Desde principio de 2020 empezamos a escribir sobre las constantes violaciones de derechos humanos que acontecían en la región del Guayabero, luego, a través de una articulación con el medio de comunicación comunitario Voces del Guayabero y con apoyo de Fondo Lunaria pudimos adentrarnos a las veredas que componen ésta región y que suelen quedar a más de 10 horas de camino desde Villavicencio.

Durante el 2021 y con apoyo de la beca “Comunicación y territorios” que nos ganamos con el Ministerio de Cultura pudimos iniciar la primera escuela itinerante de comunicación campesina que se llevó a cabo en la vereda Nueva Colombia y que fue impartida por Lina Álvarez y Cristian Sánchez. Allí participaron niños. niñas, jóvenes y población adulta de diferentes veredas quienes se dieron cita por alrededor de cuatro días aprendiendo sobre radio, prensa escrita, producción audiovisual y fotografía en torno a su territorio, tradiciones orales y memoria histórica.

Habíamos viajado toda la noche desde Villavicencio y a primera hora cogimos camino hasta la vereda Puerto Nuevo, donde don Ronald nos recogió en su canoa para llevarnos hasta Nueva Colombia con los materiales y mercado listo para adelantar la escuela sin contratiempos. Por algún error de comunicación, la madrugada no había servido de mucho, ya que, hasta en horas de la tarde cuando habían llegado las y los participantes iniciamos el proceso formativo. Ese día trabajamos ejercicios de expresión oral, improvisación y de rompiendo el hielo, lo que permitió que pudieran vencer la timidez y animarse a hacer cada uno de los ejercicios. Esa noche bautizaron el programa radial que estaríamos adelantando durante varios días, como “Voces del atardecer” y quedamos de vernos a las 7:00 a.m del siguiente día para aprovechar las horas que no habíamos podido reunirnos. Terminamos el taller un poco después de las 8:00 p.m. y todas y todos nos fuimos a descansar.

Los próximos días estaríamos adelantando ejercicios de cartografía social donde identificaron sus sueños, miedos, iniciativas productivas, obstáculos y avances en su territorio, lo expusieron como las personas expertas que son en su territorio frente a la cámara -productos que luego les estaremos compartiendo- y luego empezamos a adentrarnos en el mundo de la radio. Las y los participantes crearon podcast sobre los mitos y leyendas de su región, adelantaron programas de radio hablando sobre qué es ser mujer en el Guayabero, sobre porqué deben cultivar coca para subsistir, sobre proyectos productivos, sobre lo que representa vivir en zonas de Parques Nacionales Naturales, entre otros temas que consideraron importantes y que posteriormente estarían construyendo en formato auviosual, mientras recogían entrevistas por todo el caserío. Cerramos la escuela con una noche de fogata, donde la comunidad también se unió a tomar canelazo y asar masmelos durante varias horas.

En la escuela no importó la edad, todas y todos querían aprender por igual y luego lo estarían poniendo en práctica cuando días después entraron en paro por violaciones de derechos humanos a los que estaban siendo sometidos como campesinos/as. Sobre el medio día del domingo don Ronald nos llevó nuevamente en su canoa hasta Puerto Nuevo donde nos estaba esperando nuestro transporte y así hasta la madrugada del lunes duramos viajando hasta llegar nuevamente a nuestro hogar, Villavicencio. La segunda escuela quedó programada para el mes de diciembre del 2021 en la vereda Puerto Cachicamo, sobre el cómo nos fue te habalremos muy pronto.

#ElCuartoMosquetero #PorUnaComunicaciónTransformadora

Comunicadora Social y Periodista. Especialista en Políticas Públicas para la Igualdad en América Latina. Fundadora del colectivo y medio de comunicación alternativo El Cuarto Mosquetero. Desde la comunicación trabaja los temas de género, paz y ambiente.