La vida política y social de Jennifer Arias ha estado marcada por la controversia, el escándalo y los señalamientos por presuntas actividades non sanctas de su familia.

Tras conocerse el comunicado de prensa de la Universidad Externado de Colombia, en el que, se afirmaba que la actual presidenta de la Cámara de Representantes cometió plagio en su tesis de maestría, mucho se ha dicho entorno a la congresista; los escándalos y las controversias en las que ha estado inmiscuida son varios y ponen en tela de juicio sus calidades éticas y profesionales. Desde que dio sus primeros pasos en la política, cuando fue candidata a la alcaldía de Villavicencio, se empezaron a escuchar señalamientos que no han cesado a lo largo de su carrera.

Jennifer Arias junto al exsenador Álvaro Uribe.

Jennifer Arias nació en los Estados Unidos, en la ciudad de New York, el 13 de enero de 1987. Es hija de un reconocido contratista en la región de los Llanos Orientales, Luis Eduardo Arias Castellanos, quien fue condenado por homicidio en 1993. Es ingeniera industrial de la Universidad de Los Andes y tiene un título de maestría -en duda- en gobierno y políticas públicas de la Universidad Externado de Colombia. Su primera aparición en la política se dio en el año 2015, cuando aspiró a la alcaldía de Villavicencio por el partido Centro Democrático, campaña que perdió obteniendo un poco más de 25 mil votos.

Precisamente en esa aparición en política se dio el primer señalamiento, según un informe de la Fundación Paz y Reconciliación, Arias, mientras aspiraba a la alcaldía de Villavicencio, tenía un contrato con la administración municipal por 214 millones para la ejecución de una interventoría en la construcción de diversas obras en Villavicencio, que en ese época, estaba bajo el mandato de Juan Guillermo Zuluaga Cardona, posterior ministro de Agricultura durante el mandato de Juan Manuel Santos y actual gobernador del Meta. A través de diversas prorrogas el mencionado contrato se extendió hasta el 5 de diciembre de 2014. Lo curioso de este contrato es que la ley establece que ningún candidato puede contratar con el estado el año inmediatamente anterior.

Arias, mientras aspiraba a la alcaldía de Villavicencio, tenía un contrato con la administración municipal por 214 millones para la ejecución de una interventoría en la construcción de diversas obras en Villavicencio

Pero previo a esos acontecimientos en su carrera por la alcaldía de la ciudad, cuando Arias no era ampliamente reconocida en el ámbito político, pero sí por su aspecto físico, ya que era la señorita Meta en el reinado nacional de belleza de 2007, su hermano, Andrés Eduardo Arias Ochoa, era capturado en los Estados Unidos por narcotráfico. Empezaban los señalamientos contra la gringa criada en los Llanos Orientales.

Le puede interesar: Jennifer Arias, presidenta de la Cámara de Representantes es cuestionada por nexos de su hermano con narcotráfico 

La Fundación Paz y Reconciliación señala en su informe que, posterior a su fallida aspiración a la alcaldía de Villavicencio, Jennifer Arias se desempeñó como la gerente de campaña de Iván Duque en los Llanos, durante esa gestión el aspirante y hoy presidente de la República, se movilizó por esa región del país en aeronaves de la empresa Llanera de Aviación, la cual atraviesa una investigación en la Fiscalía General de la Nación por lavado de activos. En aquellos vuelos realizados entre febrero y mayo de 2018, los pilotos Samuel Gómez Niño y Juan Camilo Cadena, transportaron a diversos líderes como el exsenador Álvaro Uribe, a la hoy representante Jennifer Arias y al entonces candidato a la presidencia de la República Iván Duque. 

Jennifer Arias durante campaña política a la presidencia de Iván Duque.

Para la Fundación Paz y Reconciliación en su informe, aquel piloto, Samuel Gómez Niño, hermano del excandidato a la gobernación del Meta por el Centro Democrático, Hernán Gómez Niño, fue presuntamente piloto del cartel de Sinaloa. Esa acusación se habría hecho por la desaparición en extrañas circunstancias del joven piloto y por el hallazgo de una aeronave incinerada en Centro América y que estaba cargada con heroína. Por este caso, su hermano, Hernán, aparentemente viajó hasta Guatemala para indagar. Por otra parte, el piloto Juan Camilo Cadena, fue capturado en la isla de Providencia el pasado mes de mayo de 2021 cuando transportaba en una aeronave más de 400 kilos de cocaína. Meras coincidencias.

En su participación como presidenta de la Cámara de Representantes, Jennifer Arias empezó a ser ampliamente reconocida por apoyar proyectos del gobierno de Iván Duque

En el caso del hermano de Jennifer Arias, Andrés Eduardo Arias Ochoa, capturado en Miami por el delito de narcotráfico, este aceptó los cargos imputados cuando intentó comprar a un agente encubierto de la DEA 10 kilos de cocaína y 1 de heroína en el año 2007. La transacción se tasó en 15 mil dólares americanos y tras ser capturado Andrés Arias renunció al derecho de la no autoincriminación y aceptó que estaba comprando cocaína.

En su participación como presidenta de la Cámara de Representantes, Jennifer Arias empezó a ser ampliamente reconocida por apoyar proyectos del gobierno de Iván Duque, en los que ha sido una acérrima defensora de las iniciativas y trabado otros que le son contrarios al Gobierno Nacional y a sus colegas los congresistas, como el proyecto que reduce el periodo de vacaciones de los senadores y representantes a la Cámara. El representante Gabriel Santos denunció que: “Nuestro proyecto que reduce el receso legislativo ESTÁ EN RIESGO DE HUNDIRSE. Desde el 12 de agosto está engavetado en la Presidencia de la Cámara porque Jennifer Arias NO lo ha firmado. Ya perdimos otra semana más… ¿Cuánto tiempo más debemos esperar?”. Finalmente, el proyecto fue firmado por Arias.

También ha sido señalada de autoritaria y que no brinda las garantías suficientes para el debate en la Cámara de Representantes, así lo hizo saber el congresista José Daniel López, El balance es preocupante para la institucionalidad y el Congreso. No porque la presidenta defienda tesis que yo comparta, sino por su desprecio, las formas y los procedimientos de la democracia”, señaló el político de Cambio Radical. Posteriormente, durante la votación de moción de censura a la exministra de las TIC Karen Abudinen, la presidenta de la Cámara de Representantes habilitó la plataforma de votación, pero no lo hizo llamando a lista, sino en secreto, lo que, y según la oposición, terminó favoreciendo a la cuestionada exministra.

“Anatolio, vote sí”.

Durante las votaciones para la modificación de la ley de garantías, ocurrió un nuevo escándalo que tuvo repercusiones mediáticas a nivel nacional, y expuso el control por parte de ella y del partido de gobierno a algunos congresistas. El representante a la Cámara por el Guainía, Anatolio Hernández, preguntó con su micrófono abierto cómo debía votar, a lo que Arias respondió abiertamente, “Anatolio, vote sí”.

También puede leer: Sí hubo plagio en la tesis de Jennifer Arias

Finalmente, el pasado lunes 22 de noviembre, estalló el mayor escándalo para Arias, la Universidad Externado de Colombia informó mediante comunicado de prensa, que la actual presidenta de la Cámara de Representantes cometió fraude en su tesis de maestría, con el trabajo titulado “Las OCAD´S y su contradicción con las teorías de elección racional”. En el pronunciamiento de la universidad se lee: “en todos los cinco (5) casos mencionados se hizo evidente que concurren los elementos necesarios para la existencia de una infracción al derecho de autor, consistente en la reproducción o copia de elementos originales y protegidos de las obras mencionadas. Es ostensible la cantidad de textos reproducidos literalmente (plagio servil) o deliberadamente parafraseados en donde basta la simple lectura para deducir la forma en que tales fragmentos llegaron al trabajo de grado analizado. A la luz de la razón, la única explicación posible para las coincidencias encontradas es la existencia de una reproducción o copia infractora del Derecho de Autor

Lea aquí el comunicado de prensa de la Universidad Externado de Colombia sobre el caso Jennifer Arias: https://bit.ly/3nPQTUY 

Así mismo, la universidad anunció que acudirá ante la jurisdicción de lo contencioso administrativo para solicitarle al Consejo de Estado que anule los títulos referidos, y remitirá a la sala penal de la Corte Suprema de Justicia y a la Fiscalía General de la Nación la documentación pertinente, para lo correspondiente. Así mismo, la universidad menciona que no tiene competencia para investigar y/o sancionar a Arias, ya que ella en este momento no tiene vinculo con la institución, por lo que serán las autoridades las que pueden proceder en este caso.

Pocas horas después de conocerse la noticia por parte de la Universidad Externado, la congresista se pronunció mediante un video vía Twitter, en el que manifestó que es inocente y que no ha cometido plagio alguno. Pero el pronunciamiento de Arias va más allá, acusa a la Universidad Externado que no la ha escuchado y pone en tela de juicio las afirmaciones de la institución. Además, ella menciona en su pronunciamiento que la universidad no tiene el documento original de su tesis y que eso la preocupa, pero en el comunicado de prensa el plantel educativo manifiesta en su punto 6, que: “los días 5 y 8 de noviembre de 2021, las autoras de la tesis Arias Falla y Largo Alvarado, sin que se les hubiera solicitado, radicaron en la Universidad dos copias de un documento impreso, del cual afirmaron que correspondía a la versión final y definitiva de su tesis de grado. Este texto no coincide plenamente con el remitido por el director de la tesis como trabajo final”, en ningún momento se lee que la universidad no tiene el documento original.

El pronunciamiento de Arias causó repudio en las redes sociales y en sectores de la oposición, en donde se ha pedido en repetidas ocasiones su renuncia inmediata como congresista de la República. Pues bien, serán los próximos días y semanas los que muestren el desarrollo de este nuevo señalamiento y escándalo contra Jennifer Arias.

Comunicador social, periodista y escritor ibaguereño, pero formado en los Llanos Orientales. Es el autor de una serie de cuentos y relatos que dan un acercamiento a la cosmovisión del autor en el realismo. Además, es el autor de la novela El Susurro de las Tripas, el primer intento para la construcción de un universo literario inspirado y desarrollado en los Llanos Orientales.