La comunidad que vive a los alrededores de la base militar Luis Francisco Gómez Niño, denunció que el pasado jueves, 25 de junio, cinco detonaciones alteraron la tranquilidad que usualmente se percibe en la zona.

Desde la 10:00 de la mañana, las y los habitantes de las veredas cercanas a las instalaciones militares, aseguraron sentir fuertes sacudidas en el suelo, por lo que inicialmente pensaron que se trataba de un temblor, pero aquel agite duraba unos segundos y luego volvía a repetirse unas cuantas horas después, por lo que descartaron la primera teoría.

“Es como si hubiera una detonación bajo la tierra, porque el sonido nunca existió, solo la vibración y el estruendo. Es difícil de explicar si no se ha vivido pero es como cuando detonan cargas en una mina”, señaló Israel Velásquez, quien vive cerca de la Universidad de los Llanos – Unillanos, sede Barcelona, la cual a su vez, se ubica a 10 minutos de la base militar de Apiay.

De igual manera, las y los estudiantes que han estado acampando en la sede Barcelona de la Unillanos, para protestar exigiendo garantías que les permitan continuar con sus estudios, afirmaron que también sintieron los temblores y que temen ser señalados, -dado el estigma de vandalismo que existe hacia quienes estudian en universidades públicas- como los autores de lo que calificaron como cargas explosivas, pues su manifestación ha sido completamente pacífica.

Asimismo, el reconocido periodista, Gabriel Parrado, quién vive cerca al sector, aseguró haber sentido las frecuentes sacudidas. En total fueron cinco detonaciones, la última se sintió hacia las 4:00 de la tarde.

Parrado comentó que usualmente, este tipo de acciones corresponden a prácticas de manipulación de objetos explosivos por parte del Ejército. Sin embargo, para llevar a cabo las detonaciones, la institución debe realizar una previa socialización con la comunidad, para no generar pánico.

Por su parte, Velásquez señaló que intentó contactarse con la Policía pero está argumentó no saber lo que sucedía. De igual manera, este medio intentó contactarse con el Ejército Nacional para conocer su versión pero no hubo respuesta.

Comunicadora social y periodista, con experiencia en prensa escrita, comunicación institucional y trabajo con comunidades vulnerables desde el enfoque de la participación política, defensa del territorio y comunicación para el cambio social.