Grupo Impulso es una iniciativa que nació para apoyar la construcción de los Programas de Desarrollo con Enfoque Territorial – PDET, en los departamentos del Meta y Guaviare. Estos programas se dan a nivel subregional para la transformación integral del ámbito rural a 10 años a través del cual se ponen en marcha con mayor celeridad los instrumentos de la Reforma Rural Integral en los territorios más afectados por el conflicto armado, la pobreza, las economías ilícitas y la debilidad institucional. El encuentro transcurrió entre socializaciones, charlas y valiosos aportes de parte de cada uno de las y los asistentes. 

Uno de los puntos más importantes de la reunión, fue el expuesto por Claudia Patricia Martínez Anzola, coordinadora de la subregión Macarena – Guaviare de la Agencia de Renovación del Territorio – ART. Se trata de la Hoja de Ruta, una herramienta contemplada en el Artículo 281 del Plan de Desarrollo Nacional, que busca articular los instrumentos de planeación derivados del Acuerdo de Paz con los planes y programas sectoriales y territoriales, así como los diferentes mecanismos de financiación y ejecución, aplicados para los 170 municipios priorizados por el PDET. 

La fase inicial de la Hoja de Ruta se da en los 16 PDET construidos con más de 220 mil participantes en dimensiones veredales, municipales y subregionales a través de la ART, la cual llegó a más de 11 mil veredas para dialogar con las comunidades e invitarlas a soñarse su territorio a futuro, buscando alejar el flagelo de la violencia y la pobreza. De allí salieron 32.808 iniciativas en los 170 municipios priorizados dentro de 19 departamentos en todo el país. En la subregión de la Macarena – Guaviare, se lograron firmar 12 Pactos Municipales para la Transformación Regional y un Plan de Acción para la Transformación Regional. Asimismo, se edificaron 1806 iniciativas en 12 municipios. 

Proceso de implemetación de iniciativas de los PDET.
Figura tomada de exposición de la Hoja de Ruta de Claudia Martínez.

En la figura anterior, se muestra un conjunto de aspectos y pasos a seguir para la implementación de los PDET. La corneta, en la parte más amplia de su circunferencia muestra las iniciativas compactadas en las reuniones con las comunidades en la fase inicial con la ART. Posteriormente, se pasa a los Escenarios Meta, que permiten aproximar la imagen a la que se espera llegar con las subregiones en un plazo de 15 años dependiendo de la potencialidad de la región, llevando un control y seguimiento a las metas trazadas.

Luego, se ve la etapa de Multicriterio, que permite ordenar bajo una visión estratégica las iniciativas que surgieron durante el proceso participativo en los municipios PDET, con el fin de ordenarlas de acuerdo a su importancia para el desarrollo de la subregión.    

Finalmente, se podrán medir las metas propuestas a corto, mediano o largo plazo dependiendo del tiempo de desarrollo que requiera cada una. En este proceso, al igual que ocurrió con los PDET, las comunidades seguirán siendo las protagonistas. Además, la Hoja de Ruta traspasa los límites contemplados en los ocho pilares que orientan la formulación de los Planes de Acción para la Transformación Regional y alrededor de los cuales se concentran los procesos de planeación participativa de los PDET, permitiendo impactar en mayor nivel a las comunidades, y logrando una reparación colectiva exitosa.

Nora Vélez, fue la segunda en exponer, dando a conocer el documento hecho junto a la Cooperación Alemana GIZ, “Consolidación de las capacidades de UNIMINUTO para la inclusión de medidas del Programa de Desarrollo con Enfoque Territorial –PDET- en los Planes de Desarrollo territorial 2020-2023”, donde se comparten algunas lecciones aprendidas y recomendaciones del proceso adelantado dentro de un proyecto llevado a cabo con la participación de distintos cooperantes internacionales, entes territoriales e instituciones a nivel nacional, subnacional y local, la academia, y actores sociales de los municipios PDET, desde el segundo semestre del 2019 hasta la fecha. 

El proyecto busca apoyar la implementación de los PDET de la Subregión Macarena – Guaviare. Gracias a esta experiencia, se conformaron tres espacios de encuentro enfocados en la construcción de paz: El primero, el ya mencionado Grupo Impulso conformado por diversas agencias de cooperación internacional, iglesia, gobernación del Meta, la OACP y la ART para acompañar a ésta última, en la formulación de los PDET y, posteriormente en su implementación. El segundo es el Grupo Interdisciplinario y lo conforman directivas de las funciones sustantivas de la Vicerrectoría Regional Orinoquía, coordinadores de programas académicos, docentes y estudiantes con la intención de aportar a la construcción de paz y la convivencia. El tercero es la Red de Universidades del Meta por la Paz, REDUMPAZ, de la MERUM, cuyo propósito es ser “gestora de conocimientos y cambios en la construcción de paz territorial, articulando acciones académicas, dinamizando procesos de innovación social, ciencia y tecnología, formación humana, ética-política, de responsabilidad social; trabajando sinérgicamente con los diferentes actores de la sociedad civil e instituciones presentes en el territorio; manteniendo viva la memoria histórica, desde las complejidades sociales, económicas y culturales de la región”. 

Algunos de los logros destacados fueron el trabajo de los nodos del Grupo Motor (conjunto de trabajadores de la ART que apoyaba el diagnóstico y visión de los PDET en los territorios), con el equipo de la mayoría de alcaldías del Meta, la priorización de iniciativas para incluir dentro de las propuestas de formulación de los diferentes Planes de Desarrollo Municipal. Asimismo, mencionó los aspectos que no se alcanzaron como el trabajo no realizado en los municipios del departamento del Guaviare, dada las limitaciones en cobertura por parte de la universidad. el grupo de impulso PATR. Sin embargo, Nora rescató algunos aprendizajes como la articulación con entidades municipales, de la cual se generó un mayor compromiso con la dinámica de inclusión de los PDET en los PDM. 

Por último, luego de unos aportes y comentarios de varios de los participantes de la reunión, se pactaron algunos compromisos para dar continuidad a esta iniciativa, teniendo siempre como ejes la construcción de paz, la superación de la pobreza rural y el mejoramiento de la calidad de vida de las y los colombianos, sobretodo los que han tenido que vivir de cerca el conflicto armado. Ahora el seguimiento

 

Comunicadora social y periodista, con experiencia en prensa escrita, comunicación institucional y trabajo con comunidades vulnerables desde el enfoque de la participación política, defensa del territorio y comunicación para el cambio social.