Esta expresión artística estará disponible para el público hasta este 1 de julio en la biblioteca Germán Arciniegas, allí, a través del arte, se reflejan experiencias de mujeres con la Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE). 

La exposición ‘Mujeres imparables’ es una iniciativa de la Colectiva de acompañamiento llanera (Coalla) junto a la Mesa por la vida y la salud de las mujeres, que busca visibilizar diferentes historias y relatos de mujeres y hombres que han vivido o acompañado una experiencia de acceso o intento de acceso a una IVE en Colombia. 

A través del arte, este proyecto tiene el objetivo de hacer evidente las barreras que deben superar las mujeres para poder garantizar su derechos a decidir sobre su cuerpo. Según Alejandra Medina, directora de Coalla, ‘Mujeres imparables’, busca “visibilizar esta problemática (dificultad del acceso al IVE), cómo el sistema no reconoce que es un derecho y cómo desde la institucionalidad no lo ejecutan”, le comentó a El Cuarto Mosquetero.

La exposición también surgió porque las mujeres y hombres participantes, desean desde una perspectiva artística, llegar a otras personas generando  empatía. A esta iniciativa se han unido artistas, escritoras, escritores, columnistas, médicos y médicas. “Quienes contaron sus historias quieren reflejar que en este territorio también las mujeres abortan”, comentó Medina. 

Es por eso que, Alejandra considera que este tipo de escenarios ayudan a desmitificar este derecho al aborto y al acceso a la IVE y que las mujeres pueden sentirse seguras para buscar ayuda: “Estos espacios ayudan a que las mujeres se sientan seguras, que se informen y apropien de sus derechos”.

Además, dentro de la exposición, entran dos temas que han sido motivo de debate durante años: aborto y maternidades deseadas. En Colombia existe un reto con respecto a la salud pública que sigue tomando la maternidad como una misión social y no como elección. De ahí surge la idea de que la ley puede aplicar sobre los cuerpos de las mujeres. “Más del 90 por ciento de las mujeres latinoamericanas vivimos en países que restringen la interrupción del embarazo. Y, como consecuencia, cerca de novecientas mujeres mueren al año debido a abortos inseguros en la región”, escribió la periodista colombiana Manuela Lopera en una columna para el New York Times en 2019. 

Y aunque en Colombia, el aborto es legal desde el 2006 en: caso de violación, cuando se compromete la salud física o mental de la mujer, y cuando hay malformación en el feto; se calcula que cada año se realizan cerca de 400.000 abortos clandestinos, entre los que 93.000 terminan con complicaciones que necesitan asistencia médica y mueren cerca de setenta mujeres a causa de procedimientos en condiciones inseguras.

A raíz de que, evidentemente prohibir el aborto no evita que se siga realizando este procedimiento y que por ende sigan muriendo mujeres, es que se ha insistido, no solo en legalizarlo, sino en promover las maternidades deseadas, saludables y seguras como un derecho humano que fortalece la autonomía y la decisión de las mujeres sobre el ejercicio de su sexualidad y reproducción. De hecho, el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA), afirmó que “las mujeres tienen el derecho a decidir libremente si se desea o no tener hijos/as, cuántos y cada cuánto tenerlos, el derecho a acceder a servicios integrales en salud sexual y reproductiva para garantizar la salud materna y el ejercicio de una maternidad con un trato equitativo en la familia, en espacios educativos y en el trabajo”.

De ahí la importancia de ‘Mujeres imparables’. Alejandra está convencida de que “Las maternidades deseadas producen niños y niñas felices, mientras que algunas maternidades no deseadas son tortura. Someter a una mujer a una gestación que ella no desea es pasar sobre sus derechos fundamentales y autonomía sobre su territorio”. 

Es por eso que, siendo Coalla una organización originaria de un territorio donde el aborto y las maternidades deseadas son aun un tabú, sopesó ‘sacar estos temas del closet’. “Ha sido difícil, pues en el territorio  lo desconocían o solo lo veían desde la sentencia C-355 de 2006 (la que permite el aborto con las tres causales descritas anteriormente) y esta sentencia la mal interpretan No la desmenuzan bien y esto hace que las mujeres no estén informadas”, afirmó Medina. 

Le puede interesar: En Colombia sí es legal el aborto. ABC de la interrupción voluntaria del embarazo

Es decir, en la causal que establece que si la continuación del embarazo constituye peligro para la vida o la salud física o mental de la mujer, se recurre al concepto de la Organización Mundial de la Salud (OMS), la cual reconoce que la salud “es un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades”.

En ese sentido, para Alejandra la pedagogía sigue siendo una buena arma para empoderar a las mujeres, pues cree que la información sobre el aborto es muy ambigua y por ende, este sigue siendo criminalizado. El reto es grande y se proyecta prolongado, pero desde Coalla, existe completa convicción para mantener a flote este tipo de iniciativas. “Seguiremos acompañando y llevando información, apoyadas de nuestras aliadas como la Mesa por la vida y la salud, Oriéntame y otras más que ya nos están apoyando para lograr llegar a todos los municipios del Meta”, concluyó. 

Si quieres conocer más acerca de estas historias, no te pierdas la exposición ‘Mujeres imparables’ que estará abierta al público hasta este 1 de julio, en la biblioteca Germán Arciniegas de Villavicencio, de 8:00 a.m. a 12:00 m y de 2:00 p.m. a 6:00 p.m. 

Comunicadora social y periodista, con experiencia en prensa escrita, comunicación institucional y trabajo con comunidades vulnerables desde el enfoque de la participación política, defensa del territorio y comunicación para el cambio social.