Corrían los Juegos Olímpicos de Sídney 2000 y María Isabel Urrutia aquel 20 de septiembre tenía un traje atlético blanco y en sus costados el tricolor nacional descendía formando una bandera. Se aprestaba para la prueba final que definiría la medalla de oro de levantamiento de pesas en la categoría de los 75 kilogramos.  En el arranque ya había logrado levantar 110 kilos, pero faltaba el último intento denominado envión, una especie de levantamiento sin pausas y que pone a prueba al mejor de los atletas. Puso sus manos sobre la barra que sujetaba en los extremos los pesos y alzó con fuerza hasta poner el elemento arriba de su cabeza, lo sostuvo por algunos segundos y ya estuvo, fue el primer oro olímpico para Colombia en la historia. 

María Isabel nació en el Valle del Cauca y al principio de su carrera atlética se dedicaba al lanzamiento de disco y de bala, pero eso cambió un día cuando un hombre de cabellos cenizos y bigote poblado blanco le dijo que ella debía intentar en la halterofilia o levantamiento de pesas. La mujer se negó, por varios días su respuesta fue la misma, hasta que de tanto insistir aquel hombre y un grupo de amigos cercanos, la atleta se atrevió y empezó a levantar pesas a diestra hasta volverse una experta en la materia. 

(Lea también: Así se ‘Descontamina Colombia’ de las minas antipersonal.)

El método de entrenamiento de aquel hombre de acento europeo era en apariencia simple, repetía los ejercicios una y otra vez, una rutina, algo que en el mundo del deporte de las pesas puede ser considerado antiguo, pero nunca cambio aquel estilo, a pesar del aburrimiento de sus pupilos. En el fondo aquel método tenía una gran ventaja, se lograba aprender de memoria los movimientos y cuando se salía a competencias las posibilidades de errores se reducían al mínimo. 

Gatcho Karouskov es un hombre temperamental, pone sobre la mesa sus condiciones y las hace valer por encima de todo. Los problemas con atletas, miembros del Comité Olímpico Colombiano y la Federación de Pesas han sido recurrentes, pero su método es tan exitoso que siempre prevalece y lo hace gracias a sus resultados. Desde 1988 es el entrenador del equipo nacional y tiene a su favor importantes logros, medalla de oro en Sídney 2000, bronce en Atenas 2004, plata en Pekín 2008, plata en Londres 2012 y oro en Río de Janeiro 2016. Karouskov ha estado tras los grandes atletas colombianos que han logrado todas esas marcas en levantamiento de pesas, es el gestor oculto para Colombia de su éxito olímpico.

(Además:Durante visita presidencial, comunidades de Puerto Gaitán se manifestarán pacíficamente.)

Karouskov nació en Bulgaria en plena era Soviética, en donde los procesos industriales del campo y el fomento desde la niñez de nuevos deportistas estaba a la orden del día. La Unión Soviética requirió de sus mejores mujeres y hombres para competir mano a mano con su contraparte Norteamericana. En ese ambiente creció Karouskov, se formó duro, trabajador y hasta algo terco. Pero esas cualidades le han servido para formar campeones en Colombia.

Comunicador social, periodista y escritor ibaguereño, pero formado en los Llanos Orientales. Es el autor de una serie de cuentos y relatos que dan un acercamiento a la cosmovisión del autor en el realismo. Además, es el autor de la novela El Susurro de las Tripas, el primer intento para la construcción de un universo literario inspirado y desarrollado en los Llanos Orientales.