Según Alexander Álvarez, cabildo gobernador del asentamiento indígena Iwitsulibo, el miembro de la comunidad religiosa menonita, Abraham Gloger, sentenció que le daría dinero a los paramilitares para que lo mataran. 

La Corporación Claretiana Norman Pérez Bello (CCNPB), denunció los hechos que evidenciarían el peligro que enfrenta Alexander Álvarez y su familia a causa del hostigamiento y las amenazas por parte del menonita Abraham Gloger. 

Para contextualizar: Sigue disputa con menonitas por terrenos que ancestralmente pertenecen a los indígenas en Puerto Gaitán

De acuerdo con el comunicado, el cabildo gobernador se encontró el pasado 8 de septiembre con Gloger en la finca Liviney de la vereda Cristalinas, ubicada en el municipio de Puerto Gaitán, quien le dijo “…que no siguiera molestando o trayendo más gente al territorio de Iwitsulibo, porque si no me iba a mandar a matar y que iba a dar una plata a los paramilitares para que me mataran…”.

Posteriormente, el 12 de septiembre, afirmó el líder indígena, se encontraba en La Cristalina, cuando “…recibo la llamada de mi esposa…, y me dice que Abraham está en la comunidad frente a nuestra casa con dos personas encapuchadas y con pistolas cortas preguntando por mí, y que estaba diciendo que tenían que buscarme y matarme…”, pero al no encontrarlo, estuvieron buscándolo por el territorio durante el día.

Luego, el 13 de septiembre, asegura el cabildo gobernador, recibió una llamada hacia las 3:00 p.m., de una persona desconocida que decía llamarse Juan Camilo y quien le propone un encuentro en La Florida, “que es un sitio solo y alejado, donde trabajan los Menonitas, para proponerle un ‘negocio’”. El líder indígena se negó a la cita en este lugar y le propuso la reunión en la terminal de buses de La Cristalina, pero ante la negativa del desconocido, el cabildo gobernador colgó y no contestó las llamadas que siguieron haciendo posteriormente desde ese mismo número. 

Pero la misteriosa persona no se rindió. Según relató el cabildo gobernador, del mismo número llamaron al celular de una de sus hijas, esta vez el emisor se identificó nuevamente como Juan Camilo, pero además afirmó que él es el jefe de los paramilitares “y que me iban a matar, que eso era con toda la familia”. A su hijo le sucedió algo similar, solo que en esta ocasión la persona desconocida aseguró que “…a la familia le daba tres horas para que desocuparan el territorio, que a la familia la tenían vigilada, de lo contrario nos mataban…”.

Como si fuera poco, la CCNPB, denunció que en dos ocasiones ha sido abordado un miembro de la organización, que forma parte del equipo que acompaña a Itwuitsulibo y otras comunidades indígenas y campesinas de la Altillanura, para ofrecerle dinero a cambio de que deje de defender la pretensión de las y los aborígenes de recuperar y defender el territorio ancestral que ocupan los menonitas y otras personas que quieren venderle sus tierras a este grupo religioso. “Incluso el señor Ernesto Martínez, conocido con el alias de “Cajuche” le reenvío al WhatsApp un audio donde se escucha a una persona con acento extranjero diciendo que “a los abogados que defienden a los indígenas hay que ofrecerles plata, tú sabes que contra la plata nadie puede”, dice el documento de la Corporación. 

Cabe recalcar que desde el pasado 20 de enero de 2021, las comunidades indígenas de Iwitsulibo retornaron a su territorio ancestral amparados en la medida de protección del territorio de la Agencia Nacional de Tierras (ANT). Pero, según el comunicado de la CCNPB, al día siguiente, sobre las 10:30 a.m. llegó la Policía junto a Ernesto Martínez (Cajuche), quien al parecer, ha sido visto con grupos paramilitares de Puerto Gaitán. 

Este último habría exigido al pueblo indígena el desalojo de los predios pero este mostró la documentación en la que se evidencia el trámite del proceso de Medida de Protección de Territorio Ancestral en el marco del decreto 2333 de 2014 ante la Agencia Nacional de Tierras (ANT), mediante cual, esta entidad “solicitó por medio de un auto a la alcaldía de Puerto Gaitán, la suspensión de todos los procesos policivos, e inhibirse de iniciar otros sobre estos predios”. Ante esta situación, los uniformados se retiraron a la espera de definiciones de sus superiores,  “a lo que el señor Ernesto Martínez alias “Cajuche” profirió una amenaza contra la comunidad indígena”, sin importar la presencia de la Fuerza Pública y afirmó que “si no se puede con la Policía se tendrá que hacer con otro grupo”, se aseguró en el comunicado.

Y se añadió: “Con la información aportada, que es clara, precisa, en tiempo modo y lugar, así como con los actores determinados e individualizados en la denuncia penal interpuesta, no se tenga la excusa de la Fiscalía de falta de material probatorio y se archiven las investigaciones”.

Dada la situación, el líder y gobernador del cabildo de Iwitsulibo teme por su vida, la de su familia y la comunidad indígena que representa, pues las amenazas, afirma él, son reiterativas y provienen de las mismas personas y/o grupos de personas. Es por eso que desde la CCNPB se hizo un llamado, entre varias entidades institucionales, al Ministerio de Defensa para que garantice de forma integral los derechos humanos y al territorio, a la vida y a la protección de las comunidades indígenas.

La organización también le solicitó a la ANT, y para este caso, a la Subdirección de Asuntos Étnicos, que se agilicen las etapas de las solicitudes de protección al territorio, así como la constitución de resguardos, pues la seguridad jurídica de los territorios, ayuda en la garantía de la vida e integridad de las comunidades indígenas.

Además, la CCNPB pidió a diferentes organizaciones de derechos humanos que se realice un seguimiento a la grave situación de vulneración de derechos humanos y territoriales a las comunidades indígenas en Puerto Gaitán, exigiendo del Gobierno Nacional inmediatas acciones en favor de las ya mencionadas comunidades.

Desde El Cuarto Mosquetero intentamos contactarnos con la abogada o algún representante de la comunidad religiosa menonita pero no fue posible.