Empezando, no sé por qué se debe argumentar y recontra argumentar los motivos de la movilización que viene, cuando protestar es un derecho, y siendo así se hace efectivo cuando se quiera, pero un sector político en especial en el país ha satanizado esta acción, así que por esa razón haré una lista que, si bien puede ser larga, la dejaré con motivos precisos.

Inicio. Marcho por el derecho a hacerlo sin ser hostigados y amedrentados, marcho porque es un derecho legítimo y no un acto criminal, porque es de manera pacífica, marcho porque no entiendo la necesidad de imponer el toque de queda y la militarización de las ciudades en exceso para la jornada que se llevará cabo ¿A caso los militares por constitución no están asignados para las fronteras y para cuidar la soberanía? Hasta donde sé no es para estar dentro de las urbes.

Yo, marcho por el genocidio que está ocurriendo en Colombia, cada 72 horas asesinan a un líder social, en lo corrido del año van más de 160 hechos, y desde la firma del acuerdo casi 700 líderes. Yo marcho por los niños asesinados en el bombardeo de Caquetá, niños que primero, no deberían estar ahí, segundo niños que fueron encontrados vivos y asesinados con sevicia por los militares, rompiendo cualquier tratado de guerra y violando derechos humanos, hecho que además se le ocultó al país.

Yo marcho por los asesinatos de los excombatientes, por la falta de garantía para ellos que dejaron las armas y decidieron reinsertarse a la vida civil, por la incapacidad del gobierno de cumplir, marcho por la falta de voluntad política, por la des financiación en la implementación del Acuerdo de paz.

Marcho por los indígenas en el Cauca que siguen siendo asesinados, y por un gobierno que no toma medidas con la activación de las alertas tempranas. Marcho por la comunidad de Bojayá que se quedó esperando a funcionarios del gobierno para advertirles de nuevo sobre una posible ola de violencia en este territorio. Marcho porque a pesar de esas afirmaciones el gobierno no hará nada, como no lo ha hecho hasta ahora en Arauca, en Catatumbo o en Bajo Cauca.

Marcho porque el director del Centro Nacional de Memoria Histórica, niega la existencia de un conflicto colombiano. Marcho porque la prórroga de La Ley 1448 de victimas va de la mano con ´Micos’ para restituir tierras favoreciendo a los acaparadores y violentos.

Yo marcho porque en campaña el presidente afirmó que no subiría impuestos, ni realizaría una reforma tributaria, ni subiría la edad de pensión. Marcho contra la reforma laboral, la cual señala que, los jóvenes tendremos como sueldo el 75% de un mínimo, además de la contratación por horas y el salario diferencial por regiones que lo único que permitirá es seguir abriendo brechas.

Marcho en contra las privatizaciones de empresas estáteles como Ecopetrol, ICENIT, y las electrificadoras regionales. Marcho en contra de la construcción del Puerto de Tribugá, y el de Las Américas en el Parque Tayrona, construcciones que afectarían notablemente sus ecosistemas.

Marcho en contra de la aspersión aérea con glifosato que quiere imponer este gobierno, por el otorgamiento de licencias en el Páramo de Santurbán. Marcho en contra del método Fracking que estaba contemplando el gobierno nacional.

Marcho por estas situaciones sistemáticas, porque eso es violencia. Sin duda, el paro nacional del 21 de noviembre será una jornada donde se van a juntar múltiples inconformidades de las y los ciudadanos colombianos. De esto hablamos, viejo. Los colombianos estamos molestos, y por eso vamos a las calles. ¿Necesita usted más razone para movilizarse? ¡Nos vemos en las calles!

Comunicadora social -periodista, escribo para El Cuarto Mosquetero y Semana Rural, me gusta contar historias y tomar fotografías. Me intereso en temas de paz, género, y ambiente.