Una carta con fecha del 03 de septiembre de este año, fue publicada por su destinatario, Alvaro Leyva en la mañana de hoy. La misiva es del exjefe paramilitar Salvatore Mancuso y en ella revela su disposición a hablar con la verdad, y que su situación migratoria no se lo impedirá.

“Se dice en Colombia que lo que está ocurriendo actualmente con mi situación jurídica, carcelaria, migratoria, es una estrategia o justificación para no contar la verdad, nada más alejado de la realidad, es absolutamente falso, lo único que busco son las garantías necesarias para proteger mi vida y la de mi familia”, dice Mancuso en el documento.

Incluso señaló que está dispuesto a comparecer ante la Comisión de la Verdad, y que está preparado para asistir a reuniones públicas, conjuntas mediante cualquier medio junto a quienes fueron sus enemigos y con quienes fueron sus compañeros en las AUC. 

De igual manera aseguró que «Colombia requiere avanzar sobre la comprensión social de todos los actores, sobre el entendimiento de las causas y efectos del conflicto armado y del porqué esta situación sigue persistiendo y agudizándose, esto es imposible superarlo sin la voluntad de quienes hemos participado directamente del conflicto armado, en este contexto, sin lugar a dudas, el Sistema Integral de Verdad, Justicia, Reparación y No Repetición es el escenario jurídico ideal para alcanzar ese propósito, pero de cara al país».

Pero lo que más ha generado impacto luego de revelarse la carta, son los nombres dentro de esta y los actos criminales que según Mancuso, cometieron. Estas declaraciones, reiteró el exjefe paramilitar, ya las había dado ante Justicia y Paz: 

“.. como venganza criminal y para callarme fui extraditado, debido a que relaté como colaboradores, funcionarios cercanos al gobierno del presidente ALVARO URIBE, como FRANCISCO SANTOS hoy embajador de Colombia en Estados Unidos, JOSÉ MIGUEL NARVAEZ subdirector del DAS quien tuvo responsabilidad en la muerte de JAIME GARZÓN, de PEDRO JUAN MORENO amigo personal y Secretario de Gobierno de la Gobernación de Antioquia, fueron personas muy cercanas con las AUC, también narré lo referente a algunas situaciones que se presentaron con el mismo PRESIDENTE URIBE y a pesar de todo esto, sumado a otras situaciones perpetradas en contra nuestra, seguimos y seguiremos honrando nuestro compromiso con las víctimas y la verdad”.

Francisco Santos, quien hoy es embajador de Colombia ante Estados Unidos ha negado rotunda y frecuentemente las afirmaciones del exjefe paramilitar. En cuanto a Pedro Juan Moreno, falleció en un accidente, y José Miguel Narváez fue enjuiciado por sus nexos con el paramilitarismo.

Mancuso recalcó la necesidad de conocer la verdad del conflicto armado, dado que el país “no conoce la verdad, porque no hubo ni existe interés político de que esto ocurriera ni ocurra, se rasgan las vestiduras exigiendo verdad, pero hipócritamente se impide la reconstrucción de la misma, se instrumentaliza la justicia como forma de venganza, el proceso de Justicia y Paz terminó siendo peor que un proceso ordinario, donde la transicionalidad brilla por su ausencia, esto no quiere decir tampoco que no ha sido exitosa en diferentes aspectos, pero insuficiente debido a la misma estructuración de la ley 975 de 2005, todo en contra de los derechos de las víctimas, puesto que es el mismo Estado colombiano quien las está revictimización, tal y como lo advertí desde un principio de forma pública”.

Y finalizó señalando: “Doctor Alvaro, mi respuesta a su invitación de continuar honrando a las víctimas, al país con la verdad, entre todos, por todos y de cara al país, es sin duda alguna, sí”.

Comunicadora social y periodista, con experiencia en prensa escrita, comunicación institucional y trabajo con comunidades vulnerables desde el enfoque de la participación política, defensa del territorio y comunicación para el cambio social.