En los últimos días  el país se ha visto sumido en un profundo debate acerca de la conveniencia o no, del método  de extracción de petróleo y gas de pozos no convencionales, denominado fracking;  esta discusión se ha movido en dos direcciones, por un lado los ambientalistas y progresistas, han señalado los peligros ambientales y su importante afectación a los acuíferos, la agricultura que por ultimo afecta la salud humana, y por otro lado, gobierno y gremios petroleros señalando la necesidad de los recursos que generaría, y el supuesto fin de las reservas petroleras en el país en los próximos cinco años.

Es importante hacer algunas precisiones  respecto al fracking; en primer lugar se va a realizar en una roca diferente que se denomina generadora, en la industria petrolera, y la técnica consiste en fracturar esa roca utilizando fluidos, además de altas presiones para poder succionar los hidrocarburos que están dispersos a lo largo de varios kilómetros (a diferencia de los pozos que se realizan en el país que están concentrados en una sola ubicación).   La extensión promedio de estos pozos es aproximadamente 100.000 pies, unos 35 kilómetros ( mientras que los pozos que se han realizado hasta el momento en promedio en el país son de unos 5000 pies, unos 2 kilómetros), con una utilización de 10.000.000  galones de químicos, pero como el costo de estos químicos es de varios billones de pesos, se utilizaría agua, es decir 10 millones de galones de agua quedarían altamente contaminados, pero además de eso se utilizarían más de 300 toneladas de arena para inyectar con el fluido, es decir se realizarían excavaciones que superarían por mucho a la mayoría de minería que se ha venido haciendo en el país, esto claro ésta solo es para uno de los cientos de pozos que se planean hacer.

Ahora quiero señalar de un peligro adicional que representa el fracking para el país y que escuché por primera vez en voz del Ingeniero Oscar Vanegas, y es el de los elementos radioactivos que tienen las rocas generadoras donde se piensa realizar esta técnica, de hecho en los pozos de petróleo donde laboré por varios años, se distinguían a éstas por medio de un registro eléctrico que resaltaba la presencia de elementos como Torio, Potasio y Uranio, los tres, pero especialmente el ultimo; los cuales son altamente peligrosos y son utilizados en la industria militar para la realización de bombas y armamento atómico y nuclear, estos elementos llegarían a superficie en ripios o mezclada con el agua que se aplica, o peor aún con los acuíferos que desde la profundidad llegan a superficie y vamos a terminar consumiéndolos como parte de nuestra dieta ya sea por el agua que bebemos de manera directa o de manera indirecta cuando se afecten los cultivos de los alimentos que terminan en nuestra mesa.

Ahora pasemos a los dos argumentos principales que usan los partidarios del fracking en el país, el primero, que el país solo tiene reservas petroleras para cubrir su consumo interno para cinco años. Es importante recordar que Andrés Pastrana ya decía esto hace más de treinta años, cuando quería impulsar una reforma que buscaba beneficiar a las multinacionales petroleras, y ahora la están utilizando para este nuevo objetivo; muchos expertos en el tema han manifestado que el país tendría realmente reservas para unos 25 o 30 años más, sin necesidad de esta técnica dañina(tiempo suficiente para hacer una transición a energías limpias) además debo argumentar que los colombianos ya estamos pagando una de las gasolinas más caras del mundo, inclusive por encima del precio internacional; el segundo argumento, que sí es cierto es que el país necesita urgentemente ingresos económicos, pero lamentablemente las regalías del sector petrolero han servido más para alimentar la corrupción, que para atender las necesidades de la población, y señalo como ejemplo, el caso de la refinería REFICAR, realizada por ECOPETROL, donde se perdieron más de 6000 millones de dólares, un desfalco muy superior al de Oderbecht, y en el cual no hay ningún condenado.

La mentira y la política siempre han ido de la mano y en el caso del fracking inició cuando Iván Duque siendo candidato, nos prometió a todos que no se haría esta dañina técnica en el país, y ahora es el principal impulsor de la misma, donde los reales ganadores serían las empresas petroleras internacionales y algunos corruptos del país, mientras que Colombia, el país más biodiverso por kilómetro cuadrado en el mundo y uno de los mayores en riqueza hídrica, estaría por ser poco a poco aniquilado, claro está, si nosotros el pueblo, lo permitimos.

Geólogo de la UIS y aspirante a Magister en gestión de hidrocarburos en la Universidad Viña del mar de Chile, estudia octavo semestre de filosofía en La UNAD, trabajó en perforación en la industria de los hidrocarburos durante ocho años, tiempo suficiente para entender, el alto costo que pagaría el país de continuar con una economía extractivista, por eso se vuelve ambientalista.