Nuevos cambios para la Oficina del Alto Comisionado para la Paz en Colombia

Fotografía tomada de la web

El nuevo Alto Comisionado para la Paz fue el jefe de la Delegación del Gobierno en los Diálogos de Paz con el ELN.

A través del anuncio oficial por parte del presidente Gustavo Petro por medio de su cuenta de X, fue oficializado el nombramiento de Otty Patiño como nuevo Alto Comisionado para la Paz, reemplazando a Danilo Rueda, quien desarrolló sus funciones durante un año y fue el primer comisionado del presente Gobierno.

De acuerdo con el excomisionado, Danilo Rueda, la llegada de Otty al cargo ya se veía venir. “Tengo la frustración de no haber logrado cosas que están por darse. Estamos en conversaciones cuando antes no había nada”, expresó Danilo frente a los procesos adelantados durante su estancia en la Oficina.

Asimismo, Danilo afirmó que para obtener altos y mejores niveles de seguridad en Colombia, es necesario realizar ajustes en política del uso de la fuerza, “dialogar con los narcotraficantes y con todos los armados ilegales para su tránsito al Estado de derecho”.

Tras el nuevo nombramiento, expertos en el tema expresaron lo que podrían ser la implicaciones del nuevo Comisionado y que Otty haya dejado la mesa de diálogo. “El gobierno toma la decisión, hay problemas en implementar paz, ver cómo funciona lo del ELN, ver los otros procesos, pero preocupa que Otty debería dejar la mesa porque si alguien ha tenido capacidad y tiene paciencia para la mesa es Otty y Cepeda”, afirmó Mabel Lara, periodista y exmiembro del equipo negociador con el ELN.

Aunque se resalta la voluntad de Danilo, para los y las analistas su cambio de cargo podría contribuir a las acciones venideras. “No negociaba bien, no tenía método, le pasa cuenta de cobro y no tenía buena comunicación”, manifestó Mabel.

Pero ¿quién es el nuevo Alto Comisionado para la Paz?

José Otty Patiño Ormaza es oriundo de la ciudad de Buga, ubicado en el departamento del Valle del Cauca; es profesional en estudios Políticos y Resolución de Conflictos, politólogo, experto en observatorios sociales y escritor.

De acuerdo con la reseña de su perfil profesional, Otty no solo fue asesor de la Cátedra de Paz y Observatorios de la Universidad de Manizales y lleva 35 años de experiencia en la construcción de procesos de paz (entre estos,  la desaparecida guerrilla del M-19), sino que fue nombrado vocero de ese grupo para verificar el cumplimiento de los acuerdos de paz con el Gobierno Nacional.

El nuevo Comisionado también hizo parte de la Asamblea Nacional Constituyente como miembro de la Comisión Primera que discutió el tema de derechos y garantías de la actual Carta Política de 1991, se desempeñó como cofundador del Observatorio para la Paz, coordinando el programa Inteligencia para la Paz durante ocho años, y fue coautor de varios libros en materia de conflicto armado.

¿Qué implicaciones tiene para el país el cambio del Alto Comisionado?

El camino de la paz y las negociaciones con grupos al margen de la ley que estuvo a cargo del excomisionado Danilo Rueda por un año, tuvo avances en materia de negociaciones, sin embargo, también fue objeto de señalamientos, como lo expresó Carlos Camargo, defensor del Pueblo. “Es evidente una ralentización en el ritmo de ejecución y una considerable improvisación en la atención de los compromisos por parte de la nueva Administración”.

Es por eso que, la falta de implementación de la Paz Total se vio rezagada en materia de desconexión entre la estrategia de paz, las políticas de seguridad y el presunto aprovechamiento de tiempo por parte de actores armados. “La presencia de estos grupos y la relativa ausencia del Estado ha hecho que las cifras previstas como avance resulten deficitarias”, concluyó el defensor.

De acuerdo con lo anterior, la llegada de Otty Patiño y su amplia experiencia en procesos de negociación y construcción de paz, puede significar un avance tanto en la toma de decisiones como sus alcances, sin embargo, “se deben prever” posibles retrasos. “Si Otty sube a ser comisionado, hasta dónde está dispuesto a ir en procesos como el del EMC para evitar profundizar que la crisis de legitimidad llegue otra vez y que el cambio de funcionario no resuelva nada”, manifestó Ariel Ávila, senador de la república e investigador.

Y es que, de acuerdo con el senador, la Paz Total enfrenta una triple crisis que se basa en la ausencia de un marco jurídico para el sometimiento, la que enfrenta los procesos del ELN y el EMC, y la crisis de legitimidad producto de los problemas en seguridad.

Así las cosas, la designación de Otty Patiño como Alto Comisionado para la Paz ha despertado expectativas y reflexiones sobre el camino hacia la estabilidad y reconciliación en el país. Su nombramiento representa un cambio estratégico en la gestión de la paz, marcando un nuevo rumbo en las políticas para la resolución de conflictos. Se espera que su liderazgo genere un impacto significativo en el fortalecimiento de los diálogos y la construcción de consensos, elementos clave en la consolidación de la paz y la justicia social en el país.

Más Populares

¡Conócenos!

Somos una Agencia, y el medio para impulsar la transformación a través de la comunicación.

Deja una respuesta