El suceso fue reportado a través de redes sociales, “Simón” fue atacado con una sustancia letalmente agresiva. Animalistas exigen que se investigue el crimen. 

La inseguridad e incertidumbre son los aspectos que suelen inundar la agenda mediática. Diariamente el mundo es sacudido por hechos dramáticos que generan preocupación e indignación colectiva. 

Uno de esos hechos, es el maltrato animal, considerado un delito en Colombia y muchas otras partes del mundo y definido como un comportamiento irracional de una persona hacia uno de estos seres con el objetivo de causarle sufrimiento, estrés o, incluso, llevarlo a la muerte.

En Villavicencio se presentó recientemente un hecho de este tipo en contra de Simón, la mascota de una familia humilde del barrio Ciudad Porfía. El crimen fue denunciado a través de redes sociales por la animalista Melek Chávez, quien en su publicación posteó imágenes sensibles del estado en el quedó el canino luego de ser atacado con un ácido que le quemó parte de la piel. 

Melek Chávez comentó a este medio que gracias al trabajo que ha realizado como animalista, fue contactada por la dueña del perro, quien trabaja en un restaurante. Según su relato, Simón salió de la casa a través de las rejas y permaneció extraviado por varias horas. La familia lo buscó insistentemente sin éxito. 

Hacia la 1:30 de la madrugada, el perro regresó por sí solo a su casa ahogado en llanto y con quemaduras severas que iban desde la parte ventral hasta el dorso de la cola, inicialmente se pensó que había sido atacado con gasolina o atropellado por un carro pero al día siguiente, luego de ser llevado a la veterinaria, se conoció que había sido rociado con ácido. 

El tratamiento del canino es costoso y puede tardar hasta un año, es por eso que la dueña del perro buscó ayuda de Chávez, quien junto a otros animalistas, ha conseguido apoyo y recursos de varias personas para que Simón reciba la atención médica requerida. Actualmente el perro se está recuperando satisfactoriamente.

Por otro lado, los animalistas exigieron a las autoridades a investigar este caso y hallar al culpable.

Según el portal Animaturalis, la violencia es “un acto intencional que puede ser único o recurrente y cíclico, dirigido a dominar, controlar, agredir o lastimar a otros. Casi siempre es ejercida por las personas de mayor jerarquía, es decir, las que tienen el poder en una relación, pero también se puede ejercer sobre objetos, animales o contra sí mismo”.

En datos, hasta agosto de 2019 el Instituto de Protección y Bienestar Animal (Observatorio Distrital, 2019) había atendido 3.289 animales que sufrieron algún tipo de violencia.

Según el portal Club de Mascotas, actualmente no se tiene un perfil definido de quienes perpetran el maltrato animal en Colombia, pero lo que sí se sabe es que cada año se presentan más de 100 mil casos de abuso. Las víctimas en su mayoría corresponden a los perros, según RCN. 

Cabe recalcar que según el artículo de la Ley No. 1774 del 2016, “Los animales como seres sintientes no son cosas, recibirán especial protección contra el sufrimiento y el dolor, en especial, el causado directa o indirectamente por los humanos”, en el documento también se establece un procedimiento sancionatorio de carácter policivo y judicial para los que cometan este delito, por lo que en caso de presenciar un caso de maltrato animal, puede denunciarlo a la línea 123, la Policía Nacional o la Fiscalía.

Comunicadora social y periodista, con experiencia en prensa escrita, comunicación institucional y trabajo con comunidades vulnerables desde el enfoque de la participación política, defensa del territorio y comunicación para el cambio social.