Efímero fue el respiro de alivio de usuarios que accedieron a un beneficio brindado por entidades bancarias a inicios de la pandemia, que les congelaba las deudas para no ser reportados en centrales de riesgo. Ahora deberán pagar elevadas cuotas. 

La crisis generada por el covid-19 que estalló en marzo del año pasado en Colombia, dejó a varias personas desempleadas y por ende, sus ingresos económicos se fueron en picada. La situación económica se agudizó aún más para quienes poseían una deuda con bancos a raíz de préstamos que solicitaron mucho tiempo antes de que el virus aterrizara en el país. Por ende, muchos tuvieron que aplazar el pago de sus cuotas para responder ante otras responsabilidades de necesidad primordial. 

Dada la situación, varias entidades bancarias se dispusieron a brindar ‘alivios financieros’ con el fin de evitar que las y los usuarios fueran reportados en centrales de riesgo. Pero lo que para entonces apareció como un beneficio, resultó ser el último fragmento de tierra que enterró las finanzas de quienes, esperanzados/as, confiaron en los bancos. 

En redes sociales, las y los afectados han manifestado, que si bien es cierto, las entidades bancarias congelaron los créditos hipotecarios; posteriormente estos empezaron a cobrar intereses diferidos en meses. La injusticia generó una expresión colectiva de indignación, en la que las y los usuarios de los bancos se quejaron frente a los robos cibernéticos que se han presentado en los últimos meses, y de los alivios económicos que se brindaron durante la pandemia. 

El hashtag #NoFueUnAlivioFueUnAtraco y #ElBancoTeEstáExtorsionando, se ha posicionado en las tendencias de redes sociales, producto de mensajes de las personas que mostraron su inconformidad ante las entidades bancarias que, según expresaron, aprovecharon la pandemia para endeudar a las personas de estrato medio y bajo.

Por eso, el senador por el Polo Democrático, Wilson Arias, extendió su invitación “a una protesta ética y justa contra los bancos, a denunciar sus casos y que entre nosotros nos rodeemos frente al abuso en que están resultando los “alivios”. No puede ser que de frente roben y nada pase”.

Incluso, Arias está liderando una campaña de manifestación pacífica para que las y los ciudadanos afectados por las acciones de los bancos, expresen su inconformidad con el fin de que las entidades financieras detengan los “robos”, y brinden soluciones reales. 

Entre tanto, estos son otras de las voces de indignación que se han unido a esta campaña: 

Comunicadora social y periodista, con experiencia en prensa escrita, comunicación institucional y trabajo con comunidades vulnerables desde el enfoque de la participación política, defensa del territorio y comunicación para el cambio social.