Denuncian afectación ambiental en la “Laguna Vieja” de la vereda Buenavista de Villavicencio

La vereda Buenavista hace parte del corregimiento dos de Villavicencio. Este territorio, con gran potencial agrícola y ecoturístico, está sufriendo hoy daños ambientales. 

A principios del siglo XX, antes de ser vereda, Buenavista se constituyó como una hacienda. El escritor Luis Gutiérrez Parrado, en su libro, “Breve historia de Villavicencio, a inicios del siglo XX”, explicaba que en esta zona se sembró caña de azúcar con muy buenos resultados “ya que se obtuvo panela de buena calidad, la cual abastecía al pueblo y se expendía también para las caucherías del Vaupés y Vichada”. Alrededor de 1915, la industria del caucho decayó y tres años después la tierra se esterilizó obligando a los cultivadores a dedicarse a la ganadería y la siembra de pastos. 

Luego, entre 1920 y 1930, con la llegada de algunas familias provenientes de Cundinamarca, Buenavista pasó a ser una vereda y posteriormente a convertirse en la entrada a Villavicencio y a la intendencia del Meta con la terminación de la en ese momento, llamada Vía Nacional del Oriente. Esto generó cambios en las dinámicas demográficas y socioeconómicas de Villavicencio, y por ende, de la vereda. 

Este breve recuento histórico trata de evidenciar que, aunque actualmente la vereda ya no es el ingreso principal a la capital del Meta, no se ha salvado de las afecciones de la modernidad y la sobrepoblación. Este territorio, alabado desde mucho antes de constituirse como hacienda por el espléndido panorama que brinda a sus espectadores de los Llanos Orientales, ha venido sufriendo daños ambientales. 

La comunidad de la zona, se contactó con El Cuarto Mosquetero para denunciar el riesgo en el que se encuentra Laguna Vieja, un espejo de agua que se ubica al margen  izquierdo del sendero de la vereda, poco después de cruzar la iglesia católica Monte Tabor. 

Tuberías de aguas residuales que dan a Laguna Vieja.
Foto: Comunidad de Buenavista

“El atentado viene desde hace muchos años, desde que empezaran a invadir sus rondas, a echarle las alcantarillas (…) cuanto mugre han podido”, mencionó uno de los denunciantes, quien agregó que recientemente, la laguna se desbordó arrojando sus peces debido a la ausencia del área de expansión que tenía hacía la Piedra del Amor cuando se llenaba, pero a esa zona “le han echado relleno para secar y construir sobre esa parte y la lagunita no puede expandirse y esa carga para ella es imposible”, sobretodo durante la temporada invernal. 

Según las y los denunciantes, el área que rodea la laguna se ha reducido considerablemente, dado que las casas vecinas han expandido sus patios hasta el margen de esta. “El nivel de aguas también ha disminuido, de igual forma, notamos que la laguna está recibiendo actualmente aguas residuales y hemos escuchado de la comunidad que existen intenciones de desecarla”, aseveraron. 

Las y los denunciantes ya han radicado derechos de petición ante la Secretaría de Medio Ambiente de Villavicencio y Cormacarena, para que, como autoridades ambientales, velen por la protección de este ecosistema e intervengan para detener y corregir los problemas expuestos, “mediante la delimitación y otras acciones a que haya lugar”.

Asimismo, la comunidad pidió implementar un plan de acciones pedagógicas con las y los habitantes de la vereda “para fortalecer los valores de apropiación social con la montaña y el medio ambiente”. 

Cabe recalcar que una de las actividades económicas que actualmente predomina en la vereda Buenavista es el turismo, gracias a sus paisajes, sus miradores y su variada biodiversidad, lo que atrae a caminantes y deportistas. Por esta razón, se hace de carácter urgente, la intervención de la zona, pues según la comunidad, podría decaer su potencial turístico. 

Más Populares

¡Conócenos!

Somos una Agencia, y el medio para impulsar la transformación a través de la comunicación.