Damaris Angelica Bejarano, es una mujer casada y madre de dos varones, uno a puertas de convertirse en ingenieros de sistemas certificado y otro cursando sus estudios de bachillerato. Nacida en Villavicencio, dice portar con orgullo sus raíces llaneras.

Es administradora de empresas de profesión, especializada en alta gerencia. Actualmente trabaja para la Corporación Universitaria del Meta y la escuela Eduardo Cuevas como docente en áreas como estadística. Damaris también maneja una oficina de asesoría en la parte alta de San Benito, con un espacio de coworking de contaduría, derecho, administración, hotelería y turismo, y publicidad y mercadeo.

“De la crisis nace la oportunidad”, esas palabras de Albert Einstein fueron las adecuadas para Damaris cuando estando desempleada, se vio en un momento de crisis. Fue así que decidió ocupar su tiempo libre, además del quehacer hogareño, en nutrir y pintar con un poco de verde natural el patio de su casa con diferentes tipos de plantas. Primero empezó con aromática, luego vio la posibilidad de sembrar semillas tomate, limonaria, entre otras, hasta conseguir una extensa huerta casera que ha garantizado la soberanía alimentaria de su familia.

Siendo su esposo un funcionario del Estado y ella una apasionada de la actividad de huertas urbanas, se plantearon la posibilidad de empezar a trabajar con comunidades en el Meta, inspirando a las familias de los municipios a implementar sus propias huertas caseras. De esta manera, el proyecto nace desde el hogar y se implementa en una institución gubernamental beneficiando a 695 familias en el departamento, es decir, 4.170 personas.

De este proyecto, Damaris resalta algunas “experiencias exitosas”, que se han convertido en un factor económico para las personas desde sus hogares como la de Daniel Paternina en el municipio de Puerto Gaitán, quien tiene en su patio trasero una huerta la cual le permite garantizar su alimentación y comercializar algunos productos para su comunidad. En la urbanización La Madrid, de Villavicencio, Óscar Soto tiene un vivero, del cual distribuye verduras para sus vecinos. También, Gina Suárez, estableció un emprendimiento vendiendo plántulas de aromática sembradas desde su casa.

Este proyecto ha tenido tal trascendencia, que Damaris tuvo la oportunidad de participar como oradora en el Women Economic Forum en Egipto, siendo galardonada con el premio “Mujer icónica haciendo un mundo mejor por todos y para todos”. También la Asamblea Departamental ha reconocido su trabajo por el importante aporte que le hace a la región, con la condecoración «Orden a la Democracia Lanza Llanera».

A raíz de su galardón internacional, un canal español le invitó a realizar una charla para inspirar a las mujeres a replicar su experiencia haciendo agricultura desde el hogar, lo cual ella le llama “Del patio a la cocina”.

A partir de la academia, Damaris quiere seguir replicando sus conocimientos y buscar apoyo internacional para llegar a más comunidades del departamento, con el fin de lograr que las personas garanticen su soberanía alimentaria desde el hogar para disfrutar de productos totalmente naturales en sus mesas junto a sus familias.

En la agricultura urbana, Damaris encuentra beneficios como economía, disminución del valor de la canasta familiar y además, en el caso de comercialización, se genera un ingreso adicional a los hogares. También, cuando las plántulas crecen, ayudan a disminuir el calentamiento global. Según Damaris, estudios científicos han revelado que una casa que cuenta con diferentes tipos de plantas es mucho más fresca que las construcciones sin naturaleza.

Con la pandemia generada por el Covid-19, la empresaria ha confirmado que la agricultura urbana juega un papel importante en la vida de las personas, sobretodo en el contexto colombiano, teniendo en cuenta que el 48 por ciento de la población trabaja en la informalidad. Las actividades derivadas de este tipo de labor, generan un sustento diario, lo que en medio del confinamiento, es difícil conseguir y que las huertas urbanas podrían suplir.

Comunicadora social y periodista, con experiencia en prensa escrita, comunicación institucional y trabajo con comunidades vulnerables desde el enfoque de la participación política, defensa del territorio y comunicación para el cambio social.