Entre enero y septiembre de este año se han registrado 378 víctimas, lo que representa el 97% del total de las y los afectados por artefactos explosivos en 2020.

Según el Artículo 3 de la Ley 1448 del 2011 se considera víctima a la persona que haya sufrido daños individuales y/o colectivos por hechos ocurridos a partir del 1 de enero de 1985. También son víctimas el cónyuge, compañero o compañera permanente, pareja del mismo sexo y familiar en primer grado de consanguinidad de la persona directamente afectada.

Las personas que hayan sufrido daños físicos o psicológicos por accidentes con material de guerra, también son consideradas víctimas.

De acuerdo con un informe reciente del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), entre enero y septiembre de 2021 se registraron 378 víctimas de artefactos explosivos, esta cifra representa el 97% del total de víctimas que se registraron en 2020.

  • De las víctimas registradas 207 corresponden a civiles, entre los que se encuentran 30 menores de edad.
  • De las víctimas registradas 33 fallecieron, mientras que las demás sobrevivieron con profundas consecuencias físicas y psicológicas que perdurarán a lo largo de su vida.
  • Estas cifras incluyen las víctimas de distintos tipos de artefactos explosivos, entre los que están los de detonación controlada, los lanzados, los restos explosivos de guerra y las minas antipersonal.

Víctimas de artefactos explosivos por departamento:

Antioquia: 23      

Arauca: 23

Bolívar: 1

Casanare: 2

Cauca: 108

Chocó: 28

Córdoba: 16

Guaviare: 7

Meta: 2

Nariño: 24

Norte de Santander: 113

Putumayo: 3

Valle del Cauca: 28

Total de víctimas: 378

Si esta tendencia continúa, el 2021 sería el año con el mayor número de víctimas de artefactos explosivos de los últimos cinco años. Para el primer cuatrimestre del 2021, el CICR registró 195 víctimas de artefactos explosivos, lo que representa un aumento del 22% respecto del mismo periodo de 2020.

Los hechos se presentaron en nueve departamentos; Cauca y Norte de Santander fueron las zonas más afectadas. En estos dos lugares se concentró el 71% de las víctimas. Nariño y Antioquia también presentaron cifras preocupantes.

Entre los artefactos explosivos que generaron afectación están las minas antipersonales y los restos explosivos de guerra que dejaron 80 víctimas, los artefactos lanzados y los de detonación controlada que afectaron a 115 personas.

En total, durante el 2020, el CICR registró 389 víctimas de artefactos explosivos, el número más alto de los últimos cuatro años. La mayoría de las víctimas fueron principalmente de la población campesina, que, mientras realizaban labores cotidianas como cultivar, buscar agua, o transitar por las veredas, tropezaron con estos peligrosos elementos.

Según el CICR, es complejo estimar el nivel de contaminación presente en el territorio por estos artefactos. Desde la firma del Acuerdo de Paz entre las FARC-EP y el Estado, se han logrado importantes avances en algunas zonas respecto al desminado humanitario, pero todavía existen grandes desafíos para descontaminar las regiones y garantizar el derecho a la no repetición de las víctimas, particularmente donde persiste el conflicto armado.

En estas zonas, el reto es aún mayor, ya que no solo se trata de la antigua presencia de dichos artefactos, sino también de una nueva contaminación que se está generando en el contexto de la confrontación armada entre las diversas partes del conflicto y la disputa entre grupos armados por el control territorial.

Ruta de atención para víctimas de artefactos explosivos en Colombia

Para facilitar la atención médica y el acceso a las rutas de atención, el CICR estableció cuáles son los documentos que se necesitan y en qué entidades puede solicitarlos:

  • Documentos de identidad: en adultos es la cédula de ciudadanía y en menores, la tarjeta de identidad o registro civil de nacimiento.
  • Formulario único de Registro de Censo (FURCEN – FOSYGA): Este es uno de los documentos con que el Estado cubre los gastos médicos de las víctimas en los hospitales. En él pueden estar incluidas varias víctimas. Este formulario lo puede solicitar en la Alcaldía o Personería Municipal.
  • Certificado de ocurrencia del evento: Este documento es fundamental para que las víctimas puedan acceder a atención médica continuada y a rehabilitación. Este certificado se debe sacar de manera individual, es decir, se debe gestionar uno por cada víctima. Este certificado también se puede solicitar en la Alcaldía o Personería Municipal.
  • Comprobante de la Declaración del hecho victimizante: Este documento es la prueba de que efectivamente se inició la reclamación de una reparación integral. Se puede solicitar en la Personería, Defensoría o Procuraduría.

Si la víctima del accidente fallece, se debe solicitar ante la Registraduría el Registro Civil de Defunción.

Tenga en cuenta que todos los trámites son gratuitos y no requieren de intermediarios ni abogados. Puede llamar a la línea gratuita 018000 911119 de la Unidad de Atención y Reparación Integral a Víctimas (UARIV) para averiguar en qué va el proceso de reparación, luego de realizar la declaración ante el Ministerio Público.

Para conocer más acerca de esta ruta de atención ingrese aquí: https://bit.ly/3lX0xUA