La menor de 14 años fue víctima de feminicidio el 12 de abril de 2021 en Puerto Gaitán. Tras varias dificultades durante el proceso judicial, Andrés Steven Zúñiga Esguerra, quien cometió el crimen, fue condenado a 46 años, siete meses y 15 días de prisión. 

Andrés Steven Zúñiga Esguerra, el feminicida de Laura Valentina Pinzón Duarte, de 14 años en zona rural de Puerto Gaitán, fue condenado el 11 de noviembre a 46 años, siete meses y 15 días de prisión, así lo dio a conocer la USO Subdirectiva Meta recientemente, pues la niña era hija de Alfredo Pinzón, trabajador petrolero de Campo Rubiales y afiliado a ese sindicato.

Los hechos

La tarde del 12 de abril de 2021, Laura Valentina se trasladaba en moto desde su hogar en la vereda Alto Tillavá a recoger a un familiar. Durante el trayecto fue interceptada por el feminicida quien le hizo bajar del vehículo y la llevó a otro lugar para accederla sexualmente y posteriormente la asesinó con arma de fuego.

Antes de cometer el crimen, Zúñiga había sido visto por un poblador de la zona portando una escopeta tipo changon, con la que intentó dispararle a esa persona en tres ocasiones cuando notó que le había visto. Sin embargo, el arma se encasquilló y no salieron los tiros.

Tal encuentro hizo que el poblador se convirtiera en testigo clave para la investigación, pues al enterarse de la desaparición de la menor y del lugar donde fue hallada la motocicleta en la que se transportaba, el hombre se percató de que todo coincidía con el sitio en el que Zúñiga había intentado dispararle momentos antes, por lo que reportó el hecho a las autoridades.

Esto llevó a que se realizara una inspección en la finca donde trabajaba y vivía el feminicida, donde se halló un arma y tras realizar la verificación de los cartuchos con las balas encontradas en el cuerpo de la niña se comprobó que la escopeta correspondía a la usada en el crimen cometido contra la menor.

Con estos elementos probatorios se dio la orden de captura de Zúñiga. Durante las primeras audiencias, las Fiscalía se negó a imputar el delito de feminicidio insistiendo en que no había cómo probar que realmente se trataba de una conducta feminicida, por lo que solo imputó los cargos de homicidio y porte ilegal de armas.

Dada la situación, Liria Manrique, asesora y abogada del área de Derechos Humanos de la USO y quien asumió la defensa de la familia de la menor víctima, solicitó ante un juez de control de garantías la variación de la imputación al delito de feminicidio agravado con porte ilegal de armas, esto luego de que se hallaran rastros de ADN de Zúñiga en el cuerpo de la menor. Con la validez del material probatorio, el imputado aceptó los cargos.

El precedente 

Este jueves 11 de noviembre se realizó una audiencia de individualización de pena y sentencia en el Juzgado Primero Promiscuo del Circuito de Puerto López, en cabeza del doctor Andrés Mauricio Beltrán, quien realizó una lectura de la sentencia en primera instancia, la cual fue sustentada con base en el Sistema Internacional de Derechos Humanos de las Mujeres para demostrar que lo ocurrido con la menor, se trató de un caso de violencia basada en género. De esta manera, se termina concluyendo la culpabilidad de Zúñiga quien fue condenado a 46 años y siete meses de prisión.

Cabe señalar que la defensa de Zúñiga solicitó el recurso de apelación, el proceso puede durar de seis a siete años, pero también se debe tener en cuenta el funcionamiento del sistema penitenciario, pues “los presos, independientemente de por qué delito ingresen, tienen beneficios. Eso no quiere decir que los beneficios vayan a bajar sustancialmente la condena (…) Pero nunca va a estar menos de 35 años, para un hombre de 21 años la posibilidad de salir a sus 56 años sería toda su vida”, mencionó la abogada.

Sin embargo, no se debe dejar de lado que esta condena ha marcado otro precedente y envía un mensaje claro a las familias de las víctimas de feminicidios, la juntanza entre mujeres, el apoyo de organizaciones sociales y feministas, y la movilización social son importantes a la hora de exigir justicia.

“Esto es un caso record. Estamos hablando de un asesinato que se cometió el 12 de abril, (…) un proceso que sacamos en siete meses porque desde el mismo momento en que Alfredo Pinzón nos llama, nos ponemos en la tarea como USO de enviar comunicaciones, en su momento, al Director Seccional de Fiscalías del Meta, porque inicialmente el caso estaba asignado a una Fiscalía local de Puerto Gaitán y nosotros empezamos a insistir en el caso sea asignado al Fiscal Especializado que está delegado para feminicidios en el Meta y logramos que en un tiempo record de día y medio se reasigne el proceso al Fiscal Especializado en Femincidios”, declaro Manrique.

Comunicadora social y periodista, con experiencia en prensa escrita, comunicación institucional y trabajo con comunidades vulnerables desde el enfoque de la participación política, defensa del territorio y comunicación para el cambio social.