Cuando Víctor Delio Sánchez, ingresó a la Cámara de Comercio de Villavicencio- CCV, como su presidente ejecutivo, la entidad estaba siendo investigada por los entes de control, debido los malos manejos y decisiones que contrariaba su labor en la ciudad. 

Sánchez, quien fue candidato a la Alcaldía de Villavicencio para el periodo del 2011 al 2015, se posesionó como presidente de la CCV tras la salida de Mauricio Vega, por decisión de la Junta Directiva, venciendo en las votaciones a la excandidata a la Gobernación del Meta, Nohora Tovar, también a Hugo López, Jaime Rodríguez y Alfredo Arias.

Cabe recordar que en el 2011, Víctor Delio fue acusado por el excandidato a la presidencia, Sergio Fajardo, por plagio de su Plan de Gobierno para las elecciones de la Gobernación de Antioquía. Ante esto, Sánchez se defendió asegurando que se trataba de coincidencias programáticas.

En su cargo como presidente de la CCV, Sánchez enfrentaba un gran reto, pues tenía que ‘limpiar’ la imagen de esa entidad, que ha estado rodeada de  investigaciones y cuestionables decisiones. 

Sin embargo, las malas decisiones de la entidad continuaron, incluso desde antes que Sánchez se posesionara, pues la Superintendencia de Industria y Comercio le había prohibido a la CCV tomar decisiones como nombrar un presidente ejecutivo, pero esta hizo caso omiso y nombró a Víctor Delio el pasado 30 de julio. 

Posteriormente, la Superintendencia de Industria y Comercio emitió un comunicado señalando que consideraba “ilegal el proceso de elección del nuevo presidente de la Cámara de Comercio de Villavicencio (CCV), Víctor Delio Sánchez”.

Después de haberse publicado el comunicado, el Superintendente de Industria y Comercio, Andrés Barreto, anunció que se iniciaría el proceso de intervención a la CCV, ante las irregularidades que se han venido presentando en esta entidad, el pasado 8 de julio.

Entre las irregularidades halladas al interior de la entidad, Barreto anunció que se encontró el informe enviado por la Contraloría General de la República en el que existe un posible detrimento patrimonial. 

A eso se suma que varias personas no cuentan con la condición de comerciantes, por lo tanto, no podrían ser integrantes de la Junta Directiva. Asimismo, se están otorgando nombramientos irregulares, que esa autoridad desconoce, según explicó el funcionario a Periódico del Meta. 

A raíz de esta situación, Victor Delio presentó recientemente su carta de renuncia irrevocable a la CCV señalado que es “fundamental que en las investigaciones por presuntas irregularidades que adelantan los Órganos de Control y Vigilancia al interior de la Cámara de Comercio de Villavicencio, previo el debido proceso, se determine las responsabilidades individuales que permitan retomar el rumbo sin conflictos en la entidad.”

De igual manera, explicó que el compromiso que asumió cuando aceptó su cargo, “tenía implícitos estos fundamentos de base a los que me he referido, los cuales sin el pleno de las facultades que tiene la presidencia ejecutiva, son imposibles de llevar a cabo y cierran toda posibilidad para acometer la tarea de reconstruir el tejido de confianza que debe existir entre los afiliados, la sociedad metense y la entidad.”

Ante esto, la CCV emitió un comunicado en el que informó que “el presidente de la Junta Directiva, Carlos Alberto Lotero Prada, ha oficiado al doctor Andrés Barreto, Superintendente de Industria y Comercio, para que convoque a reunión extraordinaria de junta directiva con la intención de elegir a un nuevo Presidente Ejecutivo.”

Por su parte, la junta directiva de la Confederación Colombiana de Cámaras de Comercio – Confecámaras mencionó en un comunicado que suspendió de manera preventiva a la CCV, durante el tiempo que se lleven a cabo las intervenciones de los organismos de control.

Según Confecámaras, esta suspensión no interferirá “con el soporte tecnológico para atender la operación de los servicios registrales, con el fin de garantizar la prestación de los servicios a las empresas de la jurisdicción» y que la entidad se mantendrá brindando sus servicios a las y los comerciantes y empresarios de la jurisdicción, en sus oficinas y canales virtuales. 

Como respuesta al comunicado, la CCV afirmó no estar de acuerdo señalando que “la posición de Confecámaras no consideró el debido proceso y la presunción de inocencia”.

Comunicadora social y periodista, con experiencia en prensa escrita, comunicación institucional y trabajo con comunidades vulnerables desde el enfoque de la participación política, defensa del territorio y comunicación para el cambio social.