Luis María Aya Vidal, sería uno de los hombres más veteranos del país pues el pasado 28 de octubre celebró su cumpleaños números 101 junto a sus hijos, nietos, biznietos y dos tataranietos.

En la cedula de Luis María Aya Vidal, figura que nació un 28 de octubre de 1916 en el municipio de Cáqueza, Cundinamarca. El hombre llegó a la capital del Meta cuándo tenía 25 años de edad, él recuerda que en ese entonces, Villavicencio estaba conformado por unas cuantas casas hechas con paredes de barro y teja de zinc.

El veterano trabajó toda su vida en el campo y se casó con Ana Lucía Clavijo, quien falleció hace tres años, cuando tenía 89. Ambos compraron una finca en la vereda La Vigía, ubicada en la vía a Puerto López.

Allí construyeron su hogar y tuvieron cuatro hijos, la mayor es Oliva Aya Clavijo, luego están Jorge Tulio, José Ignacio y el menor, Miguel Ángel. Actualmente Luis María tiene 14 nietos, 16 biznietos y dos tataranietos.

El hombre se autodenomina como un conservador autentico y de toda la vida. Prestó servicio militar en la escuela de Infantería de Bogotá en la Guardia Presidencial. El peso de los años no es ningún impedimento para él, pues a su edad, aun sube a los árboles para bajar mamoncillos, naranjas, limones, los cuales vende luego a los visitantes de un reconocido club del sector donde vive.

Luis María también se desplaza sólo hasta la plaza de San Isidro para comercializar su cosecha, se manda a peluquear y hace mercado sin problema alguno. Es un hombre lleno de vitalidad, trabajador y honesto, que dedicó su vida al trabajo del campo y a sacar adelante su familia.

A su edad dorada dice que el secreto de la prolongación de su vida aparte de la buena alimentación, está en ser agradecido con Dios, pues es muy entregado a él y le gusta orar por las mañanas antes de tomar café observando el panorama que por décadas le ha acogido, en compañía de sus cuatro perros, los cuales son sus fieles amigos. Apoyado en su bastón, se dedica a recorrer la casa que fue, es y será el escenario de gran parte de su vida.

Comunicadora social y periodista, con experiencia en prensa escrita, comunicación institucional y trabajo con comunidades vulnerables desde el enfoque de la participación política, defensa del territorio y comunicación para el cambio social.