.

Según Héctor Baquero, uno de los voceros de la comunidad de Bosques de Maizaro, “las autoridades solo han dicho que van a estudiar la situación pero no han tomado acciones concretas”. Villavicencio, una ciudad con gran parte de sus barrios ubicados a la ronda de caños y ríos, sufre cada año las consecuencias de la falta de inversión real en gestión del riesgo. La vulnerabilidad de estas zonas es evidente, las crecientes de los ríos siguen afectando a las comunidades. 

El arraigo de las personas a su territorio no es un tema menor. Muchas familias como la de Blanca, Ana Yadira y Alejandro han vivido en estos barrios por décadas, construyendo sus hogares con esfuerzo y dedicación. Coinciden en que una de las soluciones debe ser la reubicación, pero, “no hay plata” dice Blanca que les han respondido con respecto a esa solicitud. Desde El Cuarto Mosquetero no fue posible la comunicación con la Oficina de Gestión de Riesgo.

Por su parte, Andrés Ramírez, líder social del barrio Popular expresó que le preocupa la situación ya que, “estamos hablando de unas mitigaciones y las autoridades sólo vienen y caminan el caño. Nosotros ya sabemos cuáles son las afectaciones, ya sabemos qué es lo que tenemos que mitigar pero en realidad no se ha hecho la prevención” teme que se puedan seguir generando desplomes de casas o que más adelante la comunidad termine siendo afectada por las lluvias puesto que “el invierno apenas está iniciando”.

Para este momento la comunidad espera que las entidades pertinentes terminen de realizar las caracterizaciones a los barrios que se encuentran a la orillas del Caño y que pueda generar las estrategias de mitigación pertinentes. Mientras tanto Blanca, Ana Yadira, Alejandro y las personas de los barrios El Recreo y Villas del Sol siguen habitando lo que quedó de sus casas a la ronda del Caño Maizaro.

Lea también: Continúa la incertidumbre en Parcelas del Progreso por el posible descole de aguas en el río Guatiquía

Más Populares

¡Conócenos!

Somos una Agencia, y el medio para impulsar la transformación a través de la comunicación.

Deja una respuesta

Solo los administradores pueden añadir usuarios.