Frente al ICBF CAIVAS, ubicado en el barrio Barzal de Villavicencio, se realizó un plantón por parte de la familia de Alfred Nicolás Cárdenas Mikulic de 5 años y María Paula Cárdenas Mikulic de 8, quienes desde hace un año están a cargo de esta entidad, a pesar de que constantemente se ha pedido la restitución de los menores a su hogar.

Diana Mikulic, trabajaba en una constructora en Bogotá el año pasado, con el fin de que el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar – ICBF de Villavicencio le devolviera la potestad de sus hijo e hija, Alfred Nicolás Cárdenas Mikulic de 5 años y María Paula Cárdenas Mikulic de 8. Sin embargo, la entidad no accedió. 

Poco después se radicó en la capital del Meta y luego de un mes, exactamente el 26 de febrero del 202, consiguió un trabajo estable en el Frigorífico Ganadero FRIOGAN S.A, con el fin de demostrarle al ICBF su interés por el reintegro de sus infantes. No obstante, la entidad, le exigió cambiar de vivienda dado que actualmente vive en un apartaestudio y los menores deben tener habitación propia. 

La situación se remonta al 5 de agosto del 2019, cuando según Diana, el ICBF se llevó a los niños, que estaban a cargo del padre. La entidad argumentó que había recibido denuncias anónimas de presunto abuso sexual a la niña por parte del progenitor. Esta versión fue refutada por Carlos Cárdenas, papá de los menores: “Mi niña, delante de los funcionarios y la psicóloga del Instituto Colombiano, lo negó. Hechos que también la Fiscalía, el 29 de octubre del 2019, descartó”.

A la madre le notificó una fuente anónima semanas antes, el 23 de septiembre del 2019, que a los infantes los iban a declarar en adopción. “Desde entonces, yo estoy realizando la gestión del reintegro de mis hijos, en donde el ICBF me ha puesto miles de trabas para no entregarlos”, aseguró Mikulic.

Casi un año después, el 19 de noviembre del 2020, Diana se enteró que su hija se encuentra en una clínica psiquiátrica desde el 2 de octubre del presente año, por motivos de presunto abuso sexual dentro de las instalaciones del ICBF. “El motivo por el cual mi niña tiene una crisis, se supone, que fue un abuso sexual realizado dentro de la institución de Bienestar Familiar, es lo que tratamos de que nos aclaren”, aseveró el papá de los infantes. Por su parte, el niño se encuentra bajo el cuidado de una mamá sustituta. 

Dada esta situación, Diana y Carlos, junto a otros familiares, realizaron un plantón frente a las instalaciones del ICBF CAIVAS, ubicado en el barrio Barzal, a partir de las 2:00 p.m. el pasado 23 de noviembre.

Desde El Cuarto Mosquetero, dialogamos con el padre de los infantes, Carlos Cárdenas, quien comentó desde su perspectiva, la situación por la que están pasando sus hijos.

A Carlos le argumentaron que aunque ya la Fiscalía le exoneró de los cargos de presunto abuso sexual, es el ICBF el que está a cargo de realizar la restitución de los menores a su hogar, proceso en el que lleva alrededor de 15 meses. Según él, los menores están aislados y no se les permite visitas, “Tampoco nos dejan hablar con ellos por videollamada” mencionó.

La familia continúa a la espera de que los infantes vuelvan a estar bajo el cuidado de sus padres y aseguraron que seguirán haciendo todas las gestiones que sean necesarias para que regresen al seno de su hogar.

Comunicadora social y periodista, con experiencia en prensa escrita, comunicación institucional y trabajo con comunidades vulnerables desde el enfoque de la participación política, defensa del territorio y comunicación para el cambio social.