Las comunidades de los sectores de Suria, Santa Helena, Apiay, GDA, Camino Ganadero 1 y 2 y la planta de despacho de crudo y nafta mantienen bloqueos en las vías para exigir oportunidades laborales a Ecopetrol. Afectados/as dicen que la empresa no muestra disposición de negociar en tanto no cesen las protestas, pero temen que como ha sucedido en el pasado, terminen con las manifestaciones y sus reclamos sigan siendo ignorados. 

Tras dos semanas de protesta pacífica, el 25 de enero, desde las 7:00 de la mañana se realizó una marcha desde el sector de Apiay hasta Pompeya, a la que se unieron más de 700 personas pertenecientes a las veredas de los corregimientos 4 y 7, para manifestarse ante el incumplimiento de los decretos y actos administrativos del Ministerio de Trabajo frente a la contratación de la mano de obra local dando prioridad a la población del área de influencia directa de la estatal y sus empresas contratistas.

Daniel Piedrahita, gerente de la Asociación Arca (la cual reúne a las comunidades petroleras de Pompeya) y abogado de la Junta Directiva Nacional de la Unión Sindical Obrera (USO), le comentó a El Cuarto Mosquetero que ese día se realizó una reunión que convocó la Alcaldía de Villavicencio con otras entidades que duró más de tres horas. 

Daniel afirmó que “Estamos denunciando toda la problemática que hay en la zona y según Ecopetrol, nosotros los estamos irrespetando (…) que no es obligación socializar a las comunidades que contratos vienen, tampoco es obligación que deban contratar a los de la zona como tal, tienen que contratar a los que residan en Villavicencio, ahí podrían venir de cualquier parte del país y hacerse pasar como ciudadanos de Villavicencio”. Señaló también que desde la empresa, se sugirió al Alcalde, enviar a la Policía para solucionar el problema, es decir, acudir a la represión social. Además, aseguró que en la reunión no evidenció intención alguna de conciliación por parte de Ecopetrol. 

Aun y con estos obstáculos, Piedrahita afirmó que las comunidades seguirán exigiendo que se cumplan los acuerdos con Ecopetrol, junto a los decretos y actos administrativos del Ministerio de Trabajo frente a la contratación de la mano de obra local dando prioridad a la población del área de influencia de la empresa y sus subsidiarias. Afirmó además que habrá jornadas de protesta y que convocarán un paro petrolero para lograr su lucha por mayor participación en el empleo para las comunidades petroleras.

Por su parte, Nohemy Medina, representante de la vereda Rincón de Pompeya, señaló que “siempre las empresas contratistas de Ecopetrol vulneran nuestros derechos”. Relató que actualmente, las veredas aledañas a las locaciones de la entidad petrolera, se encuentran en un abandono evidente, porque “corre la mierda por las calles, entregan unos acueductos en mal estado”, hecho que se le hace injusto dado que el territorio genera altos ingresos pero poco le deja a las comunidades. Además, hizo una crítica a la dependencia económica de hidrocarburos que se generó en la zona: “Nosotros antes no vivíamos de Ecopetrol, hoy en día nos toca obligados porque la contaminación ha acabado con la fauna, con la agricultura, por eso aquí ya no se da nada”. 

El precario estado de las veredas y la escasa inversión social, no es justificable si se compara con lo que genera monetariamente la zona, así lo expresó Fabio Londoño, presidente de la Asociación Arca y vicepresidente de la USO, subdirectiva Meta, señalando que gran parte de la inversión para la región proviene de los corregimientos de Apiay y que durante la pandemia, esa área no detuvo su producción convirtiéndose en una de la que más produjo regalías. 

“Siempre hacen lo mismo, nos hacen levantar el bloqueo y luego siguen haciendo sus trabajos sin tener en cuenta a la comunidad”

Ramiro Londoño, presidente de la Junta de Acción Comunal de la vereda Alto Pompeya, coincidió con Nohemy al referirse al abandono histórico que han sufrido las veredas de los corregimientos 4 y 7: “Ninguna de las veredas tiene agua potable, no tenemos colegios dignos para que nuestros muchachos estudien, donde tenemos unas calles que están en pésimas condiciones”. Por eso envió un llamado a la Alcaldía, a la Gobernación y a Ecopetrol, para que garanticen el desarrollo y el bienestar de las comunidades. 

Por su parte, Cristian León, vocero de la vereda Pompeya, señaló que durante la reunión adelantada el pasado 25 de enero, no se llegó a ningún acuerdo. Según dijo, Ecopetrol y el Ministerio del Trabajo solicitaron levantar el bloqueo que las comunidades mantienen en forma de protesta en los sectores de Suria, Santa Helena, Apiay, GDA, Camino Ganadero 1 y 2 y la planta de despacho de crudo y nafta. De lo contrario, no estarán dispuestos a negociar. 

“Siempre hacen lo mismo, nos hacen levantar el bloqueo y luego siguen haciendo sus trabajos sin tener en cuenta a la comunidad. Nosotros contamos con personal capacitado para manejar maquinaria y trabajos similares, pero traen gente de Barrancabermeja o de Barranquilla y nosotros solo miramos como es que ellos trabajan”, manifestó Cristian. 

Por esa razón, aseguró que continuarán los bloqueos hasta nuevo aviso, los cuales se están realizando durante las 24 horas del día, asumidas las comunidades del área de influencia, y líderes comunitarios y sindicales, en tres turnos de 8 horas cada uno. “Con el toque de queda se nos había complicado porque sólo podíamos estar seis horas, y las empresas trabajan seis horas. Pero ahora que se levantó, podemos ejercer más presión de manera pacífica para hacer valer nuestros derechos”, señaló. 

Cristian sabe que la movilización pacífica para hacer valer sus derechos y los de sus compañeros/as no será fácil, pero afirma mantenerse resistiendo: “Seguiremos en pie de lucha, a ver quien se cansa más. No estamos pidiendo nada regalado, estamos pidiendo a las empresas que nos den trabajo”.

Comunicadora social y periodista, con experiencia en prensa escrita, comunicación institucional y trabajo con comunidades vulnerables desde el enfoque de la participación política, defensa del territorio y comunicación para el cambio social.