Por: Natalia Giraldo

Las hermanas Dalma Vanessa Zabala y María José Zabala, son dos mujeres que a lo largo de su vida se han preocupado por tratar de apaciguar la inequidad del contexto social en el que habitan, generando acciones que beneficien a la comunidad que carece de oportunidades.

Dalma recuerda que no todas las veces conseguían aportes o donaciones,  porque no contaban con persona jurídica, los apoyos se quedaban entre amigos cercanos y no era muy estable su manera de trabajar. Pero tenían la pasión y la intensión de cambiar la realidad de muchas personas que no tienen las posibilidades y oportunidades que ellas tuvieron.

El enfoque de género se evidencia en el equipo de trabajo, pues la fundación está conformada por mujeres en su mayoría, solo el revisor fiscal es hombre. Durante sus años de trayectoria han tenido en claro que el trabajo social debe luchar por construir mejores oportunidades para los demás.

Su objeto social y de desarrollo tiene varios fines, entre ellos perseguir la beneficencia, la utilidad común, el mejoramiento de la calidad de vida, el servicio social, consecución y el mantenimiento de la paz.

Además de ello, nos enfocamos en los DDHH, el DIH, la educación, la cultura, el arte, el deporte, la tecnología y el desarrollo sostenible, entre otros. Todos, teniendo en cuenta el Plan de Desarrollo, los programas del sector local, municipal, regional, étnico, nacional e internacional los cuales están sujetos al plan de vida de los ciudadanos.

Para constituir lo anterior, es necesario contar con la participación del gobierno local, regional, nacional y comunidades internacionales, además de los sectores de producción, organizaciones no gubernamentales nacionales e internacionales, y sobre todo la sociedad civil en general.

“Nuestro llamado siempre será a que dejemos la indiferencia, porque muchos la han tenido” Menciona Vanesa.

Huellas Sin Fronteras es consciente de la importancia del enfoque diferencial, pues ha trabajado constantemente para que los ancianos tengan una vejez digna y para que los niños tengan un futuro estable donde no falte el apoyo institucional y más fundaciones y entidades que han venido apoyándolos sin ánimo de lucro, continúen favoreciendo a las comunidades.

Junto a El Cuarto Mosquetero, la Veeduría Mujeres Libres de Violencia y  anteriormente con el proyecto Gramalote, la Fundación ha elaboró un Mercado de las Pulgas en el barrio Villa Lorena, donde vendieron prendas en un rango de precios entre los $500 y $1.000, para recaudar dinero, entregarlo al líder del barrio y así invertirlo en materiales de construcción para edificar la caseta comunitaria; así mismo se han realizado actividades similares en otros barrios de Villavicencio, como Brisas del Guatiquía, La Lambada y Las Delicias. También han patrocinado la creación de bibliotecas con los libros que han reunido de donaciones en diferentes sectores de la ciudad.

Por otra parte, han buscando incentivar la creación de nuevos talentos haciendo charlas en colegios sobre la prevención del suicidio y la educación emocional. Han construido y proveído bibliotecas comunitarias y hace un par de años auxiliaron los desalojos e inundaciones en el barrio Villa Suarez. Asimismo, han ejecutado jornadas deportivas,  culturales, de embellecimiento en áreas deportivas y de recuperación de esos espacios.

Desde 2015, han realizado anualmente un donatón de regalos. Durante cuatro años consecutivos han realizado campañas como: “Dona una sonrisa, dona un regalo” (2015), “Revivamos la magia de la navidad” (2016), “Llenemos de alegría la navidad de los niños y niñas más desfavorecidos” (2018), “Que ningún niño se quede sin juguete” (2019).

La fundación califica estos eventos como actos que Iluminan corazones, allí cada persona desde lo individual llena de alegría la navidad de las personas que más lo necesitaran

Sin embargo, para la campaña de 2020 en el marco de un año con inestabilidad económica y una pandemia mundial en el medio, se han buscado alianzas y articulaciones para facilitar la entrega de regalos. Para ello la Veeduría de Mujeres Libres de Violencia, la Fundación Ingeniar Talentos y El Cuarto Mosquetero se han juntado para lograr un alance más amplio y llegar a más niños.

Este año se cambió la planificación de la donatón. Las redes sociales cumplieron una gran función, pues se realizó una gira de medios para difundir el evento y que apoyaran la causa. Los regalos se recogieron a través de la estrategia Villavo Cómica donde algunos comediantes de la ciudad se presentaban y el cover era un regalo.

Se recogieron alrededor de 350 regalos durante el plazo de convocatoria que cerró el 15 de diciembre. No obstante, se siguen aceptando obsequios para llevar a los sectores de Villa Lorena, Parcelas del Progreso, Pinilla, 13 de Mayo, San Antonio, Nueva Colombia. Además de a la Fundación Llano Amor y a los vendedores ambulantes de la ciudad. El 21 de diciembre al jueves 24 de diciembre en la mañana, iniciará la entrega de regalos a bebes, niños y niñas hasta los 12 años.

La metodología es comunitaria, pues el líder o lideresa comunal es quien realiza la convocatoria de novenas del sector, una vez esto se concrete, prosigue la elaboración de refrigerios, la entrega de regalos, y el acompañamiento de artistas locales que apoyaran con la recreación de las novenas.

“A veces no nos damos cuenta que con el simple acto de donar una ropa que ya no usamos o con donar un juguete, podemos cambiar la vida de otra persona, porque no solamente ayudamos a la comunidad sino al medio ambiente, dando una segunda vida a ese tipo de cosas, creando una red de consumo más responsable con la naturaleza y la realidad que está viviendo el mundo. Nuestro lema es tener el corazón dispuesto a ayudar a otra persona.” Comentó Vanessa.