Angie Lorena Torres, de 28 años, falleció tras recibir dos disparos con el arma de fuego que sostenía su cónyuge, en el municipio de Lejanías. Según la Asociación de Mujeres del Meta, el departamento ocupa el quinto puesto entre los lugares en los que las féminas más sufren violencias basadas en género. 

En el 2020, desde la Veeduría Mujeres Libres de Violencia, se declaró que el Meta estaba en alerta roja ante la cifra de feminicidios que se registraron. Leidy Tatiana Ocampo, Katherine Nova, Diana Ortiz, Natalia Fernández y Yolima Vargas, son solo algunas de las víctimas de este flagelo presentadas el año pasado. 

El panorama para este año que apenas inicia no se muestra alentador. El pasado 23 de enero, en la finca de la inspección Cacayal del municipio de Lejanías, Angie Lorena Torres, de 28 años, fue asesinada por su esposo, Eduardo Andrés González, de 30 años, quien le propinó dos disparos con arma de fuego tras una discusión. 

Según las autoridades, “entre las piernas del sujeto se encontró una escopeta artesanal, el hombre por problemas maritales le dispara a su pareja y luego atenta contra sí mismo”. Cabe recalcar que el feminicidio, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, responde al asesinato de mujeres como resultado extremo de violencias basadas en género y, comprende las muertes de mujeres a manos de sus parejas, ex parejas o familiares, asesinadas por acosadores, agresores sexuales y/o violadores. Por lo tanto, se entiende que la muerte de Angie Lorena no fue ocasionada por problemas maritales, sino por el feminicida en cuestión. 

Los cuerpos sin vida de Angie Lorena y Eduardo Andrés, fueron encontrados por la Policía en su vivienda e hicieron el respectivo levantamiento. Los fallecidos dejan un niño menor de cuatro años y una niña de 14. Con respecto a este caso, la Alcaldía de Lejanías ha estado realizando campañas de sensibilización contra las violencias basadas en género, socializando los actos que son considerados abuso hacia las mujeres y la línea de contacto a la que se pueden comunicar tras una situación de violencia: 321 264 5225, la cual está habilitada las 24 horas del día.

Sin embargo, algunos habitantes del municipio han mostrado su inconformidad ante la atención que se brindó en la Comisaría de Lejanías durante el 2020. La administración municipal afirmó que para este año ya está disponible esta dependencia, ante la cual se podrán presentar denuncias con el fin de realizar el respectivo procedimiento y evitar que crezca la cifra de víctimas por feminicidio.

Para octubre del 2020, el Observatorio Colombiano de las Mujeres ubicó al Meta en el quinto lugar con mayor violencia contra las mujeres. Las cifras recolectadas por la entidad hasta el mes de agosto, muestran que se ha presentado un incremento del 11,3 por ciento en violencia intrafamiliar. Además, en la línea 155 se evidenció un incremento de más del 140 por ciento de llamadas denunciando estos hechos, dado el confinamiento obligatorio ordenado por el Gobierno Nacional para evitar la propagación del covid-19. Intentamos contactarnos con la Secretaría de Mujer de la Gobernación del Meta, pero no obtuvimos respuesta. 

María José Zabala, abogada de la Veeduría Mujeres Libres de Violencia, comentó a este medio que en diferentes ocasiones, desde la organización se ha realizado un llamado de atención a las instituciones y en este caso, a la Secretaría de la Mujer Departamental, “para que trabajen en la prevención de las violencias basadas en género y de feminicidios, no puede ser que estemos en el primer mes del año y el panorama sea tan desalentador para nosotras las mujeres”. 

La abogada afirmó que el trabajo en los municipios debe ser arduo para que las mujeres tengan confianza en las instituciones a la hora de denunciar; que se les preste un servicio óptimo y brindar garantías para salvaguardar la integridad y vida de cada mujer víctima. “Además hay que trabajar para que  esto no se siga naturalizando y nuestra vida no esté a merced de las parejas sentimentales”, concluyó.

Comunicadora social y periodista, con experiencia en prensa escrita, comunicación institucional y trabajo con comunidades vulnerables desde el enfoque de la participación política, defensa del territorio y comunicación para el cambio social.