Rigoberto Cabanzo Arévalo y María Dorfenis López Cordón, fueron atacados con arma de fuego. La mujer falleció inmediatamente mientras que el hombre quedó herido. 

A través de una denuncia pública, la Corporación Claretiana Norman Pérez Bello (CCNPB), dio a conocer que el pasado 29 de agosto, sobre las 7:00 de la noche, Rigoberto Cabanzo Arévalo y su esposa María Dorfenis López Cordón, se desplazaban por la vía que del casco urbano de El Castillo conduce a la vereda Caño Lindo. Cuando pasaban por el puente del río Yamanes, fueron interceptados por hombres armados que les dispararon, causando la muerte inmediata de la mujer, de 38 años de edad y dejando herido a su esposo.

Ambos pertenecían a la Junta de Acción Comunal (JAC) de la vereda Caño Lindo, donde Rigoberto se desempeña como vicepresidente. Además, los dos están afiliados del Sindicato de Trabajadores Agrícolas Independientes del Meta (Sintragrim). 

Cabe recalcar que, según la CCNPB, Cabanzo, fue víctima de un presunto montaje judicial “para culparlo de formar parte de una estructura del ELN que operaba en este territorio”. Sin embargo, la acusación no ha resultado convincente entre las y los habitantes del municipio, pues allí nunca se ha visto presencia de ese grupo armado. Por eso, en este momento el líder se encuentra cumpliendo prisión domiciliaria y solo puede desplazarse a El Castillo.

Además, el 13 de septiembre de 2020, en la vereda Caño Claro, fue asesinado en su casa el presidente de la JAC de esta zona, Ramón Montejo. Luego, los mismos sicarios se dirigieron hasta la vivienda de Simón Ochoa, quien también fue ultimado. Hasta el momento la justicia no ha dado con los responsables de estos hechos.

Dada la situación, la CCNPB, solicitó a las diferentes entidades competentes, que se garantice de forma integral los derechos fundamentales y el derecho a la vida; así como también, desarmar y perseguir a los grupos armados ilegales que existan o se estén organizando en la zona.

Según Indepaz, con María Dorfenis, serían 114 los líderes y defensores de derechos humanos asesinados en 2021 y 1.229 desde la firma del Acuerdo de Paz.

Comunicadora social y periodista, con experiencia en prensa escrita, comunicación institucional y trabajo con comunidades vulnerables desde el enfoque de la participación política, defensa del territorio y comunicación para el cambio social.