Por: Ximena Velásco

El Alcalde del municipio de Villavicencio Felipe Harman, posesionó públicamente su gabinete, un diverso grupo de profesionales que liderarán cada una de las dependencias del gobierno municipal.

Una de las secretarías que más llamó la atención, fue la elección de la enfermera Tanya Lucero Cortez González, egresada de la Universidad de los Llanos con magister en salud familiar y atención en salud, docente catedrática, investigadora y funcionaria de planta la Alcaldía por más de 20 años. La nueva Secretaria de Salud ingresó a la Alcaldía en el año 1999 a través de concurso de méritos como jefe de grupo a la Secretaria Local de Salud, lo cual ella considera “favorece el ejercicio profesional, no genera dependencia de algún tipo especialmente de corte político”.

Esta elección es interesante desde varios puntos de vista. La nueva secretaria ha acompañado los últimos 5 gobiernos y conoce perfectamente el sector, las problemáticas, pero sobretodo los ensayos y errores de años anteriores. Es sorpresivo en la medida en que como ella misma lo manifiesta “en este tipo de cargos directivos muchas veces además de la hoja de vida hay que tener algún tipo de respaldo político”, su elección al parecer no obedece al pago de algún favor y no es cuota política de nadie. El nombramiento de la jefe Tanya Lucero, es solo el reconocimiento al servicio a la administración pública y la convierte en el referente de una profesional que le ha entregado su vida al sector público y a la salud del municipio; por ello, en la posesión Harman expreso “estamos haciendo justicia con su elección” demostrando así que, en su gabinete sí existe la meritocracia, tan olvidada en los últimos años.

Ésta sin duda es una decisión que podría beneficiar al sector de la salud en la ciudad, el cual a pesar de su importancia, por años ha quedado relegado y disminuido a los que unos pocos pueden hacer, sin lograr mayor impacto en los indicadores de la ciudad y dejando por demás mal parado al municipio en muchos aspectos a nivel nacional. En los últimos periodos, la salud ha estado incluida en los planes de gobierno (debe estar) pero no ha sido una prioridad, tanto así que en gobiernos anteriores no se ha definido con claridad un presupuesto propio y completo para el sector, limitando su funcionamiento a lo que se puede hacer con los recursos nacionales.

Teniendo en cuenta la importancia de poner en la agenda pública la salud como una prioridad para los próximos 4 años, en esa tarea la nueva Secretaria considera como principales retos:

1. Participación ciudadana: Promocionar la salud desde el desarrollo de la autonomía de los ciudadanos conociendo el sistema de seguridad social y generando canales para que el derecho a la salud pueda ser ejercido. La participación social a partir del empoderamiento del ciudadano, siendo este uno de los aspectos más olvidados en el municipio.

2. Gestión del riesgo: Lograr que Las EPS entiendan que su misión NO es de tipo económico, sino que su principal misión es la gestión del riesgo de su población de acuerdo a la caracterización de sus afiliados. Las acciones de promoción y prevención van a disminuir los altos costos del sistema. Desde la Secretaría de Salud se realizará toda la asistencia técnica necesaria, pero también deberán llevar a cabo las exigencias de su competencia al cumplimiento de las rutas para el mantenimiento de la salud.

3. Inspección y vigilancia: Hay dificultades en la red de servicios, no es permanente, no es continua, no es completa. Se viene instalando nuevos sistemas de modelos para hacer seguimiento y auditoria, lo que permitirá a la secretaría poder hacer un buen ejercicio de inspección y vigilancia a los prestadores de Salud.

4. El fortalecimiento de la gobernanza y la autoridad sanitaria: el talento humano que llegue a la dependencia debe entender que la misión de ésta exige perfiles que realmente sean un apoyo a la gestión en la gobernanza y de esta manera posesionar a la Secretaría de Salud como la autoridad sanitaria que es en el municipio.

5. La articulación intersectorial: la salud es el resultado de lo que se haga o se deje de hacer en los diferentes ámbitos y sectores del municipio, se planea siempre hacer equipo, ya que todos aportan o afectan los determinantes sociales de la salud “el agua en salud lo vemos como alimento vital, la deficiencia de este suministro nos afecta los indicadores por ejemplo de dengue”.

6. Fortalecer la articulación con la academia: La gestión del conocimiento es una del área más rezagada en la secretaria. No está claro lo que está sucediendo en el municipio, es necesario desarrollar procesos de investigación – acción que generen conocimiento pero que también le sirvan a la comunidad.

7. Posicionar a Villavicencio como uno de los municipios saludables del País: lo cual implica que desde las diferentes secretarias y sectores se entienda la salud como un eje transversal y se dirijan todos los esfuerzos a este fin.

Todo esto en el entendido que la hoja de ruta será el Plan de Desarrollo que defina el Alcalde Harman para los próximos 4 años.