A través de una carta dirigida al presidente del Senado, Artur Char Chaljud, el expresidente, y ahora excongresista, Álvaro Uribe Vélez, presentó este martes, su renuncia a su curul en esta entidad. 

En el texto, el exsenador relató que fue llamado a indagatoria por el magistrado José Luis Barceló hace más de dos años, «en un proceso que desconocía, cuya existencia el mismo magistrado había negado».

Uribe aseguró que su medida de aseguramiento con detención domiciliaria, violó ocho garantías procesales, con interceptaciones legales y dolosas. Incluso señaló que las “filtraciones selectivas a adversarios políticos y periodísticos en lugar de publicar todo el expediente, detenido por inferencias, sin pruebas directas, sin recibir varias declaraciones, con compulsa a testigos a favor, sin que mis abogados hubieran podido contra interrogar, con el magistrado que advertía del posible auto incriminación para ayudar a la contraparte a esconder mensajes, anulan cualquier expectativa de poder regresar al Senado, institución en la cual procuré ser cumplido y aportar con estudio a los diferentes temas”. 

El expresidente está detenido en su finca El Ubérrimo, desde el pasado 3 de agosto con medida de detención domicilaria, la cual fue ordenada por la Corte Suprema de Justicia, luego de hallarse pruebas de su posible participación en compra de testigos y tras considerar que existen riesgos de que se produzca una obstrucción de la justicia en medio del proceso

Desde su finca, decidió presentar su renuncia, decisión que se dio antes de cumplir su primera semana detenido.

Esta es la carta presentada por Uribe:

Carta de renuncia de Álvaro Uribe Vélez.
Archivo digital