Entre la opinión pública se afirma que con esta modificación se podría financiar y comprar votos con dinero del Estado.

Con 54 votos a favor y 30 en contra, el Senado de la República aprobó este 19 de octubre el tan cuestionado artículo 125 del Presupuesto General de la Nación para 2022, presentado por el Gobierno Nacional, a través del cual se modifica la Ley de Garantías, con lo cual se plantea que se suspenda el inciso primero del artículo 38 de la Ley 996 de 2005.

En la Cámara de Representantes también se debatió la iniciativa que también fue aprobada. El congresista David Racero, realizó un listado de quienes votaron a favor de la modificación de la Ley de Garantías.

Es decir, la criticada iniciativa promovida por el Ministerio de Hacienda, busca dejar sin efecto la prohibición de los servidores públicos de celebrar convenios interadministrativos y de contratación directa a menos de cuatro meses de las elecciones presidenciales y del Senado en el país.

Sin embargo, para el segundo debate del proyecto de ley, que tiene como objetivo asegurar el presupuesto para el próximo año por 350,3 billones de pesos y el cual contenía este y otros 163 artículos, se determinó que los convenios que se suscriban y que se podrán realizar durante época electoral, tendrán un control especial por parte de la Contraloría General de la Nación.

Las inconformidades no se han hecho esperar. El presidente de la Asociación Nacional de Empresarios de Colombia (Andi), Bruce Mac Master, señaló que “Modificar la Ley de garantías entrados ya en la campaña electoral no es conveniente. Hay también grandes dudas sobre la pertinencia de hacerlo a través del mecanismo escogido. Ojalá el Congreso tenga la sabiduría de no cometer ese error”.

En su momento, el ministro de Hacienda, José Manuel Restrepo, explicó que para que no se vieran interrumpidas contrataciones como las de infraestructura vial y proyectos de agua potable durante la época electoral, se impulsaba este artículo, que “no suspenderá la Ley de garantías”.

Entre la opinión pública y senadores de oposición, se han puesto sobre la mesa lo que serían varias de las consecuencias de la aprobación de este artículo, una de ellas, la facilidad para proceder con compra de votos.

 

Lo más curioso de la situación es que, el presidente de Colombia, Iván Duque, durante su época de senador, se opuso a la intención que hubo en ese entonces de acabar con la Ley de Garantías, la misma que hoy su Gobierno pretende modificar a puertas de las elecciones del 2022.