Desde inicios del mes de septiembre la Unión Sindical Obrera ha venido denunciando hechos graves contra la institución y sus integrantes, como ataques y persecuciones en diferentes Subdirectivas del territorio nacional. Presentándose homicidios y amenazas al personal de la organización, robos de información, saqueo de cajas fuertes y actos de sabotaje a su labor.

El pasado sábado 10 de septiembre hacia las 8:30pm, asesinaron al dirigente de Asuntos Admirativos de la USO del municipio de Barrancabermeja, Camilo Sibares Lamprea en el parque Camilo Torres de la ciudad. El funcionario fue acribillado con arma de fuego por hombres que se movilizaban en una motocicleta, los cuales le dispararon en repetitivas ocasiones hasta causarle la muerte. Las autoridades departamentales siguen sin dar con el paradero de los autores intelectuales y materiales del hecho.

Este hecho causó indignación y temor en los integrantes de la Unión Sindical Obrera, ya que temen que una oleada de violencia, como las que han vivido en el pasado, resurja. Además, recalcaron que cuentan con muy poca protección a sus líderes e integrantes sindicales en el territorio nacional. Ante esto, “La USO vuelve a demandar del Estado que se investigue, se encuentre a los autores intelectuales y materiales de ese atentado que hoy se convierte en homicidio y sean juzgados y condenados. Esta violencia contra líderes sindicales y sociales debe detenerse”, indicó la USO en un comunicado de prensa.

Por su parte, la Defensoría del Pueblo emitió la alerta temprana 076/18, dónde manifestó que los líderes sindicales de la Unión Sindical Obrera USO a nivel nacional y Barrancabermeja, en especial sus 15 dirigentes, están en permanente riego por las actividades que desarrollan dentro de la organización.

Otros ataques que han recibido los líderes sindicales de la USO, han sido señalamientos, intimidaciones, seguimiento, hurtos de información y actos de sabotaje a su labor en la ciudad de Villavicencio, Meta. En las instalaciones de la sede principal de la oficina se cometió hurto a documentos, $7´500.000 en efectivo y un disco duro con información importante de la organización. También corrió un falso rumor, por mensajes de WhatsApp, en el que se informaba y divulgaban que habían matado a Camilo Acero, quien es el Director de Asuntos Jurídicos de la subdirectiva Meta y ha trabajado por los beneficios de la clase trabajadora de la industria petrolera en el país.

Frente al asesinato, amenazas y divulgaciones, la USO exige a las autoridades adelantar las investigaciones para dar con el paradero de los responsables y establecer un plan de acción que enfrente con toda fortaleza el ataque que se viene presentando a los integrantes de la organización.