El incendio se desató pasadas las cuatro de la tarde, algunas versiones aseguran que un colilla de cigarrillo mal apagada y que fue lanzada a un cesto lleno de retazos de tela provocó el conato. Otros como el New York Times sugirieron que todo se debió a una falla en el motor de una máquina de coser. El edificio empezó a arder y las llamas se esparcieron con gran rapidez por los diez pisos de la fábrica, que al tener la mayoría de las puertas de las escaleras cerradas para evitar robos, la conflagración convirtió a la estructura en un horno en donde los bomberos poco o nada pudieron hacer.

Mujeres muy jóvenes, la mayoría inmigrantes europeas saltaron por las ventanas, otras murieron asfixiadas por los gases y por quemaduras. El saldo final de víctimas fue de 146 muertos, 123 mujeres y 23 hombres, además de setenta heridos. Se trató del peor incendió industrial en el momento en los Estados Unidos y de lo más recordados por la gran cantidad de víctimas mortales. Los propietarios de la empresa de camisas Triangle Waist Co solían contratar a mujeres jóvenes, migrantes y algunas menores de edad, los salarios eran irrisorios, entre 7 y 12 dólares por cincuenta y dos horas de trabajo.

El desastre del Triangle Waist Co originó importantes cambios en la legislación laboral e industrial en los Estados Unidos, además fue el detonante para la creación del Sindicato Internacional de Mujeres Trabajadoras Textiles, que lideró importantes luchas en favor de los derechos de las mujeres, como la institucionalización del día de la mujer para conmemorar y reivindicar los derechos sociales, políticos y económicos de las mujeres en el mundo.

Aunque en realidad, aquellas luchas empezaron mucho tiempo atrás, en 1857 miles de trabajadoras textiles marcharon por las calles de New York exigiendo mejores condiciones laborales, como mejor remuneración, menor tiempo laboral y prohibir la contratación de menores de edad. A partir de allí diversos movimientos se generaron, pero los cambios laborales y políticos no se daban en favor de las mujeres que eran fuertemente reprimidas por los cuerpos de policía de varios estados de la unión americana.

Las socialistas Corinne Brown y Gertrude Breslau-Hunt proclamaron en una manifestación pública el 28 de febrero como el día de la mujer, protesta que también fue reprimida de manera brutal, dejando a varias activistas heridas y detenidas por delitos contra la moral pública. Posteriormente, en la segunda Conferencia Internacional de Mujeres Socialistas, se decidió que durante el mes de marzo se conmemoraría el día de la mujer. Fecha que se fue institucionalizando con el paso de los años, hasta que en el 1977 la ONU convocó a los estados para que proclamasen un día en el año como el Día de las Naciones Unidas para los Derechos de la Mujer y la Paz Internacional. Desafortunadamente, muchos estados no respondieron a la iniciativa, especialmente en el Medio Oriente y Sur de Asia.

De tal manera, no fue sino hasta el año 2011 cuando se fijó de manera oficial por la ONU y debido a la presión del movimiento feminista internacional, que se proclamo el 8 de marzo como el Día Internacional de la Mujer, para reivindicar sus derechos en todo ámbito.

#MiLuchaFeministaEs, algo de lo que se vivió en la juntanza feminista en el Día Internacional de Mujer en la ciudad de Villavicencio.

Comunicador social, periodista y escritor ibaguereño, pero formado en los Llanos Orientales. Es el autor de una serie de cuentos y relatos que dan un acercamiento a la cosmovisión del autor en el realismo. Además, es el autor de la novela El Susurro de las Tripas, el primer intento para la construcción de un universo literario inspirado y desarrollado en los Llanos Orientales.