Ser ciclista en Villavicencio: libertad y peligro

Ser ciclista en Villavicencio

En Villavicencio, colectivos y grupos de amigos y amigas promueven la bicicleta como medio de transporte sostenible y como manera de hacer ejercicio, pero las personas ciclistas enfrentan riesgos significativos debido a la infraestructura deficiente y la falta de respeto en la vía. 

Desde las siete de la noche de los miércoles, el Parque de los Libertadores o Parque Central de Villavicencio comienza a llenarse de ciclistas. La cita con Bicinavegantes es a las 7:30, momento en el cual cerca de 100 personas de diferentes edades, incluyendo un niño de alrededor de diez años, se preparan para ir hasta la vereda Santa María la Baja. Es miércoles  22 de mayo y antes de partir, se dan indicaciones de seguridad y detalles del recorrido.

Adolfo Rodríguez, uno de los líderes de Bicinavegantes, explica que este colectivo ciudadano promueve el uso de la bicicleta como medio de transporte, enfatizando en la movilidad activa y sostenible. Fundado en 2012 por Jairo Álvarez y Marco Álvarez, organiza actividades de reconocimiento de la ciudad todos los miércoles. Han llegado a movilizar entre 400 y 500 personas y son referentes en el ciclismo de la ciudad. 

A lo largo de doce años en las rodadas de los miércoles han surgido nuevos colectivos ciclistas y ha crecido la cultura de movilidad en bicicleta en Villavicencio. Estos grupos han nacido de amigos y amigas que inicialmente salían con Bicinavegantes y ahora se reúnen para pedalear otros días de la semana. El porcentaje de viajes en bicicleta en la ciudad supera el 6%, un dato significativo considerando la infraestructura limitada.

En 2017, este grupo organizó el Foro Nacional de Bicicleta y creó la travesía Bogotá – Villavicencio, que se ha realizado cinco veces. También son parte de la Bicired Colombia, colaborando con otros colectivos nacionales. Sus lemas, «Bicinavegantes adelante, no contamina, no usa gasolina» y «Más amor menos motor», reflejan su compromiso con la movilidad sostenible. Además, han llevado a cabo iniciativas solidarias como «Dona una bici», y proyectos educativos en colegios locales.

Seguridad en la vía

Villavicencio cuenta con casi 33 kilómetros de cicloinfraestructura. Uno de los mensajes de Bicinavegantes es que la persona ciclista tiene derecho a usar la vía sin competir por ella. Desafortunadamente, varios ciclistas han perdido la vida en las carreteras, lo que ha llevado a la colocación de «bicis blancas» como monumentos conmemorativos. El colectivo insiste en el respeto a las personas que se movilizan en bicicleta, promoviendo la distancia de seguridad de 1.50 metros y la ocupación del carril por derecho.

Jimmy y Sara son dos de las personas ciclistas que fallecieron en accidentes con tractomulas. Estos incidentes demuestran la vulnerabilidad de los y las ciclistas en la vía y la necesidad de un mayor respeto y seguridad. 

Julieth Barbón, una ciclista de la ciudad, destaca los riesgos adicionales que enfrentan las mujeres. Afirma que nunca se ha sentido completamente segura al montar bicicleta en Villavicencio. Ha sido víctima de acoso, siendo perseguida por un carro y recibiendo gritos y comentarios. Además, menciona la falta de iluminación en algunas áreas y fallos en los semáforos que aumentan el riesgo. 

Desde El Cuarto Mosquetero contamos parte de la historia del Colectivo Artista Feminista Bici-Osas conformado por Julieth y dos de sus amigas. Nació en el 2018, montaban en bici y pintaban. Luego en el 2019 en el paro nacional que empezó el 21 de noviembre, esta colectiva estuvo presente en las marchas y manifestaciones, y todo lo hacían en bicicleta. Invitaban a las mujeres a “rodar”, gestionaron un espacio llamado Picnic Lila, para reconocerse entre sí y llegaron a ir hasta Puerto Esperanza en Medellín del Ariari a pintar un mural. “Siento que la cicla nos dio mucho poder para todo, para nuestras vidas”, recuerda Julieth. 

Andrea Vaca, parte del colectivo Mis Primeras Ruedas -MPR-, resalta la importancia de montar en grupo para mayor seguridad. Comenzó hace cuatro años en medio de la pandemia por salud y ahora realiza entre 20 y 30 kilómetros durante la semana y rutas más largas los fines de semana. Dice que la inseguridad es un tema importante: “no hay alumbrado público, no respetan a los ciclistas, los carros y las motos se le vienen a uno encima”. Otra de las alertas son los robos que se han presentado, “a algunas personas las tumban para quitarles la bicicleta. Yo era de las personas que salía sola y hacía rutas lejos, como al mirador de Buenavista, Pompeya. Ya no se puede hacer eso sola. Para salir de noche tienen que salir más de seis o siete personas”. 

La cultura de montar “bici”, según Andrea, es reciente. Desde la pandemia hay más personas ciclistas porque era el único medio de transporte seguro y por la actividad física que se necesitó por el encierro y la incertidumbre. “Arranqué en junio del 2020 y llevo cuatro años con juicio. Lo dejo de hacer y me enfermo”. Coincide con Julieth con el hecho de que es peligroso andar en bicicleta por los huecos y las malas condiciones en las vías. 

Infraestructura deficiente e insuficiente

Marco Álvarez, cofundador de Bicinavegantes, critica la infraestructura ciclista de la ciudad. Señala que muchas ciclorrutas no están bien planificadas y menciona ejemplos como la ciclorruta en la vía a Porfía, que está en el andén en lugar de la vía, complicando el tránsito para peatones y ciclistas. Julieth también recuerda esta ciclorruta por estar llena de huecos de alcantarilla, lo que la hace peligrosa. 

El confundador de Bicinavegantes aboga por una mayor inversión en infraestructura ciclista y la promoción de la bicicleta conforme a la Ley 1811 de 2016. La administración municipal pasada prometió continuar el bicicarril a la avenida Catama y otro por la avenida a Puerto López, pero estas promesas no se han materializado.

Las ciclorrutas en Villavicencio presentan varios problemas, como alcantarillas mal ubicadas y falta de iluminación. Gustavo Ortíz, otro ciclista de la ciudad destaca que la ciudad está diseñada principalmente para carros y motos, no para ciclistas ni peatones. A pesar de esto, reconoce que los trayectos cortos son una ventaja para quienes se mueven en bicicleta sin depender del transporte público.

Gustavo recuerda, por ejemplo, la iniciativa de “VillaBici”, un servicio gratuito prestado en el 2022 en el que 120 bicicletas y siete estaciones estaban disponibles para movilizarse. Un sistema público y sostenible con el ambiente, que no funcionó porque, “no hay una cultura de alquilar bicicletas, tuvo parcial apoyo de recursos de la alcaldía, y se dejó abandonado. Había muchas complicaciones para acceder a estas bicicletas prestadas y la inseguridad también era determinante. Además no se cubría la totalidad de la ciudad y no estaban en puntos estratégicos como en las periferias donde realmente se necesitan”: Actualmente al entrar a la página de esta iniciativa se lee “Volveremos pronto”: 

Las personas ciclistas también enfrentan desafíos como el estigma social y la falta de respeto de otros conductores. Gustavo Ortíz menciona que ha recibido insultos y gritos simplemente por usar la bicicleta en la vía pública.

Marco sugiere que la administración debe mejorar la infraestructura ciclista, con la construcción de más bicicarriles segregados y biciparqueaderos bien ubicados. Las ciclorrutas existentes a menudo no están diseñadas teniendo en cuenta la seguridad de los ciclistas. También enfatiza en que se deberían brindar capacitaciones para niños y adolescentes sobre el uso de la bici y la apropiación del espacio público. 

Ser ciclista en Villavicencio es una experiencia que combina el placer de la movilidad sostenible con los desafíos de una infraestructura y cultura vial que no son óptimas. A pesar de eso, no sólo está Bicinavegantes sino que también hay diferentes colectivos e iniciativas, como Criollos, Caribes, Ciclopaseos. Recientemente también se llevó a cabo La Cicleteada de las niñas, una iniciativa que buscaba dialogar sobre el derecho a la ciudad para ellas. 

Estas iniciativas juegan un papel crucial en la promoción y defensa del uso de la bicicleta, buscando crear un ambiente más seguro y amigable para las personas ciclistas. Con las condiciones geográficas de Villavicencio, según Marco, deberíamos ser vanguardia en movilidad sostenible a partir del uso de este medio de transporte. 

Lea también: Así será la programación del Festival del Agua en Cumaral

Más Populares

¡Conócenos!

Somos una Agencia, y el medio para impulsar la transformación a través de la comunicación.

Deja una respuesta

Solo los administradores pueden añadir usuarios.