El pasado 28 de septiembre, una joven de la capital metense tomó un taxi en la avenida del barrio La Vega sobre la 1:30 p.m. para que la transportara hasta su sitio de trabajo, pero durante el recorrido se presentaron diferentes agresiones.

“Me encuentro con este individuo y decido tomarlo, a los dos minutos le digo, señor tengo un billete de 50 mil para pagarle, lo primero que hizo fue alzarme la voz y decirme que cómo era capaz de hacer eso, que cómo no abría la boca porque él no tenía. Le respondí que se podía cambiar en algún lugar, se enoja el doble y comienza amenazarme, me gritaba que no sabía con quién me estaba metiendo, que él era un exparamilitar y no sabía lo que me iba a pasar”, mencionó la denunciante a este medio de comunicación.

La joven al sentir la violencia y el riesgo por las palabras que gritaba el conductor, decidió llamar a su novio y comenzar a grabar “saco mi celular y grabo, me estaba muriendo del miedo, temía por mi vida y por creer que podía hacerme algo en esos momentos”. Ella se baja del taxi unos metros antes del centro comercial Villacentro y sale corriendo a buscar ayuda, “me sentí muy mal al escuchar todo lo que me gritaba y me manoteaba, cuando me bajé me dice que soy una ladrona que ni se me ocurriera no pagar la carrera, que no sabía con quién me metía, sentía mucho miedo al ver a ese señor así”, recalcó la joven a El Cuarto Mosquetero, quien logró cambiar el billete para cancelarle al taxista y fue en ese momento donde personas lograron registrar las placas del carro y brindarle ayuda.

La Veeduría Mujeres Libres de Violencia ya asesoraron a la joven para que instaure la denuncia ante Fiscalía y la queja ante la empresa donde trabaja el taxista. Por su parta la empresa Asprovespulmeta aseguró que el auto de placas UTY-873 sí estaba afiliado a la compañía, pero que no tenía conocimiento sobre el tema, sin embargo, afirmaron que comenzarían a indagar para realizar los respectivos procedimientos con el conductor.